Imprimir

Los recolectores de basura que hicieron una biblioteca con libros desechados

Un colectivo de trabajadores de la recolección de basura abrieron una biblioteca pública con libros que la gente fue tirando al tacho. Ya tienen más de 6.000 ejemplares y el número crece cada día.

“Adquirir el hábito de la lectura es construirse un refugio contra casi todas las miserias de la vida.”, dijo alguna vez el novelista británico William S. Maugham, una frase que parece ser el norte de estos recolectores de basura que decidieron no dejar pasar por alto que la gente tiraba miles de libros, cuando en realidad podrían tener una nueva vida como fuente de conocimiento para otras personas.

Este colectivo de empleados de los servicios de recolección de desechos de Ankara, capital de Turquía, convirtieron una vieja fábrica de ladrillos abandonada en una impresionante biblioteca con nada más y nada menos que 6.000 libros que habían terminado en el tacho de basura.

A la iniciativa de los trabajadores se sumaron vecinos de sus rutas habituales que, al enterarse de lo que estaban haciendo, decidieron donar más libros cuyo destino no era necesariamente un basural.

Literatura para todos

Entre los más de 6.000 volúmenes disponibles en la biblioteca hay de todo: ficción, no ficción, cómics, revistas, libros de investigación y ciencia, entre otros géneros y se los encuentran escritos en turco, inglés, francés, y muchos más.

El estado de cada libro es verificado antes de ser colocado en el pasillo correspondiente, y pueden ser retirados por los lectores hasta por dos semanas con la posibilidad de extender el tiempo si es necesario.

Con esta labor los recolectores de basura esperan poder seguir brindando más servicios a las comunidades en las cuales sirven con esmero.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión