Se escaparon los empresarios uruguayos que estafaron U$S 80 millones al Estado brasileño

El empresario uruguayo Isidoro Rozenblum y su hijo Rolando Rozenblum, recluidos desde hace un año en la prisión de Curitiba por haber estafado al estado brasileño en 80 millones de dólares, burlaron a los guardias del hospital donde se encontraban privados de libertad y desaparecieron.

Ambos compatriotas fueron detenidos por la Policía Federal (PF) del vecino país durante la operación “Puesta de Sol”, en junio del año pasado. El empresario y su hijo evadieron cerca de 150 millones de reales en impuestos, lo que se convirtió en un récord para el estado de Paraná.

Los uruguayos llegaron a montar un verdadero imperio presentando como estandarte las bicicletas y motocicletas Sundown.

Desde su detención, ambos empresarios comenzaron a ingerir una gran cantidad de comida, lo que los convirtió rápidamente en “obesos”, llegando a complicar la salud de ambos por la obstrucción de las arterias coronarias.

El médico de la prisión les recomendó una estricta dieta, pero tanto el padre como el hijo decidieron hacer oídos sordos y siguieron engordando mes a mes.

Un preinfarto sufrido por Isidoro Rozenblum fue el detonante para que ambos pidieran pasar por el quirófano para colocarse un “cinturón gástrico”, una operación simple que consiste en poner una especie de anillo alrededor del estómago, obligando a que el órgano se contraiga y rechace las ansias de comer.

La cirugía se llevó a cabo con éxito, pero una complicación posoperatoria obligó a que ambos pacientes permanecieran en cuidados intensivos por casi dos semanas.

La sorpresa fue mayúscula cuando los médicos responsables de la operación, acompañados por cinco policías, se hicieron presentes en la habitación con el alta médica y no había ni rastros de los pacientes.

Un video tomado por una de las cámaras de seguridad tomó con claridad el momento en que Izidoro escapaba por una de las ventanas de la habitación y luego alcanzaba la calle saliendo con total normalidad por la puerta principal.

Los guardias responsables de la custodia de los empresarios fueron detenidos y son sospechosos de facilitar la fuga de los compatriotas.

La justicia brasileña se mostró sumamente molesta con esta fuga, ya que anunciaron que de alcanzar territorio uruguayo, se haría casi improbable una extradición, ya que Brasil no extradita brasileros que cometen crímenes en el exterior después que éstos vuelven al país, y sería casi una “falta de respeto” pedirle a la Justicia uruguaya que devuelva a los fugados sin mayores trámites.

No obstante, Interpol ya recibió los datos de los empresarios y aseguran que de encontrarlos no podrían intervenir hasta que se libre una orden de arresto a nivel internacional, ya que “en nuestro país, los Rozenblum están completamente limpios”. *

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje