Aquí se lee

El Programa “Aquí se lee” de Secundaria se expande a alumnos y docentes de todo el país

En marzo comenzó a implementarse el Proyecto “Aquí se lee” del Consejo de Educación Secundaria, el cual busca el fomento y la promoción de la lectura en bibliotecas liceales de todo el país.

Jimena Núñez referente docente de los Profesores Orientadores Bibliográficos (POB).
Jimena Núñez referente docente de los Profesores Orientadores Bibliográficos (POB).

LARED21 conversó con Jimena Núñez referente docente de los Profesores Orientadores Bibliográficos (POB), mediadores de lecturas en las bibliotecas liceales, quien nos contó sus proyectos para este año.

-En qué consiste el Proyecto “Aquí se lee”

-El Proyecto nació con el interés de fomentar actividades de promoción de la lectura y que los estudiantes utilicen las bibliotecas como un espacio no solo asociado al estudio, sino también a la lectura recreativa y al encuentro con sus pares.

“Aquí se lee” tiene como objetivos: rescatar las experiencias de los POB y poder replicarlas, fortalecer las bibliotecas que están más solas para darles herramientas y lograr que se trabaje en red entre las bibliotecas liceales de todo el sistema pero también ancladas en un territorio, es decir con la comunidad de vecinos, padres y ex alumnos.

Asimismo, el Proyecto quiere generar sinergias con organismos que ya están trabajando en la promoción de la lectura y no solaparse ni que los esfuerzos sean fragmentarios.

-¿Cuáles son los otros programas que trabajan en la promoción de la lectura?

-Ellos son: el Programa de Lectura y Escritura en Español (ProLee) de la Administración Nacional de Educación Pública que tiene el Proyecto Joven Lector y por el cual se promociona que los liceales lean a niños de escuelas y jardines; y el Plan Nacional de Lectura del Ministerio de Educación y Cultura.

-¿Nos podrías contar sobre la figuras de los POB?

-Los Profesores Orientadores Bibliográficos (POB), que tienen un cargo de 22 horas, son quienes gestionan las bibliotecas, manejan la colección, aplican el reglamento de préstamos de Educación Secundaria y proponen actividades para estudiantes y docentes como en un aula expandida.

-También trabajas en poder vincular las bibliotecas liceales con la “Biblioteca País” del Plan Ceibal.

-Sí. Generalmente se asocia a la biblioteca con el lugar de estudio y últimamente las colecciones actualizadas de libros a las que tienen más fácil acceso los jóvenes es a la Biblioteca País del Plan Ceibal, por ello hay que fomentar su uso.

Otro de los aspectos que deseamos fortalecer es la generación de Clubes de Lecturas en los liceos, y para ello se coordina con la Red Nacional de Clubes de Lectura, que trabaja en cercanía con el Centro Cultural del España, y que han ofrecido apoyo para trasladarse al interior y explicar cómo funcionan los Clubes de Lectura.

Asimismo, tenemos vínculos con el Centro Cultural de España, que es una organización que se ocupa de generar actividades culturales en forma permanente y convocar a jóvenes y adultos referentes. Estamos trabajando para que las visitas guiadas que realizan sean temáticas y funcionen en una especie de aula expandida para que los estudiantes puedan visitar otros lugares.  En ese marco existe la posibilidad de que los formadores docentes de aulas y los POB se formen con la visita de expertos en promoción de lectura.

-¿Cómo funciona concretamente esa promoción de lectura?

-La visita de escritores es típico, porque es el acercamiento, conocer al autor y ello fomenta el deseo en quienes quieren escribir, esto es un aspecto que se coordina con las editoriales. Pero también se realizan concursos literarios que abarcan las líneas que el Consejo de Educación Secundaria tiene como prioritarias, como por ejemplo: la interculturalidad, la convivencia, la lucha contra el bullying, el acoso escolar y el fomento de espacios saludables.

Asimismo, se pueden realizar conversatorios en las bibliotecas liceales, encuentros con la comunidad, como por ejemplo las “bibliotecas humanas” que es rescatar las personas que tienen un oficio y una historia para que puedan leer en los espacios de las bibliotecas liceales.

-Es muy importante el aspecto de la biblioteca como espacio cultural y ya no solo de lectura…

Claro. La lectura es la excusa, pero no siempre tiene que pensarse en la biblioteca silenciosa donde el usuario lee en solitario, porque la literatura nos abre la posibilidad de conocer otros mundos y otras personas.

-¿Las bibliotecas reciben donaciones?

Sí. “Aquí se Lee” está ocupada en ello y apelamos a que las bibliotecas se manejen entre ellas, queremos que el trato sea más fluido entre los POB.

La colección de cada biblioteca es patrimonio de Secundaria y pretendemos que se pongan en movimiento, porque los jóvenes leen mucho y a veces se quejan de que ya leyeron todo lo que hay.

-¿Y en cuanto a las visitas a las grandes bibliotecas, como la Biblioteca Nacional o del Palacio Legislativo?

-Se quiere generar que los alumnos salgan y que además de facultades visiten bibliotecas.

Muchas veces hay un desconocimiento de la riqueza que tenemos en cuanto al acceso a la información en Uruguay. Por ejemplo: existe el Portal Timbó, pero en algunos casos se desconoce que es gratuito para toda la ciudadanía e, incluso no se conoce su existencia, por ello nos queremos contactar con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para realizar talleres específicos para docentes y que luego ellos puedan ayudar a los estudiantes.

Nos tenemos que preocupar también por los estudiantes de bachillerato, porque cada disciplina científica tiene su propio discurso y forma de escribir y leer la ciencia. Por ello es importante poder interactuar en el fomento de una mejor lectura académica para redundar en un éxito posterior cuando el estudiante llegue a la Universidad.

-Has hecho referencia a unas cuantas iniciativas. ¿Cuáles serían tus objetivos más cercanos?

-Uno de mis objetivos principales es conocer todas las bibliotecas liceales, pero es algo complejo, porque es un cargo escaso en horas.

La idea es realizar viajes al interior y conocer las bibliotecas más alejadas de Montevideo, porque muchas veces estamos centralizados. Conocer las realidades y ayudar al POB que esté trabajando allí.

No voy a poder conocer de primera mano todas las bibliotecas, porque en todo el país son cerca de 200.

Queremos generar redes entre organismos públicos y privados para enriquecer las colecciones, movilizarlas y realizar un intercambio entre liceos para mejorar el sistema de bibliotecas viajeras.

Asimismo, seguir con el nexo con el Plan Nacional de Lectura con la posibilidad de que cuando traigan especialistas convocar a los POB.

El desafío es también que los docentes usen más las bibliotecas. Porque en la promoción de la lectura muchas veces se pide a los alumnos que lean, pero hay que impulsar a los docentes a que la biblioteca no sea solo para encontrar el libro de texto, o para mandar a los chicos a estudiar, o que enviarlos a la biblioteca sea un castigo, sino un lugar distinto al aula y con una horizontalidad en el descubrimiento del conocimiento y en el tratamiento de la información, que puede redundar en el crecimiento académico de estudiantes y educadores.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje