*

Domingo 20 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Ex Nº1 del Banco Mundial

    Nobel de Economía Stiglitz: “En EE.UU. uno cada dos habitantes ya es pobre”

    El Premio Nobel de Economía y otrora economista jefe del Banco Mundial, Joseph Stiglitz, presentó su último libro “El precio de la desigualdad”, donde analiza los principales ítems de la economía estadounidense en la actualidad a nivel de la gente, así como las perspectivas de la macroeconomía continental, entre otros.

    Lunes 17 de septiembre de 2012 | 12:33

    Joseph Stiglitz

    El País de Madrid, entrevistó a Stiglitz quien identificó aspectos del alicaído “sueño americano”, que además de haber dejado de serlo, apunta a una caída, sin freno ni aparente fondo, en que la brecha social tanto en Estados Unidos como en Europa, se ensanchará cada vez más.

    “Estados Unidos mantenía una noción muy fuerte de una sociedad justa: fue lo que hizo que la gente emigrara al país, buscando sus sueños. Eso ya no es cierto y es devastador para el concepto que los americanos tienen de si mismos”, evaluó. En ese sentido explicó que el sueldo de un “asalariado adulto, es hoy inferior al que existía en 1968: el hijo de un empleado que entonces trabajaba en una planta de ensamblaje en Detroit, gana menos que su padre”.

    Agregó que la situación es peor que ese mero ejemplo. “Los datos del último censo revelan que 150 millones de personas, son pobres o tienen una renta por debajo de la media. Eso equivale a casi uno de cada dos habitantes. Y esto sucede mientras la paga media de los grandes ejecutivos de Wall Street, subió un 20% el último año”.

    Entre Reagan y Bush

    Para Stiglitz, el punto de inflexión se produjo cuando se retiró Reagan y subió Bush, en 1989, “ese fue el principio del fin: en lugar de una comunidad que luchó junta contra Hitler, los estadounidenses se convirtieron en cada persona luchando por sí misma. Ahí empezaron a romperse los sindicatos. Se rebajaron los impuestos a los ricos. Se favoreció la desregulación. Y no fue algo que pasó de la noche a la mañana: es un proceso que dura hasta hoy”.

    Apuntó que los movimientos como “Ocupemos Wall Street” llamaron la atención, “pero se esfumó. El gran problema que tuvo el grupo de protesta es que no creyó en la organización. Vieron a los partidos políticos como una fuente de los problemas actuales y no quisieron imitarlos. Y es simple, no se puede cambiar la sociedad sin organización”.

    En cuanto a las próximas elecciones ve que “Obama no resolvió los problemas y eso causa pesimismo en el electorado joven y en general. Romney es una peor alternativa porque no refleja los valores y las preocupaciones de la mayoría”.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario