En tres áreas: violencia doméstica, jóvenes e iniciativas comunitarias

Programa de Seguridad Ciudadana evalúa los proyectos que financia

“El BID nos planteó en la medida en que se trataba de una experiencia novedosa, piloto en Uruguay y también en cierta manera a nivel regional para el tema de seguridad ciudadana, la necesidad de hacer una evaluación a medio camino, a efectos de verificar si efectivamente se están cumpliendo los logros que se habían establecido en el momento de hacer los convenios respectivos. Al mismo tiempo, tratar de hacer los aprendizajes de estilo en un momento en que ya han transcurrido prácticamente dos años de la iniciación de los respectivos proyectos. Ver cuáles han sido los aspectos positivos, negativos, lo ajustes a hacer, las lecciones aprendidas”.

“En fin, una evaluación lo más completa posible que nos permita por un lado verificar si esto es un esquema de trabajo válido para establecer con carácter asociativo y coordinado un esfuerzo conjunto de Estado y sociedad civil para ejecutar políticas públicas”, comentó a LA REPUBLICA el coordinador ejecutivo del Programa de Seguridad Ciudadana, Carlos Bastón.

“La idea es verificar si efectivamente se han alcanzado estos logros intermedios; en segundo término establecer si de aquí en más podemos empezar a elaborar entre todos, Estado y sociedad civil, una estrategia de prevención que supone necesariamente asociar y coordinar interinstitucionalmente las diversas energías dispersas en la sociedad y de esa manera establecer un proyecto de prevención de la violencia y el delito que tenga en cuenta a la Policía, pero también a otras instituciones del Estado y de la sociedad civil”, agregó Bastón.

Areas en que se financian proyectos

El trabajo del Programa de Seguridad Ciudadana en este sentido se basa en tres áreas a las que el propio Bastón se refirió:

Violencia doméstica

A esta altura está asumido por el país que es un problema que corta transversalmente toda la sociedad uruguaya, no importan las clases sociales, no importa qué tipos de familias o núcleos, en realidad es un problema de carácter nacional.

En consecuencia, no sólo es un problema en sí mismo desde el punto de vista de las víctimas, sino además es un factor de riesgo porque está dando unas pautas visualizables por los descendientes de una determinada familia que luego tienden mecánicamente a repetirlo en etapas futuras de su propia vida y, en consencuencia, es necesario conjurar en todo aquello que se pueda este problema antes que tome dimensiones inmanejables.

Es un problema en sí mismo para las víctimas, para los victimarios y para la sociedad uruguaya, por lo que el capítulo de violencia doméstica se fundamenta en sí mismo”.

Los jóvenes

“Todos hablamos de un problema que es una mayor deserción de los jóvenes a nivel escolar, del problema de desempleo mayor en el segmento joven que en el segmento adulto y además desde el punto de vista de la delincuencia hay una incorporación cada vez más precoz de los jóvenes a las actividades delictivas. Claramente los jóvenes constituyen un grupo de riesgo que es necesario continentar, orientar, sensibilizar, concientizar, y al mismo tiempo adiestrar para que puedan desempeñarse en la sociedad desde el punto de vista social, laboral, de manera tal de no seguir siendo el caldo de cultivo donde está experimentando la actividad delictiva y violenta”.

Las iniciativas comunitarias – “Pensamos que era importante involucrar a nivel localizado, de determinados barrios y localidades, a la gente y a las organizaciones de esos lugares que quisieran hacer cosas que contribuyeran –coadyuvando a los propósitos del Programa de Seguridad Ciudadana– a incorporar esos valores que hacen a una trilogía muy importante, que es el indivifduo, la familia y el barrio. En ese circuito creíamos que organizaciones de la propia comunidad pudieran presentar sus propios proyectos de inserción, de evitar la exclusión, de incorporación de jóvenes, de familias a actividades de diversa índole que ellos mismos propusiesen. En este momento estamos ejecutando 34 proyectos y en vías de ejecución hay 10 o 12 proyectos más, la experiencia desde este aspecto es sumamente positiva”.

Bastón aclaró que las tareas del programa que dirige van más allá del apoyo a diversas instituciones en las áreas antes mencionadas.

“El programa no es un fondo para la asistencia de proyectos, es un conjunto de actividades y proyectos que hacen al área de fortalecimiento del Ministerio del Interior y de otras organizaciones claves, que hacen a la asistencia financiera de estos proyectos, pero que también hacen a la construcción de un centro de rehabilitación para reclusos jóvenes entre 18 y 29 años de edad en el ex hospital Musto, un proyecto que hace a la capacitación de los docentes en los centros educativos ubicados en las zonas de alta vulnerabilidad social.

También es el trabajo de capacitación a los agentes públicos que trabajan en materia de prevención de la violencia doméstica, tanto en la asistencia de casos como en el establecimiento de criterios de atención y derivación de los casos a otras organizaciones.

Un Plan Nacional de Seguridad Ciudadana

La visión que el Programa de Seguridad Ciudadana tiene sobre el tema que lo ocupa va más allá del aspecto policial, involucrando a las instituciones públicas y de la sociedad civil en la prevención del delito y la violencia. “Esto es una escala en la que en todo caso las organizaciones que apoyamos trabajan en una actividad de prevención primaria, con los grupos de riesgo, o de prevención secundaria. Pero prevención en un sentido no policial, sentido que nosotros queremos retroalimente la actividad policial a través de la eventual inclusión de representantes de estas organizaciones en las propias comisiones de seguridad barrial, a los efectos de vehiculizar de mejor manera el vínculo necesario entre la Policía de prevención y la actividad preventiva que lleva a cabo la propia sociedad. Acá no importa que los recursos sean públicos o privados, lo importante es que se coordinen y evitar su dispersión. El Estado uruguayo y la sociedad están invirtiendo muchos recursos en materia de prevención, lo que tenemos que hacer es coordinarlos para potenciarlos.

Por último, Bastón señaló que el horizonte del programa es la creación de un Plan Nacional de Seguridad Ciudadana. “El ideal es la confección de un Plan de Seguridad Ciudadana a nivel nacional, pero para llegar a eso se necesita de un largo proceso.

En materia de seguridad ciudadana no hay ningun sector en principio demasiado excluido, hay actores primordiales pero siempre hay otros actores que tienen algo que hacer o dar, en la medida que sectorialmente están involucrados en el plan de prevención”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje