EPIDEMIA

Nuevo documental expone ola de abusos sexuales en la Iglesia Católica de Polonia

El documental, publicado en YouTube, ya provocó inclusive cambios en la legislación del país a favor de penar más fuertemente los delitos de abuso sexual.

La Iglesia católica en Polonia se encuentra actualmente bajo gran presión, después de haberse revelado en diversos informes y, más recientemente en un documental publicado en YouTube, que tiene un problema monumental con el abuso sexual infantil que viene desde décadas atrás.

Y aún más impactantes son las revelaciones de que los obispos estaban al tanto de muchos de esos casos destacados en el documental “No le digas a nadie”, y estos no hicieron nada o incluso llegaron a encubrir.

El documental, dirigido por los hermanos Tomasz y Marek Sekielski, ya supera las 21 millones de reproducciones en YouTube, llegando a sacudir a la iglesia en su núcleo más duro y además ya provocó un cambio legal en el país: el Parlamento elevó las penas para los delitos de abuso sexual y ahora la pena máxima para personas que han cometido abuso sexual es de hasta 30 años de prisión. 

Los parlamentarios votaron abrumadoramente a favor de cambios en el código penal que también introducen sentencias de por vida para los pedófilos más peligrosos y eliminan un estatuto de limitaciones en el procesamiento de los casos más drásticos de abuso sexual infantil.

Los cambios introducidos por el gobierno derechista del Partido Ley y Justicia (PiS), que está estrechamente relacionado con la iglesia católica romana de Polonia, se producen solo 10 días antes de una carrera cerrada en las elecciones al Parlamento Europeo.

No le digas a nadie

El documental de poco más de dos horas incluye imágenes de cámaras ocultas de víctimas que ahora son adultos y se enfrentan personalmente a sacerdotes -ya ancianos- que abusaron de ellos décadas antes. Varios de los sacerdotes admiten el abuso y algunos hasta se disculpan por ello.

La película también detalla cómo los sacerdotes acusados, o incluso condenados por abuso sexual infantil, fueron transferidos a otras parroquias y pudieron continuar con sus deberes y trabajar con niños, lo que dejó en evidencia el encubrimiento sistemático cometido por la Iglesia Católica, un modus operandi que se ha visto en decenas de países.

El arzobispo polaco Wojciech Polak, primado de la catedral de Gniezno, una ciudad ubicada a 300 kilómetros al oeste de Varsovia, se disculpó “por cada herida infligida por la gente de la iglesia” y aseguró que había visto la película completa. Prometió establecer un “fondo de solidaridad” para ayudar a brindar a las víctimas “ayuda concreta”, pero insistió en que no se trata de un sistema de compensaciones financieras.

“En lo que respecta a la compensación, debemos cumplir con la ley vigente en Polonia, por lo que si el tribunal la otorga, entonces la iglesia no está por encima de la ley”, dijo Polak al canal de noticias local TVN24.

El arzobispo maltés Charles Scicluna, un experto del Vaticano en pedofilia entre los sacerdotes, visitará Polonia el próximo mes para abordar el caso y tomar medidas, según dijo el episcopado polaco en un comunicado.

La iglesia polaca admitió en marzo que cerca de 400 clérigos habían abusado sexualmente de niños y menores en las últimas tres décadas, lo que secunda los hallazgos publicados un mes antes por una organización benéfica local.

El documental se puede ver completo acá:

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje