Cayó el "arquitecto" de la maniobra. La Justicia le tipificó a Juan Peirano delito de "insolvencia societaria fraudulenta"

Grupo Peirano desvió a cuenta oculta en el TCB unos US$ 700:

El ex banquero será alojado en el Módulo 6 del Comcar, establecimiento penitenciario de Santiago Vázquez y “sin ninguna medida especial de seguridad”, dijo anoche la ministra del Interior Daisy Tourné.

La secretaria de Estado señaló que desde el Poder Judicial no hubo ninguna recomendación o indicación de alojamiento particular o reforzamiento en materia de seguridad en el establecimiento carcelario donde penará, en virtud de la causa por la que desde ayer fue procesado con prisión.

La jueza penal de 7º Turno, Graciela Gatti, procesó con prisión al ex banquero Juan Peirano Basso por el delito de “insolvencia societaria fraudulenta”, como “arquitecto” de la maniobra por la cual el Grupo Peirano realizó un millonario fraude. Juan Peirano fue fichado y de forma inmediata trasladado al Comcar.

La prisión preventiva dispuesta por la jueza atiende a “la actitud asumida por el indagado”, que “se mantuvo prófugo de la Justicia uruguaya durante casi cuatro años” y debió ser extraditado para ser juzgado.

El fallo de la jueza Gatti señala que más allá de la “buena intención” de pagarle a los ahorristas manifestada por los hermanos Peirano, “lo cierto es que el Grupo decidió ‘sacrificar’ la solvencia del Banco Montevideo, transfiriendo fondos de éste para otras empresas en las que tales ahorristas no tenían derecho alguno ni podrían luego cobrar sus créditos”.

El Trade and Commerce Bank (TCB) “era un banco ‘off-shore’ radicado en las Islas Caimán, utilizado para captar una importante masa dineraria, con el incentivo de un interés más alto al común de los Bancos de plaza y a plazos más cortos. El dinero así obtenido era invertido en diversas empresas del Grupo”, explica la jueza.

El TCB “no era solvente” desde febrero del 2002, pese a lo cual “el Banco Montevideo seguía ofreciendo” su operativa ‘off shore’, “creando la apariencia de que la operativa era rentable y confiable”, continúa. En algunos casos se “dispuso la renovación automática y sin autorización de los titulares de los depósitos efectuados”, dice.

El Grupo Peirano poseía una cuenta en el TCB (la “No. 5000″), “a la que se derivaban los fondos que se remitían desde el Banco Montevideo y otras empresas vinculadas”. Entre 1988 y 2002 a través de esta cuenta oculta se desviaron entre 500 y 700 millones de dólares, dice el fallo.

La jueza utilizó para probar esta maniobra la declaración del co-liquidador del TCB, Jonathan Kahlberg, en su informe dirigido a la Corte de Gran Cayman, así con declaraciones de Juan Peirano ante los mismos liquidadores, en 2003. “La familia Peirano retiró los depósitos realizados por los clientes del TCB con el fin de financiar al Grupo Velox y sus estilos de vida”, dice Kahlberg.

 

El arquitecto

Juan Peirano era “el arquitecto de toda la operativa” del Banco Montevideo, “más allá de que formalmente careciera de la calidad de accionista o de un cargo concreto”, según las declaraciones vertidas por sus tres hermanos y su padre ante la Justicia, dice el fallo de la jueza.

“La política del Grupo Peirano era ubicar a un miembro de la familia al frente y en control de cada uno de las empresas del grupo”, pero “documentación y declaraciones de testigos muestran” que Juan Peirano “tenía el dominio de todas las decisiones adoptadas”, indica. Esto fue reconocido por el propio indagado “en la única pregunta que contestó en audiencia de fecha 10 de setiembre de 2008″.

En este sentido, Juan Peirano en calidad de “máxima autoridad” del Banco Montevideo y el Grupo Velox “mantuvo en reiteradas oportunidades reuniones con autoridades del Banco Central del Uruguay”, así como “contactos con el Presidente de la República de la época (Jorge Batlle)”, según declaró ante la Justicia.

A continuación, se publica en forma textual la sentencia de la jueza Graciela Gatti: “

 

Montevideo, 11 de setiembre de 2008

RESOLUCIÓN Nº:

VISTOS Y RESULTANDO:

I- PRIMERO: Que de las actuaciones cumplidas en estos autos Ficha 88- 78/2006 y los principales Ficha 91- 163/2002, del que se desgajó el primero, resulta:

1- El indagado: Juan Peirano Basso, oriental, divorciado, de 58 años de edad, fue detenido en los Estados Unidos de América, a solicitud de esta Sede y con fines de extradición, el 19 de mayo de 2006 en Coral Gables. Estado de la Florida.

2- Luego de seguirse las actuaciones de estilo ante las autoridades jurisdiccionales de los Estados Unidos, se hizo lugar a la solicitud de extradición, disponiéndose se cumpliera la misma por parte del Secretario de Estado Suplente, con fecha 3 de setiembre de 2008.

En cumplimiento de lo resuelto, el Sr. Juan Peirano Basso fue trasladado a la República Oriental del Uruguay, arribando al país con fecha 10 de setiembre del corriente.

3- En audiencia realizada en dicha fecha se procedió a intimarle la designación de Defensor, recayendo la designación en el Dr. Daniel Sellanes, el que aceptó el cargo y estuvo presente en la audiencia realizada.

4- Conferida vista al Ministerio Público, la Sra Fiscal se expidió el día de hoy, 11 de setiembre de 2008, solicitando se dispusiera el procesamiento y prisión de Juan Peirano Basso, bajo la imputación de un delito de “Insolvencia Societaria Fraudulenta” (art. 5 de la Ley 14.095).-

II- SEGUNDO: De las actuaciones seguidas en estos autos Ficha 88- 78/2006, las seguidas en el expediente principal: Ficha 91- 163/2002, autos Ficha: 462/2002, testimonio de los autos Ficha: 10297/2002 tramitados ante la Sede de Octavo Turno, y documentación agregada en todos ellos, surgen elementos de convicción suficientes acerca de la ocurrencia de los siguientes hechos:

1-Entre 1993 y agosto de 2002 el Grupo Peirano era propietario y controlaba entre otras instituciones financieras, el Banco Montevideo S.A. (Uruguay), BM Fondos (Uruguay), Indumex S. A. (Casa Bancaria – Uruguay), Banco Velox S. A. (Argentina), Velox Investment Company (Argentina), Banco Alemán Paraguayo S. A. (Paraguay), Financiera Guaraní (Paraguay) Trade and Commerce Bank – Islas Caimán (en adelante TCB) y la representante de TCB en Uruguay, LATINUR S. A.

2- La política del Grupo Peirano era ubicar a un miembro de la familia al frente y en control de cada uno de las empresas del grupo. Sin perjuicio de ello, documentación y declaraciones de testigos muestran que existía un acuerdo en el grupo familiar por el que JUAN PEIRANO BASSO era de hecho quien presidía el grupo, tomaba las decisiones más importantes y delineaba las políticas financieras que se adoptaban.

En cuanto al punto, se coincide pues con la posición de la Sra Fiscal en cuanto a que el indagado tenía el dominio de todas las decisiones adoptadas en el Grupo.

Así, fue reconocido por el propio indagado en la única pregunta que contestó en audiencia de fecha 10 de setiembre de 2008, sin perjuicio de tenerse presente que – tal como lo afirmara en el día de la fecha- no participara directamente en la operativa diaria de cada una de las empresas del Grupo, lo que sería humanamente imposible.

Así mismo, surge de las actuaciones ya mencionadas que el indagado fue presidente del Directorio del TCB hasta su renuncia verificada el 1 de marzo de 2001. Sin perjuicio de ello, con posterioridad a su renuncia, en los hechos, continuó actuando como la máxima autoridad del TCB hasta la liquidación en agosto de 2002.

En cuanto a Banco Montevideo, según surge de las declaraciones prestadas por Dante Peirano Basso, José Peirano Basso, Jorge Peirano Basso, Jorge Peirano Facio, José Iraola (ex Director de Latinur S.A.) y Marcelo Guadalupe, (Ex Director del Banco Montevideo) era el arquitecto de toda la operativa de dicho banco, más allá de que formalmente careciera de la calidad de accionista o de un cargo concreto.

Su actuación al frente (más allá de las formas) en el Banco Montevideo se mantuvo incluso en el período febrero a junio de 2002, cuando se produjo la crisis del Banco Montevideo y la intervención del BCU.

Así, por ejemplo, Marcelo Guadadalupe (Ex Director del Banco Montevideo), declaró: “… en plena crisis de liquidez, el Doctor Juan Peirano ordenó a su hermano Dante Peirano la redacción de un cheque por 500.000 dólares, que fue cobrado por el clearing y lo mismo un cheque personal del Contador Dante Peirano por 1.000.000″… “A instancias del Doctor Juan Peirano, el Banco Montevideo adquirió del Banco Velox un crédito que tenía en la Banca Della Svizzera por aproximadamente 5.000.000 de dólares, cuyos fondos se utilizaron para cancelar parte de la deuda que tenía el Banco Velox”… “El 28 de febrero de 2001 se apersona a mi oficina el Doctor Juan Peirano, con todos los documentos para firmar un crédito a la empresa Ahold Investment por 7.800.000 de dólares…”… “Las cosas que se hacían eran las que el Doctor Juan Peirano quería” – la negrita no consta en el original-… “La cara visible del Banco a nivel político era Juan Peirano con las decisiones del Grupo…”

Dante Peirano Basso (ex Director del Banco Montevideo) manifestó: “… por ser el hermano mayor y tener galones naturalmente ganados es quien dirigía la compañía en su conjunto…”.

Jorge Peirano Facio (padre del indagado), manifestó respecto del manejo del Banco Montevideo que: “… los que decidían eran Juan y Dante que eran los que trabajaban mas activamente.”

José Peirano Basso (ex Director del TCB), declaró respecto al manejo del Grupo Peirano: “Juan Peirano en el grupo es el Presidente del Grupo” … “El grupo funciona con una cabeza y con responsables de unidades. Había reuniones periódicas entre Juan y los responsables de las unidades”.

Igualmente su participación directa en el banco Montevideo resulta también de la mecánica de actuación del mismo, y así, por ejemplo, surge del Manual de Créditos del Banco Montevideo que los prestamos mayores a $1,000,000.00 debían ser autorizados por JUAN PEIRANO BASSO (Manual de Créditos Libro 1 Sección 6 pagina 9 – ANEXO IV).

Así mismo, al momento de la crisis que afectó al Banco Montevideo, Juan PEIRANO BASSO mantuvo su posición de máxima autoridad en la Institución y el Grupo Velox, y en tal calidad mantuvo en reiteradas oportunidades reuniones con autoridades del Banco Central del Uruguay, en especial con el Superintendente de Instituciones de Intermediación Financiera del BCU Ec. F. Barran, según surge de sus declaraciones, así como mantuvo contactos con el Presidente de la República de la época, según lo declaró hoy en audiencia, todo lo cual demuestra, que estaba involucrado y conocía todo lo que tenía que ver con el funcionamiento del Banco y su situación.

3- El Grupo Peirano comenzó a funcionar en el sistema financiero desde larga data y en la década del 90 había consolidado un entramado de instituciones bancarias, financieras y comerciales.

Desde febrero de 2001 comenzó a vislumbrarse la existencia de retiros importantes de los Bancos por parte de ciudadanos argentinos. A fines de 2001 la crisis económica financiera que se desató en Argentina se extendió a la región y afectó severamente al Grupo Peirano, ya que sus clientes, (depositantes y/o inversores) comenzaron a retirar sus dineros, tanto del Banco Velox (Argentina) como del TCB (Gran Caimán).

El Trade and Commerce Bank (en adelante TCB), actualmente en liquidación, era un banco “off-shore” radicado en las Islas Caimán y era utilizado para captar una importante masa dineraria, con el incentivo de un interés más alto al común de los Bancos de plaza y a plazos más cortos. El dinero así obtenido era invertido en diversas empresas del Grupo Peirano.

Los clientes, fundamentalmente argentinos, sabiendo que el TCB pertenecía a un grupo regional y que sus aplicaciones eran a nivel regional lo asociaron al riesgo de la región y en especial al riesgo argentino.

En el último trimestre del año 2001, clientes del Banco Velox y del TCB comenzaron a retirar sus dineros hasta que éstos no pudieron hacer frente a las obligaciones.

4- En febrero de 2002 se rompió la cadena de pagos de TCB y en ese periodo el BCU detectó la disminución del capital del Banco Montevideo ya que este comenzó a prestar mayor asistencia a empresas financieras del grupo.

5- Habiéndose detectado esta situación, el Banco Montevideo, por resolución No. D/110/2002, de fecha 7 de marzo de 2002, el Banco Central del Uruguay (en adelante BCU) ordenó al Banco Montevideo cesar de inmediato en la concesión de créditos directos o contigentes y en incrementar por cualquier otra vía la asunción de riesgos con respecto a personas físicas o jurídicas vinculadas. También dispuso que debía cancelarse en plazo de 30 días, los créditos concedidos a empresas y personas del grupo: Velox Investment Company, JUAN PEIRANO BASSO, TCB y Banco Velox. El crédito referido a JUAN PEIRANO BASSO era un préstamo de $6,000,000.00 aprobado por el Directorio de Banco Montevideo el día 26 de febrero de 2002, el que fue a posteriori cancelado.-

Esta orden del BCU dio lugar a intensos contactos entre sus autoridades y el Banco Montevideo y nuevas ordenes del BCU, tendientes a lograr el cumplimiento de las ordenes anteriores y a que el Banco Montevideo se recapitalizara por una suma no inferior a $50,000,000.00 así como otorgara garantías patrimoniales para su eficaz funcionamiento.

6-. Gran parte de los fondos o activos del TCB se originaron a través de sucesivos préstamos del Banco Montevideo al TCB.

Debe tenerse presente que desde febrero de 2002, TCB no era solvente, (ver declaraciones de José Peirano a fs. 1622 de los autos Ficha 91. 163/2002) ya no podía cumplir con sus obligaciones. Pese a ello, según lo declaran numerosos damnificados que formularon denuncias en los principales, el Banco Montevideo seguía ofreciendo la operativa “off shore” de TCB, invocando falsamente que TCB y Banco Montevideo eran la misma institución, pese a tratarse de dos sociedades distintas, y creando la apariencia de que la operativa era rentable y confiable, (esto resulta de las declaraciones de los numerosos denunciantes, y de los ex funcionarios de Banco Montevideo Tripaldi y Morales, asi como declaraciones de José Peirano Basso). Debe señalarse que el Banco Montevideo adquiría al TCB certificados de Depósitos Globales que luego el Banco Montevideo fraccionaba y vendía a sus propios clientes, actuando como “comisionista” y abriendo entonces cuentas para sus clientes en el TCB. En algunos pocos casos el Banco Montevideo dispuso la renovación automática y sin autorización de los titulares de los depósitos efectuados, por sus clientes en TCB (declaraciones de Tripaldi, ante el Tribunal Uruguayo, declaraciones de Juan Peirano en audiencia del día de la fecha).

7- El 9 de junio de 2002 el BCU nombró un Veedor en el Banco Montevideo con máximas facultades de veto de cualquier tipo de operación relacionada con cualquier persona física o jurídica vinculada al Grupo Peirano. También se ordenó notificar al Veedor toda operación superior a $50,000.00. Dado que el Banco Montevideo seguía incumpliendo sus órdenes, realizando incluso operaciones en contra del veto del Veedor, con fecha 21 de junio de 2002 el BCU intervino el Banco Montevideo con sustitución total de sus autoridades estatutarias.

 

8- Entre febrero y junio de 2002 al inspeccionar la actuación del Banco Montevideo, el BCU detectó numerosas irregularidades cometidas por los directivos del “Grupo Peirano” que contribuyeron al aumento del riesgo del Banco Montevideo, y en definitiva llevaron a su cierre.

Respecto de tales operaciones, por estrictas razones de congruencia, la Sede habrá de examinar, en esta instancia, únicamente las que fueron mencionadas por el Ministerio Público, sin perjuicio de lo que resulte en su caso, al momento de dictarse sentencia.

 

a) Concesión de créditos a Velox Investment Company, JUAN PEIRANO BASSO y Banco Velox, por $130,000,000.00 con lo que se aumentó el riesgo de Banco Montevideo al no contar con la aprobación del Comit

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje