IGLESIA EN LLAMAS

Líderes católicos australianos prometen “acabar con encubrimiento” a sacerdotes pedófilos

Los líderes católicos australianos se comprometieron el viernes a que la historia "vergonzosa" de abusos y encubrimientos de la iglesia nunca se repetirá, pero rechazaron la solicitud a que los curas denuncien a quienes les confiesen abusos sexuales.

Foto con fines meramente ilustrativos: Flickr / Phil Roussin
Foto con fines meramente ilustrativos: Flickr / Phil Roussin

“Muchos obispos no escucharon, no creyeron y no actuaron”, dijo el presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Australia, el arzobispo Mark Coleridge, y prometió que no habría más “encubrimientos” a curas pederastas. En este país han surgido miles de casos a lo largo de los años y se ha señalado a altos cargos eclesiásticos por supuestamente encubrir estos hechos.

La cúpula católica en este país hace así un mea culpa de abusos sexuales contra menores por parte de prelados y aseguraron que los encubrimientos hechos por altos cargos “permitieron que algunos abusadores cometieran abusos una y otra vez, con consecuencias trágicas ya veces fatales”.

“Los obispos y líderes de las órdenes religiosas prometen hoy: nunca más”, sentencia el comunicado emitido por la organización.

Miles de abusos

En Australia se completó en 2017 una investigación que se llevó a cabo a lo largo de cinco años designada por el Gobierno nacional, que pretendía establecer un panorama sobre los casos de abuso sexual infantil en iglesias y otras instituciones religiosas; este es solo uno de los tantos países en los cuales se ha denunciado que las altas jerarquías católicas encubrían a curas que violaban menores y los enviaban de parroquia en parroquia para que no enfrentaran la justicia.

La investigación contó con los testimonios de más de 15.000 sobrevivientes de pedofilia y pederastia cometida por sacerdotes quienes detallaron abusos en iglesias, orfanatos, clubes deportivos, grupos juveniles y escuelas; muchos de ellos datan de hace décadas.

Entre las recomendaciones de la investigación se encontraba que los sacerdotes rompen la confidencialidad tradicional de la confesión si se les informa de abusos, pero la iglesia dijo que tal requisito afectaba las libertades de las religiones. “La única recomendación que no podemos aceptar se relaciona con la eliminación del sello de la confesión”, dijo Coleridge.

“Esto no se debe a que nos consideremos superiores a la ley o porque no creemos que la seguridad de los niños sea sumamente importante: lo hacemos pero no aceptamos que la salvaguarda y el sello sean mutuamente excluyentes. Tampoco creemos que abolir el secreto de confesión hará que los niños estén más seguros”, aseveró.

La investigación nacional, que escuchó historias horribles durante audiencias públicas y privadas a menudo confrontativas y emocionalmente agotadoras, entregó su informe final en diciembre.

Encontró que las instituciones australianas “fallaron seriamente” a los niños a su cuidado con decenas de miles de asaltos sexuales.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje