El documento fue firmado en un multitudinario acto en Caracas

La Iglesia, los sindicatos y empresarios contra Chávez

El acuerdo, denominado “bases para un acuerdo democrático”, fue firmado en un acto multitudinario donde los tres actores coincidieron en lanzar “las bases que supere la crisis en Venezuela”.

El documento fue firmado en un multitudinario acto en el este de Caracas que contó con la presencia de empresarios, líderes de la oposición política y religiosa, así como miembros de sindicatos opositores al gobierno.

Este pacto fue suscrito por el líder de la cúpula empresarial Fedecámaras, Pedro Carmona; el presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), Carlos Ortega; y el sacerdote jesuita Luis Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés Bello y representante en el acto de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Los tres entes junto a los partidos de oposición y medios de comunicación han sido abiertos detractores al gobierno del presidente Chávez, quien por su parte los acusa de pertenecer a una “rancia oligarquía” opuestas a su gobierno “revolucionario”.

“Este no es un acuerdo de gobernabilidad, estas son las bases de un acuerdo democrático entre dos instituciones y el apoyo al país con el apoyo de la iglesia para ofrecer al país (…) bases para superar la crisis”, explicó Carmona.

Para Carmona, el pacto responde al “deterioro político y económico” que embarga al país y pretende enmendar las acciones del gobierno de “fracturar y dividir” a la sociedad por sus posturas políticas.

El presidente de la CTV se mostró más radical y consideró el pacto un consenso “para construir bases de un gobierno de transición” luego de una eventual salida del poder de Chávez.

Incluso, afirmó que la anunciada huelga general de trabajadores contra el gobierno será “antes o después del 18 de marzo” y deslizó que esta paralización puede convertirse en indefinida si Chávez no atiende sus demandas laborales.

“Tenemos una situación explosiva, estamos sentados encima de un barril de pólvora y un alto grado de conflictividad laboral”, argumentó el líder sindical acerca de la paralización.

El “pacto democrático” abre otro capítulo en el explosivo cuadro político que encara Chávez, azuzado en los últimos días por la crisis interna de trabajadores de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), un paro de maestros nacional y un agudo déficit fiscal.

En el texto suscrito –de diez puntos– se exige la renuncia en pleno del gabinete económico del gobierno, deplora el sectarismo político y social del presidente y formula opciones para encarar el desempleo y la aguda crisis fiscal.

También acusa el desequilibrio fiscal, el supuesto despilfarro y la corrupción que ahoga a la administración pública.

Antes de la firma del pacto, el gobierno había negado que existieran problemas de gobernabilidad y acusó a la CTV de buscar “zozobra”, según el ministro del Interior, Ramón Rodríguez.

“Ellos plantean modelos diferentes a lo que nosotros concebimos para un país como Venezuela”, se limitó a decir el funcionario.

Por su parte, el sacerdote Ugalde deploró el rechazo del gobierno y señaló que esto era una oportunidad “para abrir canales de diálogo tan necesarios” en el país.

En la firma del acuerdo, que fue televisado en conjunto por todas las cadenas privadas, se lograron divisar pancartas que pedían la renuncia de Chávez y consignas en su contra como “¡Se Va!” y “¡Fuera!”.

Este pacto entre los sindicatos y Fedecámaras tiene su antecedente en el lock-out patronal y la huelga realizada el 10 de diciembre pasado en repudio a las políticas de Chávez.

El clima político fue subiendo en los últimos dos meses ya que cuatro uniformados en actividad solicitaron la renuncia del mandatario. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje