"Jornada histórica". Así la definieron los principales dirigentes nacionalistas

Partido Nacional movió con rapidez y cerró su fórmula Lacalle-Larrañaga

“El doctor Luis Alberto Lacalle me ha ofrecido la candidatura a la Vicepresidencia de la República. Y ese sentido del deber, y ese amor a mi Partido y la patria me lleva a expresar claramente que lo voy a acompañar”, afirmó Larrañaga, y tras los aplausos se escuchó “los blancos unidos jamás serán vencidos.

La condición simbólica de Larrañaga para aceptar fue “que se sepa en todos los rincones de la República que la resolución recién empieza y que vamos a ganar”.

Los blancos movieron sus piezas rápidamente luego de una competitiva interna en la cual no faltaron algunos sinsabores y cimbronazos en la puja interna.

La iniciativa se originó una vez conocidos los datos de las empresas encuestadoras que dieron ganador a Lacalle, y que Larrañaga admitiera esa realidad. Lacalle, desde su sede de la UNA, le hizo conocer telefónicamente a Larrañaga su propuesta de que fuera el compañero de fórmula, confió una fuente consultada. Larrañaga quedó en contestar y así lo hizo públicamente ante el Directorio.

Con un colmado Directorio del Partido Nacional presidido por Carlos Julio Pereyra, la solemnidad fue una de las principales características en donde Lacalle midió sus palabras aunque elogió a Larrañaga por su “pujanza, y coraje”.

Al Directorio, Larrañaga ingresó primero, sobre la hora 22.23 y Lacalle lo hizo cinco minutos después. Afuera, varios cientos de militantes, tanto de Unidad Nacional como de Alianza Alianza, levantaban sus banderas.

A pocos minutos de iniciar su discurso, Lacalle dijo que iba a tener palabras de “afecto y consideración” para “mi amigo Jorge Larrañaga”. El líder de Alianza Nacional sonrió.

“La maravilla de este Partido es que cinco años atrás, en circunstancias diferentes, estábamos los dos al lado de esta Mesa. El espíritu los mismos, los sentimientos los mismos. Hoy el voto popular nos ha puesto sobre los hombros la tremenda responsabilidad de llevar la bandera del Partido Nacional”, sostuvo Lacalle.

Evaluó que la colectividad llegó a esta instancia “desprovisto de cuestiones menores pero convencido de que puede gobernar mejor nuestra nación y que la va a gobernar mejor”.

Manifestó que la opción electoral en octubre y noviembre, respetando al Partido Colorado y al Partido Independiente, será entre el Frente Amplio y el Partido Nacional.

 

Fin a la división

Sobre la figura de Larrañaga, Lacalle valoró su “pujanza, su vascuence voluntad, por su empuje, por su coraje, que, comparto porque algún apellido vasco tengo, y con quienes hemos trabado, a lo largo de este alternandos en esta mesa, un buen día, se dio la circunstancia inversa, y creo que estos dos mandatos del Directorio del Partido Nacional que nos tocó presidir respectivamente representaron poner fin a lo que fuera división partidaria, poner fin a que se acompaña al Partido solamente si se satisface la propia opción”.

Admitió que “si alguna vez alguna rispidez se cruzó en esta mesa, no es novedad, que haya habido, siempre han terminado con una mano tendida y otra mano apretando esa mano tendida”.

Larrañaga reconoció que Lacalle “ganó en buena ley”, y recordó que ha sabido subir las escaleras de la sede nacionalista “en victoria y en derrota”.

 

Los enemigos

Lacalle estimó que “si algún enemigo tiene el Partido Nacional son la ignorancia, la pobreza y la enfermedad”.

Reiteró su idea de “pacto social” que ahora rebautizó como “pacto nacional”.

Asimismo, saludó a los vencedores en el Frente Amplio y el Partido Colorado, José Mujica y Pedro Bordaberry, respectivamente.

Lacalle y Larrañaga también saludaron a sus seguidores desde los balcones de la vieja casona de Juan Carlos Gómez.

 

“Ascenso a la montaña con uñas y dientes”

La sede de Unidad Nacional (UNA) comenzó a llenarse poco a poco. La primera expectativa era la llegada del precandidato Luis Alberto Lacalle que arribó junto con su esposa Julia Pou y su hija Pilar. Era la hora 20.01. Uno de los abrazos más efusivos fue con el senador Francisco Gallinal, líder de Correntada Wilsonista y quien tuvo la idea original de crear Unidad Nacional.

Saludó a muchos y con esfuerzo subió las escaleras, no sin antes alzar su puño derecho, luego levantar sus dedos en “V” y colocarse su mano en el corazón.

Luego, las miradas se trasladaron a los datos de la televisión y el silencio ante el anuncio de Oscar Botinelli en Canal 4. Era la hora 20.30 y cuando el director de Factum divulgó que Lacalle era el triunfador, el auditorio exteriorizó su emoción al grito de “Presidente, Presidente”.

Otros gritaban “El Cuqui nomás”, mientras también se celebraba que el Partido Nacional había tenido una cantidad de votos importantes similar al Frente Amplio.

En el ambiente se alternaban los videos con la publicidad de Lacalle, el cumbiero baile del Qki, y el trabajo documental que con la música de fondo del “Puma” Rodríguez resumía buena parte de la campaña de Lacalle.

Muchos dirigentes se hicieron presentes en la sede: los senadores Luis Alberto Heber, Gustavo Penadés, Francisco Gallinal, los diputados Gustavo Borsari, Pablo Abdala, Jaime Trobo, Alvaro Alonso, y Alvaro Delgado.

También Ignacio de Posadas, Gonzalo Aguirre, y Ana Lía Piñeyrúa, la hija de Víctor Haedo, Beatriz Haedo de Llambí, los dirigentes Raúl Giuria, Verónica Alonso, Eduardo Mezzera, Alicia Martínez de Pacheco y Jorge Napoleone.

Ante sus huestes, Lacalle reivindicó su campaña en tres elementos: “la humildad, no amilanarnos, y no cambiar el semblante ni la actitud ni los adjetivos. Somos los mismos de mayo del año pasado”.

El ex mandatario definió su campaña como “un ascenso a la montaña que lo hemos hecho con uñas y dientes”, quizás reconocemos que “somos un poco más sabios y más humildes”.

 

“!Fueron sólo ocho puntos!”

Jorge Larrañaga exhortó a “seguir luchando” cuando anoche se dieron los resultados de los sondeos a boca de urna que lo ubicaron perdedor en las internas partidarias. Y dos horas antes que finalmente se concretara dijo que no quería que anoche se conformara la fórmula. “¡Fueron solo ocho puntitos!”, gritó anoche el senador Jorge Larrañaga a un periodista que intentaba recoger alguna expresión suya luego que ya hacía más de media hora que se sabían los resultados tras los sondeos a boca de urna. Larrañaga aludía a uno de los sondeos ­quizá el que menos diferencia marcaba entre ambos precandidatos- dados a conocer minutos después de que vencía el impedimento de la veda electoral. “Fueron solo ocho puntitos que me separan de Lacalle ­dijo, y le recordó al mismo periodista que las encuestas “decían otra cosa”. Larrañaga llegó a la sede central de su sector cerca de las 20 horas de ayer. Antes había estado en su domicilio y mucho más antes aún había venido conduciendo su propio automóvil desde Paysandú, departamento en el que por el mediodía de ayer votó y almorzó junto a sus hijos. Anoche, ni bien pisó el umbral de su sede partidaria, Larrañaga se dirigió sin escalas al lugar donde la prensa nacional estaba ubicada. Sus primeras reflexiones sonaron también como un cobro de facturas hacia los encuestadores y politólogos, esos a los que había criticado en las últimas semanas por el lugar en que las encuestas lo ubican en la interna partidaria: “la votación no fue la esperada por aquellos que pronosticaban un número cercano al 50% de la población”, dijo Larrañaga, reconociendo casi inmediatamente que el bajo guarismo alcanzado en los comicios es tema de “muy complejo” análisis. Sostuvo que “seguramente ha sido por culpa nuestra que la gente no se acercó a votar. Capaz que es ­sostuvo- porque estamos más preocupados en las encuestas y en lo que ellas dicen sobre nosotros que por los temas que preocupan a la población”.

Aún no se conocían los resultados que las tendencias del escrutinio luego iban a ir dándose a conocer, y el senador y entonces aún precandidato auguró que “si
yo soy el candidato del Partido Nacional voy a promover el debate con los demás candidatos”. “Soy un luchador, un combatiente”, dijo Larrañaga que alertaba antes de que se dieran a conocer las primeras cifras del resultado de las elecciones que “no tenemos que salir corriendo a buscar la fórmula esta misma noche”, cosa sin embargo que luego se concretó en la sesión del Directorio del Partido Nacional.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje