Imprimir

Gobierno "decepcionado" ante el accionar de la oposición

La minera Aratirí decidió suspender en forma temporal sus trabajos en Uruguay, lo cual significaba una inversión de hasta U$S 3.000 millones, a raíz de la discusión política que generó el proyecto.

El gerente general de la minera, Fernando Puntigliano, dijo ayer a Metrópolis FM que la inversión “pasó de ser la prioridad número uno a estar en el cuarto lugar” y acotó que “en África aparecerán 15 proyectos de hierro en los próximos años”.

Horas después de las declaraciones de Puntigliano, la empresa emitió un comunicado a través del cual informó que “continuará trabajando en Uruguay, pero desacelerará el ritmo de inversión hasta tanto se obtengan las autorizaciones correspondientes”. A la vez “priorizará la inversión en proyectos que está iniciando en Asia”.

“La decisión fue tomada luego de haber discutido los riesgos para cada uno de los proyectos con los bancos internacionales”, se asegura en el comunicado de la empresa. Si bien aclaran que Aratirí continuará “las actividades de prospección”, de todos modos “reducirá el ritmo de las exploraciones”.

La noticia difundida por la empresa generó la reacción del gobierno, que tomó la decisión con “preocupación” y a la vez responsabilizó a los sectores opositores por el freno de la inversión. El secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, dijo anoche a LA REPÚBLICA que la molestia del Ejecutivo no es con la empresa, la cual comunicó al gobierno que mantiene el proyecto en carpeta, aunque los fondos que tenían previsto ejecutar los trasladarán a África, Indonesia y Perú. Aclaró que el disgusto es con la actitud “cerrada y poco fundamentada de la oposición” que “desestimula” a los inversores. Enumeró como “ruidos” u obstáculos para la inversión: la interpelación simultánea del Partido Nacional a los ministros Roberto Kreimerman, Graciela Muslera y Héctor Lescano, el proyecto de ley presentado por Pedro Bordaberry contra la minería a cielo abierto y la propuesta del nacionalista José Carlos Cardoso de nacionalizar el hierro.

El ministro Kreimerman confirmó que la reacción del Presidente fue de “decepción porque a todos interesa un proyecto que implica buenas posibilidades para el país”. La política minera consiste en tres pilares: el conocimiento geofísico, la armonía de desarrollo con el medio ambiente y la sociedad de producción, “aspectos aplicables a cualquier empresa que quiera invertir”.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión