Imprimir

El apoyo crítico del MLN al FA

Anoche asistió como un ciudadano más a la celebración frentista del 26 de marzo de 1971 en el Palacio Peñarol. Cuatro décadas atrás, el hoy presidente José Mujica estaba preso en Punta Carretas. El MLN seguía con atención aquella experiencia de masas.

En los últimos meses de 1970, la oposición al régimen del colorado Jorge Pacheco Areco avanzó en negociaciones que desembocaron en la creación del Frente Amplio (FA), que procuraba reinstaurar en la República un estado de derecho pleno, y simultáneamente, transitar hacia un nuevo modelo de economía y de sociedad, de corte progresista.

Mientras este ocurría, un centenar de integrantes del guerrillero Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T), presos en la penitenciaria de Punta Carretas, discutieron sobre la actitud a seguir ante el nuevo fenómeno de masas. Finalmente decidieron apoyar al FA, aunque distinguiendo las diferentes formas de lucha existentes entre ambas organizaciones.

El documento de 6 puntos, aprobado el 23 de diciembre de 1970, resultó defendido, en aquel debate interno, por Raúl Sendic, Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro, y resaltaba “(el) importante intento de unir a las fuerzas que luchan contra la oligarquía y el capital extranjero”. El 6 de abril de 1971 el propio MLN auspició la creación del movimiento de independientes 26 de Marzo, que ingresó al FA el 18 de mayo. Eran sus principales referentes Mario Benedetti, Daniel Vidart, Kimal Amir, Ruben Sassano y Emilio Betarte.

Mujica, con 36 años, siguió las vicisitudes de la campaña electoral, y el 6 de setiembre, junto a otros 110 presos (casi todos tupamaros), se fugó por un túnel (operación “Abuso”, que está en la Guía Guinness). Detenido el 19 de octubre, regresó a Punta Carretas, pero por otro túnel ­esta vez construido desde el exterior­ volvió a escapar junto a varios compañeros, el 12 de abril de 1972 (operación “El Gallo”).

En marzo pero de 1970, el hoy Presidente fue herido gravemente en un enfrentamiento con la Policía desarrollado en el bar La Vía, de Luis Alberto de Herrera y Monte Caseros. Operado en el Hospital Militar, le extirparon el bazo. “Yo la pasé muy jodida ­le diría Mujica a César Campodónico en su principal biografía­ estuve 3 meses en el hospital. Tengo 6 balazos; me balearon hasta en el suelo; estoy vivo de casualidad”.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión