ORO, INCIENSO Y MIRRA

La primera imagen de los Reyes Magos de la historia

La primera representación pictórica de los tres Reyes Magos está en la pared de una catacumba en Roma y tiene más de 1.800 años de antigüedad.

reyes magos roma
Esta es la más antigua representación conocida de los Reyes Magos

La primera imagen que se conoce de los Reyes Magos está ubicada en la llamada “capilla griega” de la catacumba de Priscilla en Roma, Italia. Son unos frescos que han sido datados entre la segunda mitad del siglo II y la segunda del siglo siguiente.

El dibujo está situado sobre un arco que da paso a un espacio dedicado a resguardar sarcófagos y es una representación más bien sencilla: tres figuras masculinas apenas diferenciados por los colores de sus ropajes. Se acercan caminando de izquierda a derecha hacia las imágenes de la virgen María sentada con el niño en brazos.

Los tres traen regalos, lo que se deduce por la posición de las manos de los tres, que parecen estar sosteniendo pequeños cofres.

 

Los Reyes Magos en la Biblia

“unos magos llegaron de oriente (…); la estrella… Los guió hasta que llegó y se detuvo sobre el lugar donde estaba el niño (…); vieron al niño con María su madre (…); y le ofrecieron oro, incienso y mirra “.

“Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?” 

Mateo 2,1-2

El relato bíblico del nacimiento de Jesucristo, mesías de los cristianos, reza que tres Reyes Magos vinieron de “Oriente” (sin precisar exactamente de qué lugar) para rendir tributo al rey recién nacido.

Entre los tres ofrecieron oro, incienso y mirra, tres elementos de algo valor en ese momento y cargados de gran contenido simbólico. El oro, como ya sabemos es un metal precioso, el incienso es usado por diversas creencias religiosas como representación de oraciones o rezos que “se elevan” hasta Dios, y la mirra era un lujoso elemento usado en esa época en la elaboración de perfumes y esencias y en la medicina.

El rey Heródes, que se sentía amenazado por el hito del nacimiento de un nuevo rey, le dijo a los Reyes Magos que le dijeran dónde era el lugar exacto en que estaba el niño, para luego acudir a rendirle adoración. Sin embargo, estos fueron avisados por en un sueño que las intenciones de Heródes eran las de matar al mesías, por lo que se dirigieron en otra dirección para no avisarle y no poner en riesgo a Jesús.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje