Imprimir

Argentina: le otorgaron prisión domiciliaria al represor Etchecolatz

El represor argentino, Miguel Etchecolatz, de 88 años, con varias condenas a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura cumplirá la pena en su casa de Mar del Plata.

Argentina: le otorgaron la prisión domiciliaria al represor Etchecolatz.

Argentina: le otorgaron la prisión domiciliaria al represor Etchecolatz.

Un Tribunal Oral de La Plata, Argentina, decidió otorgarle la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz, condenado a prisión perpetua en el Penal de Ezeiza por delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura cívico-militar.

Etchecolatz, de 88 años, hace tiempo venía intentando obtener ese beneficio y ahora cumplirá su pena en Mar del Plata, más precisamente en el Bosque Peralta Ramos.

La medida se conoció luego de finalizada la audiencia oral de este miércoles, donde no se hizo pronunciamiento alguno al respecto, algo que según la prensa local puede interpretarse como un intento de evitar el repudio de sobrevivientes y familiares.

Conceden prisión domiciliaria al condenado por crímenes de lesa humanidad, Miguel Etchecolatz

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata concedió el arresto domiciliario para el represor Miguel Etchecolatz, condenado por crímenes de lesa humanidad. Sin embargo la medida, por ahora, no se…

Los jueces José Martínez Sobrino, Julio Luis Panelo y Fernando Canero argumentaron la decisión en su edad y en “diversas dolencias”.

Etchecolatz fue el primer genocida en ser enjuiciado, por lo que los organismos de derechos humanos rechazan su traslado a prisión domiciliaria, ya que coincideran que ese beneficio no debe ser aplicable para quienes cometieron crímenes de lesa humanidad.

Etchecolatz fue Director de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la última dictadura militar y cuenta con seis condenas por delitos de lesa humanidad que, desde el año 2006, fueron unificadas con la sentencia de prisión perpetua. Entre ellas se resalta la del secuestro y tortura de Jorge Julio Lopez, quien fue testigo clave en los denominados “Juicios por la Verdad” y que fue desaparecido por segunda vez luego de testificar en su contra hace 11 años.

Guadalupe Godoy, la abogada de la familia López afirmaba el año pasado, cuando se manejó la posibilidad de un traslado a prisión domiciliaria que “otorgarle la prisión domiciliaria tiene un simbolismo muy fuerte porque fue el primero de los genocidas en ser enjuiciado. Sabemos que lo que busca el Poder Judicial, en caso de otorgarle la domiciliaria, es dar una señal sobre la continuidad de los juicios”.

La hija del represor argentino Miguel Etchecolatz describió a su padre como “un ser infame, no un loco”

La hija del genocida argentino Miguel Etchecolatz manifestó por primera vez públicamente el repudio que siente hacia su padre. Hace un año pudo cambiarse el apellido para no tener que cargar con…

“Lo que se pretende es llevar adelante la estrategia de los genocidas, que hagamos juicios pero con ellos mirándolos desde el living de su casa”, denunciaba.

Durante la dictadura, Etchecolatz fue la mano derecha del jefe de la Policía Bonaerense, Ramón Camps. Fue responsable de 21 campos clandestinos de detención que funcionaron en la provincia de Buenos Aires, donde fue visto reiteradamente. También fue responsable por la “Noche de los Lápices”, en la que las fuerzas armadas secuestraron y desaparecieron a estudiantes secundarios.

En 2016 la justicia lo había autorizado a recibir tratamiento en un hospital extrapenitenciario, pero le habían negado la domiciliaria, ya que “el deterioro de su estado de salud general deriva de su decisión voluntaria y libre de someterse a una medida de fuerza consistente en la negativa a ingerir alimentos y recibir medicación”.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión