Entrevista exclusiva LARED21

Javier Miranda: “Mi obligación es representar al colectivo aunque no coincida con mi opinión personal”

En diálogo con LA RED21, Javier Miranda señaló que tiene muchas horas invertidas en conformar el equipo de gobierno que lo acompañará para cuando asuma la presidencia del FA.

Miranda reconoció que le preocupan los tiempos que se toman los sectores para designar los nombres que serán parte del equipo de gobierno. Agregó también, que sugirió personas pero no las impone y que el nuevo gabinete no tendrá una conducción machista.

¿Desde que se enteró que ganó, cómo han sido sus primeros movimientos, sus primeras reflexiones?

Lo primero que intenté, fue leer el resultado de la elección, pedir datos y consultar con gente que sabe leer números de elecciones e intentar decodificar. Aún me faltan algunos microdatos, pero lo primero era eso, leer “el mapa” para saber donde estábamos parados. Lo otro fue empezar a conversar con los distintos actores del FA, para conformar “equipo”. Tengo muchas horas invertidas en esa tarea y mucho “pienso” invertido en quienes podrían ser los actores. Por un tema de humildad, es un tema que no tenía pensado hace unos meses atrás. Hasta que uno no sabe que ganó, no empieza a conformar equipo. Lo primero es definir los nombres, la conformación del equipo. Es “gestáltico”, le propongo a “A, B, C y D” pero si alguien de los sectores me propone a otro compañero “F” para no nombrar aún a nadie, entonces tengo que cambiar a A, B, C, también. Lo que se arma es un equipo y no una conjunción de nombres. Esta tarea lleva tiempo. Es decir, uno no le impone a ningún sector un actor, uno sugiere y escucha. En esa etapa estoy. Me preocupan los tiempos. Los sectores te dicen el Comité Ejecutivo se reúne la semana que viene y uno se queda esperando a que se reúnan.

¿Quiere decir entonces que los Vicepresidentes serán de los distintos sectores?

Sí efectivamente, los Vicepresidentes y la Secretaría Política también, o sea, es gente en la que confío mucho por eso sugerí sus nombres, son personas representativas de los distintos espacios que conforman el FA.

¿Los nombres que está manejando?

Espero cerrarlos prontos pero estoy cauto para no “manosear” nombres. Es una especie de “pases de los jugadores de fútbol”, comienza a convertirse en “fulano” va para acá “mengano” va para allá. Prefiero mantenerlo en reserva, no porque los nombres sean secretos sino por cuidar a las personas. Como yo no impongo, quiero sugerir nombres y llegar a un acuerdo. La idea es crear un equipo de confianza. Interactúan entre sí los distintos nombres.

Usted dio el paso de renunciar al Ejecutivo y dedicarse a la militancia política ¿Cree que otros deberían dar este paso? ¿Dejar los cargos de gobierno y dedicarse a la militancia en la fuerza política?

La respuesta es un problema. Creo que es fundamental fortalecer al FA y por eso doy este paso. Dejo el gobierno para venir a la fuerza política. Es importante para el FA y para la política, fortalecer los partidos políticos. Nosotros tuvimos por una razón lógica, una mirada centrada en el gobierno. Ahora, esto sin duda debilita la estructura partidaria, debilita al “partido político”. Que otros compañeros lo hagan, es una decisión personal y que tiene que ver con los momentos históricos. Sin duda, es momento que alguno de nosotros vuelva a la fuerza política. Necesitamos promover “cuadros” hay gente muy valiosa que no ocupa cargos de gobierno y que habría que promoverla en la conducción de la fuerza política. Entonces, hay que formar y abrir los espacios de promoción.

¿Cómo manejará lo que usted opina con lo que opina la fuerza política?

Esto es un problema, lo es en todas las organizaciones. Ya lo viví cuando pertenecía a “Familiares”. Cuando ocupas un cargo de conducción, representás al colectivo, hay que dar la discusión y luego callarte tu opinión personal y reflejar la del colectivo. Hay que tener la capacidad de representar al colectivo más allá de lo que uno piensa. Esto es un “lío”, la franqueza, luego te escuchan en los “medios”, el problema es cuanto uno es capaz de transmitir la convicción colectiva cuando uno no está de acuerdo. Hay que hacer el esfuerzo y hay un tema de franqueza. No tengo duda que cuando uno representa a un colectivo, lo representa y sus opiniones personales pasan a segundo nivel.

¿Coincide con los analistas políticos que dicen que el extinto líder Líber Seregni se pasó su vida tratando de zurcir y componer dentro de la fuerza política?

Le diría “más o menos”, porque Seregni ha sido un componedor, y un articulador de los consensos, pero también marcó agenda pública. Cuando Seregni renuncia por sus discrepancias con el tema reforma constitucional, él dejó marcada una senda muy clara en términos políticos. Hay un tema central y que es la historia misma del FA y es la articulación de las disidencias dentro de la izquierda. Somos la unidad de la izquierda, no somos la mera suma de sectores, somos síntesis de la unidad. Llevamos 45 años de vida, tenemos 3 gobiernos nacionales y otro tanto de gobiernos departamentales y eso lo hicimos en unidad. No hay que tener miedo a los posicionamientos diferentes. Lo que tenemos que tener siempre claro, es que el FA es la síntesis política de las distintas izquierdas que tenemos y generamos una unidad superior que es el FA.

mirandaUsted habla de equipo de gobierno ¿Qué características tendrá que tener?

Tiene que tener capacidad de equipo y se hace en base a la confianza, por eso son tan importantes las personas, ya no solo la pertenencia a un sector sino la persona en la que uno puede confiar, debatir, disentir, no pensando que puede haber una segunda intención atrás. Es central conformar equipo en términos de confianza. Hay criterios fundamentales como la diversidad de género, no cerrarse en una conducción machista. Esto no es lo políticamente correcto, sino que es un mensaje político serio y profundo que es lo que define a la izquierda y ahí no hay transacción. Necesito un equipo que tenga experiencia, receptividad, conocimiento de la estructura y en otros casos, necesito gente joven. Insisto es “gestáltico”. Estoy mirando al equipo, porque creo que pueden funcionar juntos y generar los espacios de diálogo.

Usted ha dicho “el gobierno toma decisiones y no siempre coincide con la fuerza política”, incluso ha dicho que el Ejecutivo no tiene porqué avenirse a lo que piensa la fuerza política. Este concepto es muy resistido en el FA. ¿Usted es consciente de ello?

Hay gente que legítimamente piensa que el gobierno tiene que hacer lo que piensa la fuerza política. En mi visión, hay un error de concepción de las funciones en la sociedad de los gobiernos y los partidos. Lo que no quiere decir que el partido no incida sobre el gobierno, tiene que dar batalla y el gobierno tiene que escuchar a la fuerza que lo sostiene políticamente. Pero decide el gobierno y asume la responsabilidad como gobierno. La fuerza política asume las responsabilidades de discutir con el gobierno y respaldarlo políticamente. Y cuando hay que separarse hay que hacerlo y este es el juego de la democracia. Son las distintas funciones dentro de la sociedad. El gobierno no gobierna solo para los frenteamplistas.

miranda-2¿El gran desafío para el FA es ganar las próximas elecciones en 2019?

El gran desafío es construir la sociedad del 2040, 2050. El gran desafío es ideológico y no coyuntural. El gran desafío no es ganar elecciones sino construir una sociedad igualitaria, la sociedad de los derechos. Para eso como instrumento, hay que ganar los gobiernos. Hay que ganar las elecciones pero esos son medios. El objetivo es la transformación de la sociedad en el sentido que creemos que debe transformarse. Además y es fundamental dar una gran batalla cultural. Esto es “gramsciano”, la construcción de los principios y los valores que uno entiende deben regir en la sociedad. Son los valores de igualdad, libertad y solidaridad.

¿Ya tiene armada la agenda con la que trabajará una vez que asuma?

La estamos escribiendo, no la escribimos solos, por eso es importante y urgente conformar el equipo. Qué haremos en materia de programa y de formación, quiero tener a la persona responsable de programa y al equipo y vamos a sentarnos a conversar y vamos a armar un proyecto que establezca metas. Me pregunto: ¿vamos a formar gente, en qué la formaremos y en cuanto tiempo? Necesitamos planificar y eso se hace con los actores, no lo haré solo encerrado en el despacho, por eso tengo premura de conformar el equipo. Si bien la agenda se viene escribiendo, necesito conformar el equipo para pasar del borrador a que sea el proyecto.

En el FA hay una importante fragmentación, el Partido Socialista lo apoyó a usted pero muchos socialistas votaron por Conde, y con el MPP pasó que el ex presidente Mujica dijo que quería a Conde y el MPP termina llevando al Diputado Alejandro Sánchez ¿Qué lectura hace de esa fragmentación?

El primer dato es que todos votaron dentro del FA, incluso los que votaron en blanco. El voto en blanco no es mucho más importante que lo que ocurrió en 2012. Nadie se sale del FA. Los corrimientos muestran el no disciplinamiento incluso de los militantes, no solo de los electores sino de los militantes con los sectores políticos a los que pertenecen. Es un dato político que sobre todo los sectores deberían tenerlo en cuenta. Seré el presidente del FA, el FA es coalición y movimiento. Tomo nota de estos no alineamientos. Los sectores y nosotros también tenemos que hacer una reflexión general. Cuanto los sectores están expresando a sus militantes. Estamos en un cambio de época en el FA especialmente que tiene que ver con el fortalecimiento de los partidos políticos. Me pregunto cuántos partidos políticos quedan hoy en Uruguay, muy pocos. Reflexionar también con expertos, para saber que está pasando hoy con los partidos y sí es posible volver a la construcción de partidos o si en realidad, asistimos a otro tipo de movimiento. En la izquierda hay una tendencia al “movimientismo” y se miró con mucha admiración el movimiento de los indignados en particular en España. Este movimiento, terminó en un partido político que hoy día es “Podemos”. La alternativa de construcción democrática, siguen siendo los partidos políticos, aún cuando uno tenga simpatía en como los movimientos avanzan en las conquistas sociales. A veces, desde las izquierda, no prestamos suficiente atención a como se producen las transformaciones, pensamos mucho en término de movimiento pero la traducción política sigue siendo los partidos políticos.

Cuando se analiza la relación de los sectores, el FA y el gobierno, hay concepciones de lo que debe ser el gobierno diferente. ¿Hay un problema? En política internacional por ejemplo hay concepciones diferentes y en política económica ocurre lo mismo.

Cada uno de los sectores tienen particularidades, hay quienes no comparten la política exterior es cierto, son grupos ¿Son la mayoría del FA? Francamente no lo sé, eso es lo que tenemos que discutir dentro del FA. En política económica ocurre lo mismo, el FA no es una unidad ideológica, nunca lo fue. El proyecto final de sociedad de Rodney Arismendi (Partido Comunista) y Juan Pablo Terra (Partido Demócrata Cristiano) no era el mismo. Arismendi reivindicaba la “dictadura del proletariado” y no lo digo en sentido despectivo sino descriptivo y Juan Pablo Terra promovía la “doctrina social de la Iglesia”. Mientras uno no ejerce la práctica de la ideología porque no se estaba en el gobierno, esas divergencias no generan mayores ruidos. Cuando hay que gobernar en acuerdo, surgen las diferencias. Algunos son anticapitalistas y otros no lo son y todos conviven dentro del FA. En materia de política económica, tenemos diferencias, la cuestión es cómo llegamos a los puntos comunes de cuál es la política económica que tenemos que proponer, como partido, en el programa de gobierno y luego debatir con el gobierno donde hacemos los énfasis.

¿Esta situación podría partir al FA? Desde el Partido Independiente permanentemente se invita a sectores del FA a integrarse a una agenda socialdemócrata. El Plenario que se conformará cuando usted asuma la presidencia tiene mayoría de comunistas y del MPP. Son visiones muy diferentes de concebir el “ser de izquierda” ¿Sí no se llega a esa síntesis el FA se podría dividir?

Ahí está la cuestión, si no se llega a esa síntesis. Quiero insistir con la no “suma mecánica” del MPP con el PCU. Es una suma que no funciona y que tampoco ha sido históricamente así. Las tentaciones de llevarse sectores del FA ha sido históricamente así. El FA creció no solo con las corrientes socialistas y comunistas sino también con la de integrantes de los partidos tradicionales que se vinieron al FA. No me preocupa. Lo principal es “que capacidad tenemos de hacer síntesis”. Hay que dar la discusión ideológica y política. Creo que ahí estamos más flojos. Hay que mirar más allá de la coyuntura. Cuando estaba en la Intendencia (Montevideo) aprendí con el ex Intendente Ricardo Erlich “acá hay que conducir con la luz larga y con la luz corta a la vez”. Todas estas coyunturas, tienen que ver en como vemos el modo de producción. Vivimos en una sociedad capitalista que durará un buen tiempo más.

¿Usted como se define como capitalista o como anticapitalista?

Me gustaría una sociedad mucho más igualitaria, me gustaría también una realidad física donde la “ley de Newton” no hiciera que cuando se me cae el plato se me rompe, pero sigue rigiendo la ley de Newton. Sí me pregunta cuál es el proyecto de sociedad, quiero un “gobierno universal” no quiero estos gobiernos de Estado porque tenemos un desfasaje enorme entre una economía globalizada y una política a nivel estatal y eso hace que la función de la sociedad que debería ser la política este gobernada por la economía. Quiero un gobierno político de la económica y no un gobierno económico de la política. Es lo que tenemos hoy en el mundo. Me gustaría que Naciones Unidas fuera un gobierno universal de verdad. Sueño “kantiano” de la federación universal. Esas son las utopías, que vamos a hacer hasta la conquista de esas utopías ¿cruzarnos de brazos? eso tendría un costo social enorme, vamos agudizar las contradicciones, eso también tendrá un costo social enorme. Esas son las discusiones ideológicas, cual es la sociedad post capitalista que apostamos a construir, cuales son los elementos, hoy no están claros esos modelos. Vamos a ir a la socialización de los medios de producción, lo quiero discutir. Se está interpretando mal la realidad pensar que la sociedad sigue siendo analizable como lo hacíamos en los 60, es un error. La contradicción sigue siendo capital trabajo, la relaciones de producción no son iguales, ya no existen las grandes fabricas y el dueño del capital ya no está en la fábrica. Nuestros sindicatos hoy son básicamente de servicios, que no genera plusvalía. Todo esto que lo digo rápidamente lo quiero discutir en términos ideológicos y no lo estamos haciendo. Estamos en la coyuntura “cortita” sin mirar hacia dónde vamos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje