Sabado 19 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Abder El Jundi: "Hoy comienza la intifada hasta expulsar al último soldado judío"

    Los palestinos del Chui lloran a su líder y reivindican la continuidad de su lucha

    En un clima de recogimiento provocado por el duelo colectivo, los integrantes de la comunidad árabe del Chui permanecieron concentrados ayer en la sede del club árabe, sobre el lado brasileño, mientras sus comercios estaban cerrados en señal de duelo por la muerte de su líder histórico Yasser Arafat.

    Escrito por: HUGO LUJAN AMARAL, ROCHA

    Viernes 12 de noviembre de 2004 | 10:57
     Abder El
Jundi, vocero de la comunidad

    No obstante se permitieron, en ese marco, varias reflexiones sobre el futuro de Palestina sin la presencia de su líder, y varias expresiones de deseo basadas en la convicción de las razones que generan la lucha del pueblo palestino.

    La retracción económica que vive la frontera llevó al cierre de varios comercios en los últimos tiempos, entre ellos el legendario Supermercado Cairo. Los días de semana, durante la baja temporada, hay un reducido número de visitantes, y ayer, además de esta situación y la llovizna que acompañó todo el día, el elemento que caracterizó a Chuy fue el cierre de los comercios propiedad de la comunidad árabe equivalente al 70% de los comercios del lado brasileño.

    El centro de reunión fue el Club Arabe (cuyo nombre formal es Sociedad Arabe, Palestina-Brasileña) sin finalidad lucrativa. La institución está ubicada sobre Rúa Palestina, a cuatro cuadras de la Avenida Internacional en Chui (Brasil). El club lucía la bandera de Palestina a media asta y varias banderas negras mostraban el luto de la comunidad. En el interior varios hombres, reconocidos como de los más representativos de los árabes de Chui, quienes recibieron a LA REPUBLICA. El grupo, que compartía la “Argila”, tradicional pipa consistente en un quemador de tabaco con una manguera que fuman varios a la vez. Al menos tres, del grupo de diez personas, habían llegado de Palestina hacía pocas semanas en el marco de frecuentes viajes que hacen a Medio Oriente porque gran parte de su familia está allá.

    Es el caso de Murched Ahmad, comerciante de Chui y responsable del cementerio árabe en el lugar.

    Otro de los participantes de la reunión tenía 10 días de vuelta a Chui después de su último viaje, y comentó que en el marco de la enfermedad de Yasser Arafat “ya se estaba anunciando que no se permitiría el ingreso a nadie a Ramalá”. Largas horas de espera en el aeropuerto de Tel Aviv, ya que a pesar de tener pasaporte uruguayo o brasileño su apellido los condena, donde son revisados de arriba abajo, al igual que todas sus pertenencias.

    Viajes de diez minutos que deben hacer en cuatro horas por la cantidad de veces que son detenidos y revisados en ese trayecto o la impresión del muro de ocho metros de altura con guardia militar cada 50 metros que “le tira a todo lo que se mueve”, forman parte de las anécdotas de cada viaje. A pesar de ello cuentan que Palestina “está muy linda” y ante la cara de asombro que seguramente surgió como reacción involuntaria, agregan “es que es la tierra de uno”.

    Arafat

    “La lucha hasta la Victoria”, dice una leyenda en una fotografía de Yasser Arafat que luce a la entrada del club árabe escoltada por dos banderas palestinas.

    Todos coinciden en la seria dificultad de suplantar a Arafat por lo que significa para todos los palestinos. “Arriba Dios y más abajo está él”, sintetizó uno de nuestros interlocutores. Al mismo tiempo comentan que seguirán con expectativa el plazo formal de 60 días que se abre a partir de hoy para elegir al nuevo presidente.

    En las casas de todos ellos hay señales satelitales que reciben múltiples señales de televisión del mundo árabe y de esa manera permanecen enterados de los acontecimientos que ocurren a tantos kilómetros de distancia. La otra vía, menos frecuente, son los contactos telefónicos que mantienen con sus familiares radicados en ciudades de medio oriente.

    Abder El Jundi, vocero de la comunidad árabe de la frontera, reconoce en Arafat a “quien inició la lucha” para liberar al Estado Palestino y lamenta que no pueda ser sepultado en su hogar por imposición de Sharon. “Tiene las manos llenas de sangre del pueblo palestino” dice El Jundi para referirse a Sharon y califican al líder israelí junto con Bush como “verdaderas amenazas para la paz mundial”.

    “El plan de Sharon es tierra arrasada”, dice el vocero palestino, al tiempo de recordar, remontándose en la historia, que el primer palestino muerto en manos de judíos fue Jesucristo.

    Al preguntarle qué ocurrirá de aquí en más, El Jundi opinó que “hoy comienza la intifada hasta expulsar al último soldado judío”, y basa su afirmación porque entiende que en estos momentos “se está produciendo el mayor genocidio contra el pueblo palestino respaldado por el presidente Bush”.

    Ibrahim

    Es el presidente de la comunidad palestina en Chui, y al mismo tiempo uno de sus integrantes con más edad lo que lo hace ser una figura muy respetada entre sus paisanos.

    Ibrahim pertenece al primer grupo de refugiados de 1948, los que fueron expulsados de sus casas y despojados de sus pertenencias luego de la primera guerra. Después de vivir en un campo de refugiados emigró a Sudamérica, precisamente al puerto de Santos luego de 30 días de viaje en barco. En la década del 60 llegó a un Chui que recién estaba dando sus primeros pasos como centro comercial, y hasta estos días se mantiene dedicado a la actividad que caracteriza a su comunidad.

    Condolencias

    A poco de iniciada la charla, ingresó al club el Prefeito electo Hamilton Silvera Lima, sucesor de Mohamad Kassem Jomaa a saludar a los integrantes de la comunidad. Silvera señaló, luego de apretados abrazos con sus vecinos árabes, su deseo que “este hecho sirva para fortalecer la paz mundial” y recordaron distintos episodios generados en la frontera donde judíos, palestinos y cristianos viven en total armonía. Con el pueblo judío se definen “primos hermanos”, y señalan que el problema es de origen económico militar, donde “nada tiene que ver el pueblo, con quienes tenemos excelente relación”.

    La lucha continúa

    Esa es la consigna que defienden y argumentan los palestinos para referirse al futuro de su pueblo. Estiman que ya fueron expulsados una vez y que “otra vez no va a pasar”, señalando por parte de El Jundi que “si derriban las casas la gente se queda arriba de los escombros. Vivirán en tiendas o al aire libre, pero el pueblo palestino, como cualquier pueblo, no quiere ser esclavo”.

    Cuando se les pregunta qué opinión tienen de Hamas, a coro responden que se trata de un movimiento nacionalista de resistencia palestina y que se trata de “una organización que lucha por recuperar sus tierras”.

    “¿Y llaman a eso terroristas?”, se preguntan, al tiempo que con total convicción comparan esa lucha como la que realizaron los libertadores de los pueblos latinoamericanos, mencionando a Artigas y Bolívar, entre otros. *

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario