REALEZA

El separatismo catalán un reto ineludible para el próximo rey de España

Cataluña será uno de los principales retos para el futuro rey Felipe VI de España y una de las claves de la legitimidad que deberá conquistar en un momento en que crece el sentimiento republicano en el país.

“El problema más importante que tiene Felipe es legitimar su propia posición, porque hereda el trono pero no el aprecio, ni el respeto de su padre”, Juan Carlos I, afirma el politólogo Antón Losada, señalando la ola de republicanismo desde que el rey, de 76 años, anunció su abdicación.

Aquella noche, decenas de miles de españoles se manifestaron para reclamar un referéndum sobre el futuro de la monarquía. En muchas localidades catalanas, la bandera independentista, ornada de una estrella blanca, se mezcló con la roja, oro y violeta de la II República española.

Coronado dos días después de la muerte del dictador Francisco Franco, en noviembre de 1975, Juan Carlos se ganó el respeto del país al devolverle la democracia, impulsando en 1978 una Constitución de amplio consenso en un país hasta entonces dividido.

Felipe, de 46 años, hereda ahora una corona empañada por los escándalos y el desafío de Cataluña, gran región del noreste determinada a organizar el 9 de noviembre un referéndum independentista, puede ser “una oportunidad para él”, considera Losada. “Para que pueda jugar el papel que jugó Juan Carlos en su momento, de mediar, de evitar que se rompan los puentes”, explica.

Desde principios de año, Felipe viajó seis veces a Cataluña, brindando en cuatro ocasiones en público con el presidente catalán Artur Mas, duramente enfrentado al gobierno español de Mariano Rajoy desde hace tres años en medio de creciente independentismo en una región de 7,5 millones de habitantes donde la crisis económica atizó viejas tensiones políticas.

Felipe se entrevistó asimismo, según la prensa, con decenas de empresarios catalanes, preocupados por las consecuencias económicas de una independencia.

“Puede ser un rey proactivo para Cataluña, que hable frecuentemente con las autoridades catalanas, con las instancias sociales y económicas catalanas y que medie en los conflictos”, considera José Antonio Zarzalejos, exdirector del diario conservador español ABC.

Poderes limitados

Para Losada, la inesperada abdicación de Juan Carlos responde a la necesidad de adaptar a los nuevos tiempos el modelo de país creado por la Constitución de 1978.

“El análisis que hace el rey es que el modelo que sale de la Transición ya no da más, ya no tiene capacidad para resolver, por ejemplo, la cuestión territorial” de una España con 17 regiones algunas de las cuales exigen autogobierno.

Sin embargo, el margen de maniobra del nuevo monarca será muy inferior al de su padre.

“Cuando Juan Carlos llegó al trono”, designado como sucesor de Franco, “tenía poderes absolutos, podía hacer cualquier cosa, y por lo tanto también transformaciones muy importantes”, señala Josep Ramoneda, filósofo y analista político.

“Este nuevo rey tendrá unas posibilidades muy limitadas, porque su papel en la Constitución es muy estricto”, subraya.

“Él no le puede ordenar al presidente del gobierno que permita un referéndum, él no puede decidir unilateralmente que se abra un proceso de cambio constitucional”, agrega.

Lo que Felipe puede propulsar “es un cambio de clima, un cambio de actitud hacia cómo se enfrenta el problema”, considera Zarzalejos. “Este nuevo rey puede introducir un elemento de distensión, de diálogo, de cercanía, y en la política esto es muy importante”.

“Después, tienen que venir al gobierno catalán y el gobierno español a buscar un acuerdo”, agrega.

De momento Mas y Rajoy permanecen aferrados a sus posiciones.

El presidente catalán podría no estar presente en la jura de Felipe VI por un viaje a Estados Unidos y su partido contempla abstenerse en la votación parlamentaria sobre la abdicación de Juan Carlos.

Rajoy le pidió que no hiciera “política pequeña”.

En Cataluña, “en los grandes momentos, sabemos ir juntos y esto lo hemos demostrado otras veces, no haciendo política en pequeño, sino política en mayúsculas, siempre que haya la confianza necesaria para hacer grandes cosas”, le respondió Mas.

AFP

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje