FUEGO CRUZADO

China y EE.UU. dan inicio a una de las guerras comerciales más grandes de la historia

Los dos gigantes empezaron a dispararse las primeras balas de la guerra comercial que tiene al mundo en vilo. La retórica bilateral ha ido en aumento y se concretaron en acciones económicas directas este viernes.

Xi Jinping, presidente de China. Foto: Flickr/ForeignOffice
Xi Jinping, presidente de China. Foto: Flickr/ForeignOffice

Estados Unidos y China arrancaron este viernes con una violenta guerra comercial, al imponer aranceles sobre las importaciones que vengan del otro. Pekín aseguró que se trata de “la mayor guerra comercial en la historia económica” entre las dos principales economías del mundo.

Al ser la medianoche de este viernes, hora de Washington, EE. UU., el poder ejecutivo apretó el botón para activar el 25% de aranceles sobre aproximadamente US$34 mil millones en maquinaria china, electrónica y equipos de alta tecnología, incluidos automóviles, discos duros de computadora y pantallas LED.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Pekín declaró a la agencia estatal china Xinhua que las medidas de represalia “entraron en vigor de inmediato” y confirmó que también eran aranceles del 25% sobre una cantidad igual de bienes que se importen de EE.UU.

Economistas de todo el mundo han advertido de las nefastas consecuencias que llegaría a tener esta guerra comercial en dinámicas internacionales como el crecimiento global, entre otras instancias.

Apenas el comienzo

Los aranceles del viernes podrían ser solo el inicio  de la guerra comercial, ya que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió gravar hasta US$450 mil millones en productos chinos, la gran mayoría de las importaciones que vienen del gigante asiático.

Trump ha criticado durante años lo que describe como el “tratamiento económico de Beijing con los Estados Unidos”. Actualmente, EE.UU. importa muchísimo más de China de lo que exporta hasta ahí, lo que se describe como déficit comercial.

Los funcionarios gubernamentales estadounidenses acusan a China de construir su dominio industrial emergente al robar las “joyas de la corona” de los conocimientos tecnológicos estadounidenses mediante el hackeo cibernético, las transferencias forzadas de propiedad intelectual y las adquisiciones corporativas patrocinadas por el Estado.

A pesar de las distintas alarmas, Trump cree que su país puede sobrevivir a la guerra comercial con China, cuya economía es la más grande del mundo y saben producir prácticamente todo lo que se necesita en la vida moderna.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje