Bruselas presentó de inmediato una apelación

Pinochet se acerca a su liberación, pero Bélgica lanza un nuevo ataque

“Ni Amnesty International y las demás organizaciones, ni Bélgica tienen argumentos válidos para sustentar un recurso judicial y, por consiguiente, debo rehusar esas peticiones de recurso”, dijo el presidente del tribunal, Maurice Kay, tras haber leído durante hora y cuarto su sentencia de 37 páginas.

“Corresponde ahora al ministro del Interior decidir si conviene o no hacer lo que dijo que estaba dispuesto a hacer el 11 de enero”, comentó Maurice Kay, aludiendo a una declaración de Jack Straw en la que se declaraba “dispuesto” a liberar al ex dictador chileno por razones de salud física y mental.

Amnistía Internacional, cuyos abogados estaban presentes en la audiencia de ayer, no aseguró de inmediato si pretendía recurrir.

El Alto tribunal considera que Jack Straw actuó “estrictamente dentro de la legalidad” al rehusar divulgar el informe médico sobre el que se basó para contemplar un “indulto médico” en favor de Pinochet.

También aseguró que no corresponde ordenar un nuevo examen médico, ya que el informe del 5 de enero pasado fue efectuado por expertos elegidos de forma “imparcial”.

Si el general Pinochet “no puede ser juzgado en Espana, tampoco puede serlo en Bélgica”, aseguró por otra parte el juez.

El juez Kay afirmó haber tomado a su pesar una decisión “que va contra el deseo de gente que ha sufrido mucho durante la historia reciente de Chile, o contra un Estado amigo, Bélgica, y sus autoridades judiciales”.

Por su parte, Bélgica decidió presentar una apelación contra la decisión del Alto tribunal de Londres que rechaza su recurso y el de las seis organizaciones de derechos humanos, declaró poco después, en Bruselas, el portavoz del ministerio belga de Relaciones exteriores (ver página 27).

Bruselas interpuso un recurso ante la Justicia británica para obtener un contra-peritaje médico del senador chileno, de 84 anos, efectuado por un colegio de médicos independientes, entre ellos un forense belga. Basándose en el primer informe médico realizado por cuatro médicos británicos, Jack Straw había anunciado el 11 de enero que estaba “dispuesto” a liberar a Pinochet por razones de salud.

Retorno

El regreso a Chile del ex dictador Augusto Pinochet se tornó más probable tras el veredicto, pero sus detractores y partidarios, mientras tanto, volvieron a dividirse en manifestaciones de preocupacion y júbilo en el país que gobernó durante 17 anos.

“Estamos ad-portas del fin de una larga historia”, declaró en Santiago el canciller Juan Gabriel Valdés, luego de reunirse con el presidente electo Ricardo Lagos, que asumirá su cargo el próximo 11 de marzo.

“Sin duda hay más posibilidades que el senador vitalicio Augusto Pinochet vuelva a Chile”, senaló Valdés, en la primera reacción oficial antes de trasladarse al palacio de La Moneda para entrevistarse con el presidente.

?Juicio en Chile? Tanto Frei como su sucesor, Ricardo Lagos, abogaron por la liberación del ex dictador desde que fue detenido en Londres el 16 de octubre de 1998, cuando el juez espanol Baltasar Garzón inició gestiones para lograr su extradición.

“Si regresa, esperamos que el Gobierno cumpla con su decisión de que Pinochet sea juzgado en Chile”, advirtió, preocupada, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Viviana Díaz.

“Pero las pruebas que existen tendrán que hacer pensar al ministro del Interior británico Jack Straw”, agregó la dirigente, al referirse a lo que resolverá esa autoridad.

“La verdad es que ni Bélgica ni Amnistía Internacional tenían fundamentos sólidos”, dijo por su parte el general retirado Luis Cortés Villa, director de la Fundación Augusto Pinochet.

Cortés Villa prefirió sin embargo no adelantar la fecha del posible regreso de Pinochet, mientras a la sede de la organización llegaban decenas de jubilosos partidarios del ex dictador.

“!Viva Chile y Pinochet!”, gritaron los manifestantes, que en improvisado coro entonaron el himno nacional para celebrar el veredicto del tribunal británico.

Pero Cortés Villa pidió calma a los seguidores de Pinochet y les advirtió que es necesario aguardar la determinación del ministro Straw, que puede dilatarse ante las posibles apelaciones de Bélgica y Amnistía Internacional.

“Abrir botellas de champana y celebrar, es celebrar en el aire. No hay nada en estos momentos, no nos equivoquemos”, dijo el representante de la fundación, luego de cuyas palabras los adherentes de Pinochet guardaron silencio.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje