A los 80 años, murió el embajador Lupinacci

La Cancillería despidió ayer, con un escueto aviso fúnebre publicado en la prensa, al embajador Julio César Lupinacci, fallecido en el Sanatorio Americano a los 80 años de edad, quien será recordado como uno de los diplomáticos más controversiales de la historia reciente de nuestro país. Abogado y profesor de derecho internacional público y de práctica de la negociación internacional y con una vasta trayectoria pública, Lupinacci estuvo en el ojo de la tormenta prácticamente en cada uno de los destinos en los que le tocó actuar en representación del Estado uruguayo.

En 1976, era embajador de Uruguay ante el gobierno de Venezuela, cuando ocurría en Montevideo el secuestro de la maestra Elena Quinteros. A su vez, a pedido del entonces canciller Juan Carlos Blanco, hoy preso, participó en la confección del “memorándum secreto” ­junto al embajador Alvaro Alvarez, Guido Michelín Salomón- donde se analizaba la conducta a asumir por la dictadura cívico-militar con relación a la suerte de la secuestrada Elena Quinteros quien, a la postre, fue asesinada y desaparecida. En 1993, siendo embajador en Italia, envió una fotografía de la última víctima del Plan Cóndor, el chileno Eugenio Berríos, quien aparecía vivo y residiendo en Milán, tres meses después de haber sido asesinado. Tres años más tarde, su embajada tramitó la nacionalidad italiana del capitán de navío Jorge Tróccoli, hoy libre en Italia y casi sin posibilidad alguna de ser juzgado por crímenes cometidos en nuestro país. Con casi 72 años, el gobierno de Jorge Batlle designó a Lupinacci como embajador ante el estado Vaticano. También fue embajador ante Chile, en la ONU, asesor de asuntos jurídicos de la OEA y, en julio de 1999, asumió la titularidad de la sede diplomática de Uruguay en Argentina. Como asesor de asuntos jurídicos de la OEA, negoció con la Argentina y Brasil importantes tratados bilaterales. Fue autor de numerosos trabajos relacionados con su especialidad. Sobre todo de derecho del mar, fronteras marítimas y fluviales de Uruguay y solución de controversias e integración. Fue invitado por universidades y organismos de varios países para dar conferencias. Fue, además, presidente de la delegación uruguaya en la 3 Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. También ocupó varias direcciones en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje