Imprimir

El "Goyo" coordinó y presenció  sesiones de torturas a Seregni

Caetano afirmó que cuando Seregni fue detenido en el cuartel de la Región Militar Nº 4, bajo el mando de Alvarez, “fue torturado y sometido a vejámenes que no es exagerado decir que si no hubiera mediado una presencia muy militante de su esposa Lilí y su familia, que hizo denuncias públicas que tuvieron cobertura internacional, si Seregni seguía algún tiempo más preso bajo la coordinación directa de Alvarez, es muy posible que Seregni hubiera fallecido”.

Los dichos de Caetano fueron formulados durante la presentación del tercer tomo (de un total de siete) de la Colección Líber Seregni, “Los años de prisión bajo la dictadura 1973-1984″, en evento realizado en la Sala de Fiestas del Palacio Legislativo y que contó con la presencia de Bethel Seregni, hija del general. Caetano manifestó que Seregni “no fue un preso de lujo” y que sufrió el “aislamiento” además de la “tortura”.

“Hace muchos años, antes de morir, él ordenó su archivo personal. Es algo muy impresionante. Es un actor que se vuelve constructor de su antología, y que por supuesto, como toda antología no es neutra”, estimó. El politólogo señaló que “Seregni es fundador del Frente Amplio y candidato a la Presidencia en el año 1971. Cuando el Frente Amplio tenía dos años de existencia viene el golpe de Estado y el 9 de julio, en la manifestación popular, es hecho prisionero por primera vez. Va a estar incomunicado hasta diciembre de ese año, cuando por primera vez se habilita a Lilí para que lo viera”.

Recordó el denominado “Tribunal de Honor” integrado por los generales Forteza, Cristi y Vadora. “Lo dejarían en libertad el 2 de noviembre de 1974 y luego el 11 de enero de 1976, cuando estaba en el chalet de Punta del Este, personal del OCOA de civil lo tomaría detenido y lo llevaría primero al cuartel de Dragones de Maldonado, durante 32 días; luego lo llevarían al cuartel de la Región Militar Nº 4 bajo el mando del general Gregorio Alvarez. Luego “fue sustraído después de 33 días de tormento, y llevado a la Cárcel Central. Cuando lo recibe el general Ballestrino ­que por cierto no era un blanco­, se sorprendió mucho al verlo, al ver su estado, y no permitió que nadie lo tocara hasta que lo viera la familia. Y en un gesto muy insólito se cuadró y al general Seregni, que ya entonces estaba degradado, lo saludó como un general. Ahí estuvo en prisión hasta el 19 de marzo de 1984″. Asimismo, aludió a su liberación y cuando le preguntaron a Seregni cómo había sido tratado. “Y él, con la sobriedad que lo caracterizaba, dijo que había sido tratado como preso político. Y él, como tantos presos, no quiso hablar de la tortura. Y habló con Lilí y con su familia y nunca habló públicamente”, señaló. El historiador recordó que ya muerto el general, en un reportaje en “Crónicas Económicas” su hija Bethel “narra la tortura y además narra de la tortura lo que el general contó, que seguramente fue una parte”. “Para revelar que el general no fue un preso de lujo, que de alguna manera fue respetado por sus ex camaradas de armas, por el contrario. Vivió una prisión muy dura, que tuvo de todo. La primera prisión fue del aislamiento en esos seis meses de confinamiento casi sin contacto con nadie”, dijo. Según Caetano, “luego viene la tortura en un pozo de sal muy húmedo, el plantón, el golpe, la capucha”.

“El año 1976 ya era un año en donde el terrorismo de Estado estaba instalado sistemáticamente en el país y ya no había escrúpulos. Hay una sospecha firme de que mientras estaba (siendo) torturado, el general Alvarez estaba allí”.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión