CUATRO PATAS

Nuevo estudio confirma que tener un perro es bueno para la salud física y el desempeño laboral

Además de la pura diversión de tener una mascota, un perro mejora el bienestar e incluso el crecimiento personal de muchas maneras.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Cuidar a un perro enseña a los niños la responsabilidad y ofrece a todos en la familia un amor incondicional. Muchos estudios han encontrado que los perros -y las mascotas en general- mejoran la salud emocional de sus dueños.

Pero tener un perro en casa también trae otros beneficios para la salud física.

Por ejemplo, sacar al perro a caminar de forma regular, al menos dos veces al día, puede ayudarte a alcanzar tus propios objetivos diarios de ejercicio y, a su vez, disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca. De hecho, según un estudio, los propietarios que pasean a sus perros de manera regular tienen un 50% más de probabilidades de cumplir con las pautas mínimas de ejercicio.

Sin embargo, sorprendentemente, muchas personas simplemente no caminan con sus perros lo suficiente para que ellos o sus mascotas hagan el ejercicio suficiente, ya que ellos tienen también sus respectivos requerimientos para la salud.

Adopta un perro

Las ventajas de tener un perro se extienden más allá del hogar. Llevar a tu perro al trabajo puede reducir tu estrés. Y los estudios realizados por investigadores de la Universidad Central de Michigan sugieren que la presencia de un “compañero de trabajo” de cuatro patas puede impulsar la cooperación, la unión y la confianza entre los empleados.

Eso es importante porque lograr que las personas trabajen de manera efectiva como grupo suele ser un desafío, incluso cuando las compañías intentan involucrar a los empleados con actividades como ejercicios de vinculación de equipos.

Para el estudio, los investigadores dividieron a los participantes en grupos con y sin un perro, y asignaron a cada grupo tareas creativas para completar. Las personas en los grupos con un perro mostraron más entusiasmo y energía, y sintieron más cercanía y confianza que aquellos sin un perro. Parece que tener un perro en la habitación fomenta un comportamiento amable, de equipo y servicial, que a su vez puede ayudar a mejorar el desempeño individual y colectivo.

Si la moral de tu oficina necesita una sacudida, considera una adición canina al personal.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje