Imprimir

La invasión de las algas

Por tal motivo, la Intendencia de Montevideo y la Dirección Nacional de Medio Ambiente lanzaron ayer un llamado de precaución a la población para evitar el baño en aquellas zonas donde se presenten las masas de algas –principalmente si tienen espuma encima– hasta tanto no culminen los análisis en un laboratorio de Brasil que determinen el grado de toxicidad de las mismas.

Presumiblemente este fenómeno aún no llegó a las costas de Canelones y Maldonado. Sin embargo, recientemente se observó en aguas de Colonia acumulaciones de algas pero se desconoce si son del mismo tipo que las encontradas en Montevideo ni si tienen un similar grado de afectación.

De constatarse un alto toxicidad, estas algas –a través de su contacto– podrían ser causantes de enfermedades como dermatitis, problemas de irritación a la vista, conjuntivitis, mientras que su ingestión generaría problemas estomacales. No se descartan otras secuelas en el organismo, ya que todo varía dependiendo del grado y del tipo de nocividad que tengan estos bancos de plantas acuáticas. También el consumo de productos del mar sería detonante de alteraciones orgánicas, por lo cual se deberá evaluar la situación con el Instituto Nacional de Pesca (Inape).

Según manifestó a LA REPUBLICA Miguel Fernández Galeano, director de la División Salud de la IMM, los técnicos observaron durante las últimas 72 horas el incremento de este fenómeno, que tiene por protagonistas a las algas del tipo “Ciano bacteria”, en cuya variedad puede presentarse las tóxicas.

Las mismas son habitantes habituales del Río de la Plata, pero en condiciones determinadas de salinidad, temperatura elevada del agua, entre otros factores, se produce un desarrollo mayor.

La comuna realizó una muestra de la espuma aparecida sobre los “verdes islotes” para medir el porcentaje presente de la variedad de alga “ciano bacteria” –potencial generador de enfermedades– y encontró que la mismas están por debajo de lo fijado por la Organización Mundial de la Salud para prohibir los baños. El fenómeno de la acumulación de pequeñas algas unicelulares, donde se constató la presencia del tipo “Ciano bacteria”, llegó a la orilla misma de la mayoría de las playas montevideanas.

En algunas de ellas, es fácilmente visible la concentración de vegetales que dejaron verde las aguas y hasta la propia arena. En primera instancia, las más afectadas por estos islotes serían las playas Ramírez y Brava, pero en casi todas se observan las algas.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión