Amodio Pérez: todas las cartas del mítico guerrillero tupamaro devenido en “máximo traidor”

Héctor Amodio Pérez hoy, mayo 2013

Cuatro décadas después de su fantasmagórica desaparición, Héctor Amodio Pérez vuelve a ser noticia en Uruguay. En poco menos de un mes, se dieron a conocer 6 cartas firmadas por Amodio, en las que da su versión de los hechos acaecidos que derivaron en su famosa “traición” al movimiento tupamaro a principios de 1972, cuando negoció su colaboración con con las Fuerzas Armadas, que lo habían apresado, a cambio de su libertad junto con la de su compañera Alicia Rey Morales, por la que el ex-comandante guerrillero “hubiera hecho cualquier cosa”, según él mismo afirma.

LARED21, que fue el único medio de comunicación uruguayo que publicó una versión íntegra de su primera carta, la más larga de todas, cuando muchos dudaban de su autenticidad o llanamente se negaban a publicarla, ofrece a sus lectores la compilación textual de todas las cartas de Amodio Pérez, de la primera a la sexta.

Amodio Pérez: primera carta, mayo 2013

Héctor Amodio Pérez escribió:

La psicología y la sociología han sido para mí, en los últimos 40 años, no sólo dos herramientas que me han valido para ganarme la vida; han sido también las que me han permitido, al principio desde la distancia y luego, a partir de 1998 de manera directa, conocer la evolución, estancamiento e incluso involución del pensamiento de gente que como yo, en aquel Uruguay de 1960, creímos que era posible cambiar el mundo y nos pusimos a ello, cegados por la luz del faro cubano que hoy, cincuenta y pico años después, sigue emitiendo luz, aunque sea mortecina y casi siempre a destellos.

El motivo de este escrito no es hacer un análisis del porqué ni del cómo lo hicimos. Existen muchos textos sobre esos aspectos, casi todos parciales, algunos bien intencionados, otros no tanto y demasiados, según mi opinión, hechos con la única intención de mantener –incluso mantenerse– en la cresta de la ola a algunos de los supervivientes del MLN (Zabalza dixit), que han sabido amoldarse –o acomodarse– a los nuevos tiempos y defender hoy lo que antes negaron, sin que se conozcan los motivos de tal cambio. Es decir, ignoramos su autocrítica, si es que la hubo o es nada más que un cambio de chaqueta.

El motivo de este escrito es más modesto, acorde con mi escasa altura intelectual, ampliamente refrendada por muchos que ni siquiera tuvieron el disgusto de conocerme y los que lo tuvieron, desde Alba Bordoli al mismo Zabalza, pasando por Edith Moraes, Marenales, Sendic, Rosencof y Mujica, por referirme nada más que a los que más empeño pusieron para desprestigiarme y para que Hugo Fontana se hiciera con unos pesos a mi costa, con lo que algunos llamaron novela y no es más que un mediocre pastiche.

El motivo de esta carta es hacer una serie de puntualizaciones acerca de la entrevista que Gerardo Tagiaferro hizo a Jorge Zabalza en febrero de este año y que he conocido a través de internet. En dicha entrevista el Flaco Zabalza (desde hace un tiempo se hace llamar Tambero) vierte una serie de conceptos que evidencian una gran evolución en su desarrollo humano, y sin embargo no consigue dejar atrás su antiguo dogmatismo. Esa evolución he podido comprobarla a través del tiempo, leyendo sus declaraciones a Fontana, su carta a Carlos Caillabet de abril de 1995, sus encendidos requiebros amorosos a Monika Engler, pasando por Cero a la izquierda y culminando en la entrevista de Tagliaferro, por no hacer mención a las múltiples apariciones en radio y televisión.

En el libro de Fontana el Flaco Zabalza dice dos verdades y paradojas de la vida, se lo agradezco, porque es el único que reconoce que participé en la elaboración del Abuso, fuga cuya paternidad pertenece al nunca reconocido en su justo valor, Juanito Almiratti. Da risa y un poco de vergüenza las intervenciones del Ñato, Mujica y Marenales en la entrevista de la televisión alemana… aparecen como los adalides e ideólogos de la fuga, cuando la realidad es que cuando la propusimos se opusieron a ella y al final, de los tres, el único que trabajó fue Marenales, más por necesidades técnicas que por convencimiento.En fin.

La segunda verdad es que él, Sendic y Fernández Huidobro estaban conspirando para llevarse por delante a la dirección del MLN en marzo de 1972, pero no dice que esa conspiración viene desde antes de que iniciáramos los preparativos de la fuga, alrededor de noviembre de 1971. Desde aquí le recomiendo, ahora que se ha convertido en un firme defensor de la verdad, aproveche el libro que está escribiendo para decir que Fontana le entendió mal, que él en realidad quería decir otra cosa. Que haga un poco como el Ñato que era capaz de fundamentar una cosa por la mañana y otra por la tarde, cuando había vislumbrado que el viento soplaba en otra dirección (¿te acordás del Plan Cacao, verdad Flaco?), y que lo haga pronto, no sea cosa que le pase como a Mujica, que ha perdido la memoria y se le ha “olvidado” que la Negra Mercedes se entregó a la policía en los caños de Pocitos para que él y los que iban con él pudieran escapar la noche del 20 de mayo de 1972.

Sí, la Negra Mercedes, Alicia Rey, la misma que en octubre de 1968 presentó su renuncia al MLN porque su condición de mujer la relegaba en la asunción de responsabilidades. En esa misma reunión estaban tupas a los que es posible consultar, el Coco Recalde, Edith Moraes, el Beto Falero, Julio Marenales, si su ezquizofrenia se lo permite y Lucas, el inge Maneras, cuya cerrazón ante el machismo era tanta como su honradez personal.

Y estaba también la Parda Topolansky, María Elia, una oportunista monumental, que se aliaba con quien fuera con tal de escalar peldaños, a la que debimos expulsar en 1969, después de Pando, porque formaba parte de la Micro y no lo hicimos porque Sendic se opuso y lo tuvieron que hacer los compañeros que se hicieron cargo de la dirección después de la debacle de agosto de 1971, cuando ella y el resto de la Micro estuvieron a punto de atacar la casa de la calle Garibaldi donde se reunía la Dirección para ejecutarlos y quedarse con las armas y el dinero, y a la que pone como ejemplo de mujer guerrillera.

La Parda no es un buen ejemplo, es todo lo contrario. El Flaco se está dejando llevar por su enfrentamiento con Lucía y recae en un viejo defecto de la Columna del Interior, del que tanto él como Sendic hicieron uso a menudo, ensalzar a alguien para atacar a otro.

El tema del machismo, sobre el que también estaría escribiendo desde un punto de vista personal, es decir, desde el punto de vista del macho, “mirándome a mí mismo”, le dice a Tagliaferro, lo puede tratar poniendo como ejemplo al mismo Raúl Sendic, verdadero paradigma del “macho polígamo” que tantos problemas causara internamente por esa razón.

En lo que sí ha evolucionado, crecido como ser humano, es en el tema del amor. Ignoro cuánto de esa evolución se debe a su propio esfuerzo y cuánto se lo debe a Mónika Engler.Me atrevo a pensar que la influencia de ella debió ser muy importante, ya que el Flaco ha pasado de considerar a las mujeres como objeto de consumo a defender su condición de seres humanos en pie de igualdad con los hombres, cosa que algunos, entre ellos yo, ya defendimos en 1968, para burla y escarnio de quienes creían y practicaban lo contrario.

Lo mismo le pasa con la exteriorización de las emociones. En el MLN estaba mal visto hacerlo, y los que lo hicimos fuimos muy criticados por ello, incluso cuando lo que se exteriorizaba era dolor por la muerte de un compañero. Caímos en la aberración de la desvalorización de la vida de los militantes y por ello se descuidaron aspectos que fueron valores indiscutibles, como la planificación y la seguridad. Y no digamos las directivas impartidas desde la Dirección a partir de mayo del 72, que hicieron que compañeros armados con pistolitas de juguete se resistieran a ser detenidos por patrullas armadas hasta los dientes. Le sugiero este tema para un capítulo de su nuevo libro.

Pese a los aspectos en que ha evolucionado, se mantienen en el Flaco Zabalza algunos signos contradictorios y que a mi juicio se manifiestan claramente en relación con las polémicas que ha mantenido y todavía mantiene con el Ñato y con Ulpiano, donde emite juicios durísimos sobre ellos y sin embargo se resiste a llamarlos traidores, término que sin embargo no ha dudado en emplear contra mí, a sabiendas de que es falso, de que es un embuste monumental, aunque circulen distintas versiones avaladas por algunos ex integrantes de las FF.AA que no han vacilado en refrendar las versiones que a los ex tupas les interesa mantener, seguramente a cambio de algún pequeño favor. No es este el lugar para opinar si las críticas que hace al hoy Presidente y a su ministro de Defensa son acertadas o no, y además, como ha quedado plasmado en el pastiche de Fontana, carezco de la capacidad política para hacerlo.

En un momento de la entrevista de Tagliaferro Zabalza admite que tiene secretos que se llevará a la tumba, pero no aclara las razones de tal decisión y como Tagliaferro da por buena su respuesta, llegamos al punto del arrepentimiento que pone punto final a la entrevista.

Los puntos de los secretos y el arrepentimiento están íntimamente relacionados y nos conducen al momento más importante (álgido, diría el Ñato Fernández Huidobro) de este mi escrito y que tiene que ver con la historia de MI traición.

Durante años, mis amigos y mi padre me convencieron de que era mejor mantenerme alejado del proceso político uruguayo, para que mis opiniones no produjeran consecuencias negativas en el proceso de superación de la dictadura.

Hoy, mi padre ya no vive y muchos de los amigos mencionados están hartos de las rencillas internas en el FA provocadas por los viejos tupas y me han dicho que haga lo que me dé la real gana. Y aunque no sea nada fundamental, he leído que una sobrina mía ha reivindicado su derecho a llevar el apellido Amodio, tan mancillado por su tío, seguramente en la ignorancia de que su tío ha sido acusado de traición precisamente por los que ella vota y defiende y que lo han hecho y aún hoy lo mantienen para salvar su imagen.

Como dije anteriormente, a partir de septiembre de 1971 comienza a gestarse lo que será el proceso de disolución del MLN. cuando compañeros que aún careciendo de la experiencia necesaria consiguieron reconstruir una organización prácticamente diezmada después de la caída de Almería.

Estos compañeros fueron blanco de las críticas de los presos de Punta Carretas, en especial de los de la Columna del Interior, con Raúl Sendic a la cabeza, por la sencillísima razón de que no atendían los múltiples planteos que les llegaban desde la cárcel. Yo era el encargado de la correspondencia, tanto con el exterior como con Cabildo, a través de Inés Capuccio, y sé que es así.

Cuando habían conseguido rehacer la Organización, los compañeros de la Dirección nos hacen llegar un pedido: por favor, dejar de atosigarnos. Estamos embarcados en un proceso de reorganización que nos absorbe todo el tiempo y lo que nos plantean no es prioritario para nosotros. Si no es textual, este era el sentido.

Ahora bien: ¿qué hicieron los compañeros de la Columna del Interior, con Sendic a la cabeza? ¿Atendieron la solicitud de los compañeros de la Dirección y esperaron a que el MLN estuviera en condiciones de encarar sus planes si los estimaba pertinentes? No. Montaron su propio servicio de comunicación con el exterior, a espaldas de la Dirección dentro del penal, violando las normas de disciplina establecidas. Así, los militantes de los grupos del Interior recibían las directrices de “Pico y pala” –Sendic– con el Flaco Zabalza como principal amanuense y trabajaban para llevarlas adelante, muchas veces en contradicción con las directrices emitidas por la Dirección.

Esto no lo supe hasta que se produjeron las detenciones de Wassen y Blanco Katras allá por julio de 1971. Un exceso de buena fe y el “buenismo” que guió muchos de mis actos me impidieron ver la gravedad de lo que se estaba gestando.

Producida la fuga, que en lo interno tuvo efectos nefastos, las diferencias, nunca bien planteadas y peor analizadas entre los compañeros del interior y la Dirección se fueron acentuando y los “disidentes” fueron ganando adeptos, al tiempo que el Comité Ejecutivo se fue desgastando.

A esas alturas, finales de 1971, Sendic y Zabalza ya contaban con un comparsa de lujo a dedicación plena: Eleuterio Fernández Huidobro, y otros que lo hacían a tiempo parcial, como Marenales y Mujica Cordano.

Tengo que reconocer mi responsabilidad en todo ese proceso por no haber ni siquiera sospechado que el MLN entraba en un proceso de disolución que sería irreversible a partir de abril de 1972, con la puesta en marcha de los planes Hipólito y Tatú, los planes estrella de los dos cabecillas divisionistas: Fernández Huidobro y Raúl Sendic, respectivamente.

En febrero de 1972 soy detenido por segunda vez, víctima de una serie de fallos de seguridad. Ya se habían abandonado la mayoría de los principios que deben regir la vida de una organización clandestina. En esos momentos soy el responsable de la organización de lo que será la fuga del mes de abril, a pedido de Zabalza y Mujica, detenidos con anterioridad.

Pasados unos días de mi detención se produce el episodio que dará la estocada de muerte al esquema organizativo que había propiciado el desarrollo interno. El Ejecutivo actuante en esos momentos, acosado por las críticas que le llegan desde los sectores bajo la influencia de Fernández Huidobro y Sendic, sin poner en conocimiento de los organismos intermedios ni de los grupos de base la situación de crisis organizativa que soportaba el MLN, acuerda con los divisionistas los cambios en los organismos de dirección que éstos le exigen, en una reunión que en la carta de 1995 a Caillabet, Zabalza fecha el 16 de marzo de 1972.

Así, se consuma el caos.La nueva Dirección, integrada mayoritariamente por voluntaristas carentes de todo criterio organizativo (Marenales, Sendic, Fernández Huidobro) se dedicaron a desmontar los grupos de dirección intermedia, los grupos operativos y de servicios y volverlos a montar según sus particulares intereses. Así, las normas de compartimentación se convirtieron en papel mojado y el MLN terminó convertido en algo amorfo y deslavazado, como quedará patente en el período comprendido entre abril y septiembre de 1972.

En el libro de Fontana, Zabalza hace una descripción de mi reacción al conocer los cambios producidos, y aunque ignoraba las razones, vaticiné los resultados. Lamentablemente, no me equivoqué.

Cuando en abril de 1972 se pone en marcha el plan Hipólito, se hace sin tener en cuenta las consecuencias que traerá aparejadas, y pocas horas después de los sucesos se sigue funcionando como si nada hubiese pasado. El Gobierno declara el estado de Guerra Interno y concede a las Fuerza Armadas, con el apoyo de la mayoría de los grupos políticos, facultades para participar en la lucha contra el MLN. El Estado de Guerra Interno introduce un cambio fundamental: los servicios de inteligencia policiales se retiran de la represión, pero antes entran a sangre y fuego en locales refugios del MLN que estaban siendo vigilados, con intervención telefónica incluida, con el apoyo del ejército, que no participó directamente en los procedimientos pero brindó apoyo cercando las calles.

Así, las muertes de Candán, Blanco Katras, Schoeder, Martirena, Ivette y Carlos Rovira son a mano de los departamentos 4 y 5 de Inteligencia, en lo que considero la última actuación relevante de los grupos policiales en materia represiva como cuerpos organizados, aunque muchos de sus integrantes, en especial sus jerarcas Campos Hermida y Castiglioni seguirán participando a título individual en los grupos paramilitares que se constituyeron al amparo del Estado de Guerra Interno.

La lucha contra el MLN quedó en manos de las FFAA y éstas, primero de forma aislada y a partir del 18 de mayo de 1972 de forma generalizada, instauró la tortura en el interior de los cuarteles y sus efectos se hicieron notar de inmediato. Los militantes detenidos conocían demasiado de todo, locales de servicios, casas, talleres, nombres, direcciones de otros militantes… y las formas internas de organización estaban desaparecidas.

El MLN intentó justificar las acciones del plan Hipólito difundiendo las cintas con las declaraciones de Nelson Bardesio y trató de que llegara a la opinión pública el uso de la tortura por parte de las fuerzas armadas, con escaso éxito.

De manera paralela, se había puesto en marcha un supuesto Segundo Frente con la intención, según sus sostenedores, de aliviar la presión sobre Montevideo y obligar a las FFAA a diversificar sus acciones represivas. Este Segundo Frente también se ideó en Punta Carretas, sobre la base de las experiencias del general Grivas en Grecia y de Ho Chi Ming en Vietnam, como si las condiciones geográficas y políticas del Uruguay tuvieran algo que ver con los dos países mencionados.

Las bases operativas serían las tatuceras, otra adaptación de la experiencia vietnamita que con forceps se quiso adaptar a la realidad uruguaya. El plan Hipólito no lo pude cuestionar porque se gestó mientras estaba preso, pero al Segundo Frente y a las tatuceras me opuse toda oportunidad que tuve, sobre todo cuando supe que las escasas armas que el MLN poseía se destinarían casi en su totalidad para llevarlo adelante contra viento y marea por un Sendic víctima de su propio mito, al que aún hoy se sigue reivindicando como guía y mentor por algunos, sin consi-derar que tuvo aciertos pero que sus errores fueron fundamentales.

El Comité Ejecutivo en esos momentos lo formaban Marenales y Engler (Fernández Huidobro había sido detenido el mismo 14 de abril) y decidieron, en base a las informaciones recibidas por contactos militares de dudosa fiabilidad, poner en marcha acciones de represalia, dirigidas hacia las FFAA. Se elaboró una lista de objetivos y se eligieron los grupos para llevarlos a cabo. No se procesó ni uno solo de los objetivos: los grupos que los tenían asignados, ya no existían, sus integrantes estaban en paradero desconocido, seguramente presos y torturados, pero al haber desaparecido las formas organizativas, el Comité Ejecutivo lo ignoraba.

Todo el MLN estaba en el aire, a punto de derrumbarse.

Quien había integrado el Ejecutivo hasta la debacle interna del mes de marzo, Píris Budes, es detenido a finales de abril, pero el MLN no se enteró hasta una semana después.

En esa semana llegó a un acuerdo con el coronel Trabal, jefe del Servicio de Inteligencia Militar y puso en su conocimiento el organigrama completo de la Organización, entregó los locales y a los militantes que conocía, realizó informes acerca de las personalidades de los tupamaros más destacados, hombres y mujeres, informó acerca de los contactos con políticos, tanto uruguayos como del extranjero y elaboró un listado con los nombres y/o seudónimos y grupos al que pertenecían los responsables de las acciones más relevantes: Morán Charquero, Mitrione y las más recientes del plan Hipólito.

En determinado momento, Engler acudió al local donde yo estaba refugiado y me consultó acerca de la conveniencia de dejar en libertad a Bardesio. La alternativa era ejecutarlo. Opiné que dadas las circunstancias era mejor liberarlo, para no aumentar la represión, que coincidimos había llegado a cotas insoportables.

Mientras tomamos unos mates estuvimos hablando de las circunstancias que nos habían conducido a esa situación. Tenemos que replegarnos, desaparecer de la calle, salvar lo que quede, le dije.

Engler opinaba igual, pero ni Sendic ni Marenales estaban de acuerdo, según sus palabras. Unos días después fue Marenales el que vino a verme, por sugerencia de Engler. Al principio, Marenales era partidario de poner en marcha el plan de represalias en Montevideo y de continuar con el Segundo Frente en el interior.

Marenales siempre fue un voluntarista con una gran capacidad de trabajo personal y un esquemático radical en sus planteos teóricos. Como tal, despreciaba el trabajo organizativo. Me parece verlo gesticular y oir su verborrea tratando de justificar el plan de acción. Yo lo escuché mientras tomaba nota de los objetivos de dicho plan. Cuando acabó, le puse las notas delante. Muy bien, le dije, ya tenemos los objetivos. Ahora sólo nos falta ver qué necesitamos y a qué grupos se los adjudicamos.

Bueno, eso tenemos que verlo, fue su respuesta. ¿Y no será mejor hacerlo al revés, saber qué medios tenemos y después decidir? Me parece absurdo que se planifique algo que es imposible llevar adelante, no hay armas ni locales, hemos concertado encuentros con grupos cuyos integrantes están presos y no nos hemos enterado, se desarmó Montevideo para abrir el Segundo Frente en el interior. ¿Nos hemos vuelto locos?

Mujica tenía un dicho que a mí me pareció siempre muy acertado: “Se me quedó mirando como quien escucha un ruido”, decía, para describir a alguien que se queda estupefacto ante un planteo tan simple como elemental. Pues Marenales se quedó mirándome como quien escucha un ruido. Cuando reaccionó, me dijo “tenés razón”. “Al Bebe hay que pararlo, traerlo a Montevideo y rediscutirlo todo. Sería bueno que hicieras una nota con tu planteo para verlo en el Ejecutivo”.

Así lo hice. Es la nota que en algunos medios se ha publicado como mi carta renuncia.

Por unos días creí que sería posible rescatar algo de la organización, ya que tanto Engler como Marenales estaban de acuerdo en que era necesario un repliegue inmediato. Pero el efecto dominó de las sucesivas caídas no se detuvo. Por fin, un día se me anunció que Marenales y Sendic vendrían a discutir conmigo lo que dieron en llamar mis “discrepancias”, y pedían que Mercedes participara en la reunión. Yo no había hecho partícipe a Mercedes de mis planteos, por lo que lo hice en esos momentos.

No fue casualidad que se mostrara de acuerdo conmigo, ya que los criterios organizativos con que habíamos funcionado nos eran comunes. En la reunión, el que defendió las posiciones del Ejecutivo fue Sendic, quien repitió uno por uno los argumentos y objetivos que días antes expusiera Marenales, quien en esos días había variado de opinión y nuevamente apoyaba a Sendic.

A los argumentos conocidos Sendic agregó otro de su cosecha personal: “Tenemos que seguir actuando –dijo– porque si no lo hacemos, nos van a acusar de haber desatado una reacción no prevista”.

¿Así que te negás a aceptar la realidad? le dije. ¿Quién se va a hacer responsable de este desastre? ¿Vos, ustedes dos, el Ejecutivo?, pregunté. Según ellos, los informes recibidos por parte de militares avalaban las represalias, fundamentalmente contra el ejército. Poco a poco la discusión fue subiendo de tono y la cortó Sendic, anunciando que debía marcharse. Ojalá me equivoque, fueron mis palabras de despedida.

La noche del 18 de mayo un comando tupamaro ejecutó a cuatro soldados que hacían guardia en la casa del Comandante General del Ejército, con el propósito de cortar las torturas en los cuarteles. El resultado conseguido fue todo lo contrario y Montevideo se convirtió en una ratonera sin salida. A Mercedes y a mí nos trasladaron a un local que había sido utilizado en la fuga de abril. Allí estaban Mujica, Wolff, Rodríguez Ducós y alguno más que no recuerdo. Antes de que pasaran 24 horas una patrulla de la Marina llegó al local y lo abandonamos huyendo por las cloacas.

Antes, Mujica me manifestó su preocupación por la situación y le conté la discusión mantenida con Sendic y Marenales y mi convencimiento de que el MLN, de no modificar su actuación, estaba en un callejón sin salida y que yo ya no tenía lugar en él.

Mujica se mostró de acuerdo conmigo y en ningún momento hizo mención a ninguna de las cosas que más adelante dirá en mi contra, tanto en el libro de Campodónico como en el ya mencionado de Fontana. ¿Qué pensás hacer?, me preguntó. Pedir la baja y el traslado a Chile, respondí. ¿Y la Negra? Decidirá lo que crea mejor. No lo hemos hablado, le dije.

En las cloacas por las que huíamos, la Negra Mercedes, a la que unos días antes le habían quitado el yeso de la pierna derecha, tenía muchas dificultades para moverse, sobre todo en los caños estrechos, que nos obligaban a avanzar gateando. Cuando estábamos a la altura de Pocitos, Wolff y yo decidimos salir a buscar ayuda en el exterior, no sin antes indicarles yo el recorrido a seguir y fijar un lugar de encuentro para el día siguiente. Nuestra salida señaló la ubicación del resto de los fugados y un grupo armado se introdujo en las cloacas.

Poco después la Negra, con la rodilla derecha sangrando y las palmas de las manos en carne viva le manifestó a Mujica su decisión de entregarse para así evitar la detención de los demás, cosa que se consiguió.

Este gesto de Mercedes que la muestra en su faceta humana y militante como lo que siempre fue, excepcional, se ocultó durante años, no solamente por el MLN en su conjunto, sino por el más significado tupamaro de los huídos en ese momento, el compañero Ulpiano, José Mujica Cordano, el que pasado el tiempo se convertirá en el adalid de la decencia, de la honestidad y de cuanto de valor sentimental el MLN dejó tras de sí, para convertirse en referente del Frente Amplio.

La detención de la Negra rompió el escaso vínculo que me unía con el MLN, en especial con el grupo de dirigentes que nos habían conducido a la debacle.

Yo me enteré del gesto de Mercedes en el Santiso, un lugar al que llegué por indicaciones de Wolff, ya que todos los locales que yo conocía habían caído ya. Es Mujica quien me lo comunicó, en esos momentos emocionado hasta el llanto, que en esos momento creí sincero.

Es en el Santiso que mantuve la última discusión con Marenales y Sendic, a los que Mujica ya había informado de mi decisión de pedir la baja y el traslado a Chile. Les enumeré uno a uno los errores cometidos y la huida hacia adelante que emprendieron mientras ellos mantuvieron sus posiciones inamovibles, y Engler, que también se había manifestado de acuerdo conmigo, se mantuvo en silencio, incluso cuando le pregunté: ¿Octavio, que hacés con estos hijos de puta? ¿No te das cuenta que esto es el final? La discusión fue a gritos, por lo que creo que el Coco Recalde y Efraín Martínez Platero, presentes en el local, tuvieron que oírnos.

Como tantas otras veces, la reunión terminó sin que se resolviera nada. Sendic y Marenales después dirán que se me dió la baja, pero es mentira. A un dirigente que había ocupado los puestos que yo ocupé, no se le da la baja, me dijeron.

Después dirán que se sospechaba de mí y de que mis actitudes hacían presagiar mi traición, pero también es mentira. Si así hubiese sido, yo no debí salir con vida de ese lugar. Por razones más triviales se había ejecutado a algún compañero.

Por contra, se me envió a otro local, y fui detenido junto con Wolff, por el batallón Florida, antes que pasaran 24 horas. Si me hubiera detenido cualquier otra unidad, hoy sería un héroe: me habrían masacrado y quizás matado o desaparecido, como a tantos otros, porque ya no quedaba nada que pudiera dar a cambio de no ser torturado.

Tuve la suerte de que en el Florida, el jefe S2 era Calcagno, familiar de una tía mía pero de cuya existencia no tenía ni idea y que había prometido a esa tía protegerme en caso de ser detenido. Pero yo no lo sabía, por lo que en un descuido de la guardia me tragué un tubo completo de Valium 10. Cuando desperté, en la enfermería del Florida estaban el médico que me rescató del coma, el capitán Calcagno y el teniente segundo Armando Méndez.

Estuve en la enfermería casi dos días, y cuando me recuperé me llevaron a una sala donde Méndez me fue pasando las carpetas con las declaraciones de Píris Budes, Fernández Huidobro, Rosencof, Maneras y otros a quienes no conocía. En esos momentos me enteré del acuerdo de Píris Budes y Trabal y Méndez me propuso un acuerdo similar. ¿Para qué?, le dije a Méndez, aquí lo tenés todo. Todo no, falta mucho, para empezar la Cárcel del Pueblo. Ya ves que muchos dicen que sos vos el que la conocés. Pues estás jodido, no tengo ni idea, respondí. Pensátelo, me dijo. Ya hay detenidos que dicen que estás cantando. Si te mando a los barracones no durás ni media hora.

El mismo día Calcagno me dijo que Wassen quería hablar conmigo acerca de la Cárcel del Pueblo. Me llevaron a una oficina de la planta baja, donde me esperaban el mismo Wassen y Wolff. Wassen nos planteó que la Cárcel del Pueblo estaba casi ubicada y quería consultar con nosotros acerca de negociar su entrega y así evitar la muerte de los compañeros (había niños viviendo en la casa) y de los secuestrados. Luego de una breve deliberación, Wolff y yo dimos nuestra aprobación y Wassen fue conducido a otra oficina. Me despedí de Wolff con un abrazo antes de que se lo llevaran y nunca más volvimos a vernos.

Me trajeron un uniforme de soldado que tuve que ponerme y me sacaron al patio. La movilización era enorme y me condujeron a un camello donde ya estaba Wassen en la parte trasera, disfrazado de soldado, igual que yo. Hicimos el camino en silencio y cuando llegamos a la Cárcel comenzó a llorar. Lo abracé, tratando de consolarlo, pero fue peor, ya que comenzó a gritar y a gesticular como si tuviera epilepsia.

El viejo Cristi nos hizo bajar a los dos, pero Wassen no podía caminar, así que lo volvieron al camello. Un reflector iluminó una casa y Cristi me hizo llevar frente a una ventana para hablar con los compañeros, no sin antes dar la orden que si desde la casa se abría fuego, yo debía ser abatido de inmediato. Desde mi posición, expliqué a los compañeros la situación sin recibir respuesta. Pasados unos minutos que se hicieron eternos, se encendió una luz en la ventana y al mismo tiempo oí una voz que anunciaba la entrega de la Cárcel y las armas que se amartillaban detrás de mí.

Cuando me llevaron de vuelta al camello, Wassen ya no estaba. A la mañana siguiente, los diarios dieron la noticia de la caída de la Cárcel del Pueblo y me adjudicaron a mí la caída, con lo que mi fama de entregador empezó a cobrar visos de realidad. A ello contribuyó que el Estado Mayor, haciendo sus pinitos en guerra psicológica, insinuaba lo mismo en sus comunicados cuando se refería a mí. Era lo que el Comité Ejecutivo del MLN, formado por Sendic, Marenales y Engler estaba esperando para poner en funcionamiento lo ideado por los dos primeros: la derrota fulminante del MLN era debida a la traición. ¿De Píris Budes? No, de Héctor Amodio Pérez. Y ésto se mantuvo pese a que Wassen reconoció su responsabilidad ante los demás presos toda vez que le fue posible. Hasta Marenales ha terminado por reconocerlo…

Cuando las negociaciones en el Florida para la tregua, Wassen fue conducido allí y le pidió a Carlos Legnani, el jefe de la unidad, autorización para vernos. Legnani lo autorizó y en los quince minutos que nos concedieron, los dos llegamos a la misma conclusión: yo era el elegido para cumplir el papel de cabeza de turco y él me dio su palabra de que trataría de evitarlo. Coincidimos en que mientras se mantuviera esa situación yo no podía ir preso a ninguna cárcel ni a ningún cuartel, por lo que era mejor mantenerme en el Florida.

Legnani me hizo saber que en compensación por el trato que estaba recibiendo esperaba mi asesoramiento, dado el conocimiento que yo tenía de los que participarían por parte del MLN. A mí me preocupaba sobremanera la situación de Mercedes, detenida en Jefatura pero a disposición de la OCOA, organismo que en la práctica dirigía Armando Méndez, pese a su grado de teniente segundo, lo que me había permitido asegurarme que en el caso de que alguna unidad militar requiriera su traslado, OCOA lo impediría.

Yo trataba de todas maneras que Mercedes no fuera torturada, y el “pedido” que Legnani me hizo me dió la oportunidad de ponerla a salvo: aceptaría si Mercedes era sacada de jefatura y trasladada al Florida.

Eran tantas las expectativas que las Fuerzas Armadas tenían ante las inminentes negociaciones, era tanto el poder que creían en posesión del MLN y se valoró tanto lo que yo podría aportar, que ese mismo día Mercedes fue trasladada al Florida. Cuando pude verla, le trasladé todo lo que yo sabía había sucedido desde que nos separamos en los caños de Pocitos, mis discusiones con el Ejecutivo, la caída de la Cárcel del Pueblo, mi conversación con Wassen, las negociaciones que estaban a punto de iniciarse, el acuerdo de Píris Budes con Trabal y la oferta que Méndez, allí presente, me había hecho en el mismo sentido.

Esto es el fin, Negra. Se ha ido todo al carajo, hicimos todo lo posible por evitarlo, me han condenado sin motivos y pronto harán lo mismo contigo. Creo que tenemos derecho a salvarnos, no hay sitio para nosotros. Dirigiéndome a Méndez le dije: si hay acuerdo conmigo pongo como condición que la incluya a ella. ¿A cambio de qué? preguntó Mercedes. Que me ordenen los papeles, contestó Méndez señalando la mesa donde estaban las carpetas con las declaraciones de Píris Budes. Esos y los que tengo en la OCOA. Nos miramos con Mercedes y le dijimos que sí.

En un aparte de las negociaciones, Fernández Huidobro y Wassen intentaron tenderle una trampa a Méndez para secuestrarlo como elemento de canje y eventualmente ejecutarlo.

Cuando Méndez nos contó los detalles de la conversación que había mantenido con Fernández Huidobro y Wassen advertimos la trampa y le salvamos la vida.

Este hecho hizo que un sector del ejército, encabezados por los oficiales del Florida, estuvieran de acuerdo en dejarnos fugar cuando las condiciones fueran propicias.

Las negociaciones se rompieron, ya que las posiciones eran irreconciliables, como yo había vaticinado. El MLN cometió entonces otro error mayúsculo, como fue el atentado que le costó la vida al coronel Artigas Alvarez, hermano del Goyo Alvarez, lo que desencadenó sobre los presos la más brutal represalia sufrida hasta esos momentos. Sus dirigentes no habían aprendido nada.

Durante un par de semanas pusimos los papeles en orden y nos enteramos de hasta qué punto el MLN se había descompuesto. Descubrimos entre las listas de detenidos a simples colaboradores, sin ninguna participación a destacar y conseguimos que los pusieran en libertad y a otros señalados para ser detenidos los quitamos de las listas, entre las que estaba Alba Bordoli, mi querida Estela, señalada por integrantes de la micro.

Cuando pudimos recibir visitas, nos enteramos que la situación de nuestras familias era muy mala y empezamos a madurar la idea de escribir un libro que sirviera para defenderme y que tuviera valor documental para poder cobrar por él. Cuando lo tuve escrito, hicimos una tentativa de que lo publicara 7 Días, una revista de Buenos Aires, que rechazó la oferta.

La familia de Mercedes llegó a una situación crítica y en un intento deseperado de publicar el libro, conecté con Fassano, a través de mi padre. Fassano había participado conmigo en la comisión interna del BP Color y lo consi-deraba mi amigo, aunque sabía que discrepaba con el MLN. Contactar con Fassano fue uno de los errores más grandes de mi vida.

Desde el principio se mostró muy interesado, pidió una copia del libro, y cuando lo leyó, me ofreció 150.000 dólares. Yo no tenía copia y lo que le entregué fue el manuscrito original.

Después pidió una entrevista conmigo. Con múltiples mentiras conseguí que lo dejaran entrar en el Florida. Cuando nos vimos, algo había cambiado: tenía que quitar del libro todas las referencias a los contactos con los políticos, sobre todo a Wilson Ferreira Aldunate. Los puteríos en el MLN me tienen sin cuidado, pero si no quitás lo de los políticos, no lo publico.

Ante mi negativa a hacerlo, simulando que se lo volvería a pensar, nos despedimos con la promesa de hacerme llegar su respuesta definitiva a través de mi padre. Me había tendido una trampa y caí como un chorlito.

Había realizado fotocopias y se las hizo llegar a todos los políticos que eran mencionados, al general Martínez, comandante en jefe del ejército y al diputado Juan Pablo Terra.

Además, les dijo que la intención del libro era financiar un nuevo MLN con la participación de algunos militares “progresistas”, con lo que se terminó de montar el quilombo más grande nunca imaginado, quilombo que serviría para encumbrar a Fassano como el adalid de la democracia y a mí convertirme en la bestia negra de Cristi, que estaba convencido de que Fassano decía la verdad y estuvo a punto de defenestrar a medio Florida, de Legnani para abajo. Me llevó semanas convencer primero a Trabal, después a Queirolo y por último a Cristi de que el que mentía era Fassano.

De esa manera se terminó de montar la historia de mi traición. Ya no sólo había traicionado al MLN. También era “el cabecilla de una conspiración para acabar con la democracia”, según dijera Wilson Ferreira Aldunate, certificando así la entente anti natura que terminó formándose entre una clase política corrompida, que avaló el Estado de Guerra Interno, no hizo nada pera evitar la tortura y el MLN, porque se necesitaban mutuamente para atacarme y así cada una de las partes lavar su responsabilidad.

Más adelante, serán los presos del MLN, encabezados por Eleuterio Fernández Huidobro quienes embarcarán a algunos oficiales del Florida en una disparatada caza de los responsables de varios escándalos económicos, con Jorge Batlle como principal imputado.

Creo que ya he explicado lo sucedido. No quiero decir que si el MLN hubiese actuado de la manera correcta en lo organizativo y no hubiese cometido los errores tácticos con posterioridad al plan Hipólito y los estratégicos que significaron la puesta en marcha del Tatú, el resultado hubiese sido distinto. Ya estaban en marcha los planes de EEUU, con Henry Kisinger a la cabeza y muy poco podríamos haber hecho.

Pienso que este es uno de los secretos que el Flaco Zabalza pensaba llevarse a la tumba. Seguramente tendrá alguno más y quizás su mejor contribución sea sacarlos a la luz y así sí pasar a la historia por su aportación propia y dejar de vivir a la sombra del recuerdo de Sendic.

Y quizás decida contarnos la razón de su desencanto con Fernández Huidobro. Pero las verdaderas.

Héctor Amodio Pérez

NOTICIAS RELACIONADAS

¿Qué dice la carta de Amodio Pérez?

Amodio Pérez ha sido un “muerto en vida”, según Fernández Huidobro

La carta de Amodio Pérez, “una roncadera que está boqueando en la escollera”, dice Rosencoff

Carta de Amodio Pérez sacude la historia de los Tupamaros, desde Mujica a Zabalza

Amodio Pérez

Engler: “Amodio está en Montevideo y se pasea delante de las narices de todos”

Zabalza: la historia que cuenta Amodio es la de un traidor mentiroso

Amodio Pérez: todas las cartas del mítico guerrillero tupamaro devenido en “máximo traidor”

Amodio Pérez: sexta carta, mayo 2013

Amodio Pérez: quinta carta, mayo 2013

Amodio Pérez: cuarta carta, mayo 2013

Amodio Pérez: tercera carta, mayo 2013

Amodio Pérez: segunda carta, mayo 2013

Amodio Pérez: primera carta, mayo 2013

Amodio reaparece con peluca 41 años después para dar su versión de “la historia negra”

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje