EL REY DE LAS AUDIENCIAS

Wallace Souza, el periodista que fabricaba crímenes para llegar primero

Una nueva serie rememora el macabro caso de un periodista que arrasaba con las audiencias porque siempre estaba de primero en las escenas del crimen. Años después se comprobó que fabricaba los casos para ganar audiencia.

Asesinatos-de-Wallace-Souza-1

En el mundo de la televisión, el que pega primero pega dos veces. La audiencia es un tesoro que todos se pelean y algunos han llegado a hacer lo impensable para ganar la mayor cantidad de televidentes posible.

El periodista Wallace Souza era el rey de la televisión brasileña. Era siempre el primero en llegar a las escenas del crimen, antes que cualquier otro canal, radio, periódico o portal.

Canal Livre supo lo que es tener los ratings más altos de Brasil, pero años después se supo cómo hacía el Souza para conseguir exclusivas: mandaba a asesinar personas en Manaos, de donde era oriundo, y cubría los sucesos de primero.

Souza le encargaba a su guardaespaldas cometer los asesinatos y que luego le informara por teléfono de datos como sexo, edad y características físicas de la víctima, así como el lugar del hecho.

De policía a diputado

Wallace Souza pasó de ser policía a ser presentador de televisión en 1989 cuando se estrenó el programa que lo convirtió en toda una celebridad en Manaos. Todo el mundo llegó a quererlo, la gente lo seguía como una estrella de rock y nadie sospechaba que se trataba de un criminal.

Llegó a ser miembro de la Asamblea Legislativa del Amazonas en el año 2000 por el conservador Partido Progresista, lo que le otorgó inmunidad parlamentaria. Esto retrasó mucho el proceso judicial en su contra que empezó recién en 2009.

Canal Livre estaba siempre antes que todos los periodistas e incluso antes que la Policía. Una de las cosas que despertó las sospechas fue que Souza daba datos que incluso las mismas autoridades de la policía científica desconocía.

Cuando fue acusado, el entonces legislador aseguró que era todo un complot y una persecución para sacarlo de la política, y rechazó todos los cargos.

Souza murió en un hospital en 2010 sin haberse sentado en el banquillo de los acusados. Tenía 51 años. Su historia es contada en la serie documental “Killer Ratings” del servicio de streaming Netflix.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje