Miercoles 23 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Ciudad obrera. Recordó las luchas sindicales lacazinas y la enorme cantidad de presos y perseguidos durante la dictadura.

    Mujica ayer en Juan Lacaze: "Hay que darle pelota a la equidad"

    Una fiesta vivió ayer la ciudad obrera de Juan Lacaze con la visita del precandidato frenteamplista José "Pepe" Mujica. El líder del MPP llegó a la localidad sabalera junto a su compañera, Lucía Topolansky, el senador Alberto Couriel y el diputado coloniense Homero Viera.

    Escrito por: Luis A. Carro | Colonia

    Lunes 16 de febrero de 2009 | 02:23
    En la plaza Rodó. "Es un disparate lo que nos queda por delante", afirmó Mujica.

    En su discurso en un estrado frente a la plaza pública, abogó por la capacitación de los jóvenes y la descentralización universitaria. Reclamó la “movilización” de las bases frentistas para un segundo triunfo electoral y pidió profundizar la unidad, “todos juntos, todas las capillas”, manifestó.

    Mujica llegó a las 18.00 horas a Juan Lacaze. Lo esperaba la militancia local en la zona conocida como “del Ombú”, a la entrada de la ciudad, por ruta 54. Desde allí en caravana de autos, motos y bicicletas recorrieron los barrios y una hora después arribaron al centro, caminando.

    “Pepe, quería verte, dame un beso”, lo recibió una señora de 84 años que se estrechó en un largo abrazo con el senador y ex ministro. Acto seguido fueron jóvenes que se arrimaron con sus cámaras fotográficas. “Para tener de recuerdo, Pepe”, dijeron, emocionados, como si estuvieran ante alguien muy querido de sus familias.

    La Plaza Rodó, lentamente, se iba poblando de vecinos con banderas. La ciudad estaba desde el día antes preparada de un modo singular para este acontecimieto político. “Pepe 2009″, lucían pintados numerosos muros. “Un presi sin corbata se viene”, decía otra de las consignas. Mujica avanzó lentamente hacia el estrado que lucía, de fondo, una enorme bandera del FA y un gran cartel: “Los sabaleros votamos Frente Amplio”.

    En la vereda de enfrente, otro cartel alertaba, con un dejo de humor: “A la izquierda o al horno”.

    “Este pueblo tiene tanta historia que es un orgullo poder estar acá”, inició Mujica su conversación con los vecinos. Recordó las luchas sindicales lacazinas y también la enorme cantidad de presos y perseguidos de esta zona durante la dictadura. Contó que en cada sitio del país al que llega la gente le pide “que se distribuyan las mejoras sociales y laborales con la misma velocidad con que se distribuyen las riquezas”.

    “Me tiraron de la oreja los compañeros y me dijeron: Hay que darle pelota a la equidad!”, comentó. Aseguró que “eso es una parte sustantiva del nuevo programa” (frenteamplista).

    “Es un disparate lo que nos queda por delante, ya lo dijo Tabaré Vázquez en dos campañas electorales a lo largo y ancho del país”. “Pero lo que pasa es que los seres humanos siempre nos acordamos de lo que queremos oír… Los hombres de izquierda tenemos una ansiedad que nos carcome”.

     

    La mirada hacia el campo

    Mujica puso el acento de su charla con los lacazinos en la necesidad de defender la tierra. “Nos atropelló el capital de afuera y poco menos que nos echan del país. Hay 600 ganaderos nómades en el norte, pastoreando vacas en la calle. En Pueblo Fernández me atacaron las mujeres de las peonadas para contarme que tenían más de 500 animales sin tierra. Soy consciente de esa deuda y sé que nos queda una parte sustantiva del programa por cumplir”.

    Refiriéndose a la juventud, señaló, categórico, que “hoy el mundo condena a los que no tienen conocimientos. Esa es la principal riqueza y aquellos que no vendan, que no intercambien conocimientos, la van a ir quedando”. “Hay una nueva forma de esclavitud, la de hacer los trabajos que el mundo rico no quiere hacer. La agricultura norteamericana se derrumbaría si le sacan las peonadas mejicanas, se moriría de hambre España si se queda sin marroquías y sin ecuatorianos”, agregó.

    “Hay muchos acá, en Pocitos, en Carrasco, ricos que tratan de contratar sirvientas peruanas y ecuatorianas, que tienen que juntar los pesitos”, denunció Mujica.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario