Propietarios del Hotel San Rafael ganaron juicio: Estado debe pagarles U$S 2:600.000

La jueza Rosina Gomeza acaba de fallar en primera instancia condenando a la Dirección General de Casinos a entregar a la empresa Fosara S.A., propietaria del Hotel San Rafael, el local que le arrendaba para funcionamiento de un Casino.

Además deberá pagar todos los alquileres adeudados que ascienden a un total de 2.600.000 dólares.

En conferencia de prensa, representantes de la empresa anunciaron que “se reunirán con el Presidente de la República, Jorge Batlle, para solicitarle la reapertura de una de las salas más tradicionales de Punta del Este y que era operada por el Estado”. La acción judicial se inició después de que unilateralmente la Dirección de Casinos anunciara el 26 de setiembre de 1997 que “procedería a entregar el local a la propietaria”. Pero Fosara S.A. se negó a recibir el local aduciendo que se había operado una renovación del contrato conforme a la cláusula 13 del mismo y que, por lo tanto, estaría vigente por lo menos hasta el 30 de setiembre de 1998.

Después de varias instancias, la Justicia logró corroborar que “no se cumplió con los requisitos que establece la ley como la conciliación previa”, antes de la rescisión contractual. La misma resolución establece que la Dirección de Casinos debe pagar todo lo adeudado.

Durante los últimos cuatro años, Fosara no pudo hacer uso de sus propias instalaciones, ya que el ex director de Casinos, Juan Benenatti, guardó la llave del mismo en la caja fuerte del Casino Nogaró.

La empresa acusa directamente al ex jerarca de todas las irregularidades cometidas y lo responsabiliza por las fuertes pérdidas ocasionadas.

Sus voceros adelantaron que se reunirán en breve con el Presidente Batlle para solicitar la reapertura del establecimiento.

Las gestiones ante diferentes autoridades fueron iniciadas por un grupo de mujeres empresarias de Maldonado, que integran el Partido Colorado, sector por el que también fue candidata en las últimas elecciones Yolanda Merlo, principal de la empresa. Este grupo de mujeres logró que la Junta de Maldonado declarara al establecimiento “de interés departamental” y a partir de entonces mantuvieron una serie de reuniones con el ministro de Turismo, Alfredo Varela. Ahora se produjo un giro en la situación, y esperan que para la próxima temporada el casino esté funcionando a pleno.

Eso, si Benenatti les dice adónde llevó todo el mobiliario de la sala de juegos que, a pesar de no pertenecer a la Dirección de Casinos, igual fue retirado, según afirmaron representantes de la empresa. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje