Mandos, militares y policías implicados

La Causa "Segundo Vuelo de Orletti" fue enviada a decisión de la fiscalía

La jueza penal de 9º Turno, doctora Gabriela Merialdo, dio lugar esta semana a la denuncia sobre el “Segundo Vuelo de Orletti” y, sin otra consulta, envió el expediente a estudio de la fiscal María del Huerto Martínez, quien una vez analizado el caso informará a la magistrado la posición del ministerio público.

La fiscal Martínez puede recomendar el diligenciamiento de las pruebas solicitadas por los denunciantes, antes de decidir si el Estado acusa o no a los eventuales responsables de la desaparición en Buenos Aires en 1976 de cuatro uruguayos que pudieron haber sido trasladados ilegalmente a Montevideo.

En las pruebas solicitadas por los abogados y denunciantes se incluye la citación de los mandos de la dictadura, del ex dictador Gregorio Alvarez y diez ex comandantes, y del policía Ricardo Medina, así como el testimonio de los actuales comandantes militares, de civiles y periodistas.

La causa conocida como “Segundo Vuelo de Orletti” fue iniciada el 29 de mayo por familiares de los uruguayos Ary Cabrera, Juan Pablo Errandonea, María Emilia Islas de Zaffaroni y Juan Pablo Recagno, desaparecidos en Buenos Aires en 1976 durante la represión militar denominada “Plan Cóndor”.

 

Denuncia y ampliación

La denuncia la presentó un grupo de abogados impulsores de casos sobre violaciones a los derechos humanos, quienes incluyeron el “segundo vuelo” entre una serie de causas contra los mandos militares de la dictadura que expresamente no están amparados por la Ley de Caducidad.

El 6 de junio, los abogados de los denunciantes María Ester Gatti de Islas, Luz Ibarburu Elizalde, Adriana Cabrera Esteve e Ignacio Errandonea, agregaron ante el Juzgado de 9º Turno una ampliación de pruebas ante la edición de otra investigación periodística de LA REPUBLICA y una entrevista de El Observador.

En sus ediciones del 1º, 2 y 4 de junio, LA REPUBLICA publicó un informe sobre la existencia de móviles económicos en los operativos de la “patota de la OCOA” en Buenos Aires en 1976, durante los cuales robaron 8 millones de dólares, parte de los cuales se utilizó en crear nuevos centros de represión.

El 3 de junio, El Observador difundió una entrevista con el ex policía Ricardo “Conejo” Medina, miembro de la OCOA y denunciado como el asesino material de María Claudia García, la nuera del poeta Juan Gelman. Medina negó acusaciones pero confirmó que “los mandos sabían” lo que la represión hacía.

 

Los “vuelos” de Orletti

Durante la represión a los uruguayos radicados en Buenos Aires en 1976, militares y policías, miembros de la “patota de la OCOA”, coordinaron acciones con represores argentinos para secuestrar, torturar y desaparecer exiliados en el porteño centro clandestino de detención Automotores Orletti.

En julio de 1976, una veintena de uruguayos detenidos en Orletti fueron trasladados ilegalmente a Montevideo en un vuelo del Transporte Aéreo Militar Uruguayo (TAMU) que piloteó el hoy comandante en jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general (av.) Enrique Bonelli. Son los únicos sobrevivientes de Orletti.

Una investigación de LA REPUBLICA denunció en 2002 que en octubre de 1976 existió un “segundo vuelo” con otra veintena de uruguayos secuestrados en Orletti en aquel mes de setiembre. El avión 511 de TAMU fue piloteado por el ex comandante de la aviación José Pedro Malaquín. Todos siguen desaparecidos.

Tres años después de la denuncia, en agosto de 2005, el informe oficial de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) sobre el tema de los desaparecidos, firmado por Bonelli, reconoció la existencia del “segundo vuelo” de Orletti y confirmó que una veintena de uruguayos secuestrados en Argentina desapareció en Uruguay. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje