ASSANGE

Fiscalía de Suecia cerró la investigación contra Julian Assange por violación

El fundado de Wikileaks estaba acusado por abuso sexual desde el año 2010, pero el caso en su contra no prosperó y fue desestimado por la Fiscalía.

Foto de archivo
Foto de archivo

La Fiscalía General de Suecia anunció este martes que la investigación preliminar contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, fue desestimada por la falta de evidencias y y de una base sólida para la acusación.

“La denunciante ha presentado un relato creíble y fiable, sus explicaciones son claras, largas y detalladas. Pero considero que la evidencia ha perdido fuerza en grado tal que ya no hay motivo para seguir la investigación”, dijo en rueda de prensa la fiscal superior Eva-Marie Persson.

Seguir con la investigación e interrogar a Assange no supondría un “cambio decisivo” en la situación probatoria y no es suficiente elevar una acusación contra él, de acuerdo con la fiscal.

Si bien la misma Persson había ordenado en mayo reabrir el caso, iniciado en 2010 y cerrado por primera vez en 2017, ahora ella misma procedió con la segunda desestimación.

Desproporcionado

La Justicia de Suecia había rechazado en junio la petición de la Fiscalía de emitir una orden de arresto europea ya que consideró que ese movimiento sería desproporcionado: era suficiente con la ahora cerrada investigación preliminar.

La Fiscalía continuó entonces con las pesquisas y llegó a entrevistar a siete testigos, tal como había explicado Persson en una comparecencia anterior.

El proceso en Suecia quedó en poco o nada: Assange se declara inocente y no ha sido acusado formalmente de nada; ha estado rodeado de polémica por la endeblez de las pruebas y sesgos notados en las demandantes. Además se han filtrado datos privados a los medios, se han cambiado fiscales varias veces y la reapertura del caso había sido caratulada como “delito menor”.

Hasta ahora, Assange solamente ha sido acusado a cincuenta semanas de cárcel por violar las condiciones de libertad condicional en 2012 y refugiarse en la embajada de Ecuador en Londres. En febrero de 2020 enfrentará un juicio en el cual se define si será extraditado a Estados Unidos. Allí se enfrentaría a una pena de 175 años de prisión por cargos de espionaje y publicación de documentos clasificados.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje