Los Chalecos Amarillos protestan una vez más este sábado

Las autoridades francesas esperan una movilización de chalecos amarillos "más fuerte" que la semana pasada en Francia, para el noveno sábado de protestas.

Francia volverá a tener un sábado álgido cuando los Chalecos Amarillos vuelvan a protestar en París y en distintas localidades de todo el país.

“Anticipamos un retorno a un nivel de movilización similar al de antes de Navidad en todo el país” , dijo el viernes el Director General de la Policía Nacional de Francia (DGPN), Eric Morvan, en la radio France Inter.

En la capital, “creemos que la movilización será más fuerte que el sábado pasado y que el comportamiento dentro de los grupos que estarán presentes estará marcado por violencia radical”, dijo a Radio France el prefecto de la policía de París, Michel Delpuech.

A la calle en año nuevo

El 5 de enero, las protestas de los Chalecos Amarillos volvieron a los niveles previos a la Navidad después de una disminución en la movilización durante las vacaciones: 50.000 manifestantes participaron en manifestaciones en todo el país, según las autoridades, incluyendo a 3.500 en París.

Con las protestas de este 12 de enero son 9 sábados de manifestaciones de los Chalecos Amarillos, que piden aumentos en el salario mínimo, reducciones impositivas para los quintiles de más bajos ingresos y otras demandas.

Muchos manifestantes afirman que sus intencione sno son violentas en primera instancia, sino que están respondiendo a la fuerza policial excesiva y justifican la violencia según sea necesario para hacer que el gobierno atienda sus demandas.

Famoso detenido

Christophe Dettinger, un ex campeón de boxeo de peso semipesado se ha vuelto una de las caras de las manifestaciones después de captado en cámaras golpeando a dos agentes antidisturbios. El hombre fue detenido en custodia por un tribunal de París el miércoles hasta enfrentar su juicio el 13 de febrero.

Quienes lo defienden lo consideran un “héroe”, y muchos reaccionaron enojados el jueves luego de que se le negara la libertad bajo fianza, ya que el costo de las atenciones médicas para los oficiales lesionados supera el millón de euros.

“Me arrepiento de mis acciones… Cuando veo estas imágenes no estoy orgulloso de mí mismo”, dijo Dettinger, quien es padre de tres hijos, que no tiene condenas previas.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje