Rescatados del olvido con una frase de Galeano

El martes 5 de octubre a las 18.00 en la Facultad de Ingeniería de Rosario se descubrió una nueva placa en homenaje a quienes pasaron por esa casa de estudios y están desaparecidos. Además se proyectó el documental “Liliana y Eduardo… Las luces de la memoria”.

“Recordar, del latín re cordis, volver a pasar por el corazón”, de Eduardo Galeano, tal es la frase que rinde homenaje, en la placa ubicada en el hall de aquella Facultad, a quienes después de haber pasado por esos claustros fueron secuestrados, asesinados y desaparecidos por el terrorismo de Estado.

Este año se dictaron en Rosario las primeras 5 condenas perpetuas en cárcel común por delitos de lesa humanidad.

“La memoria es una tarea permanente, ardua, necesaria. Nos permite posicionarnos, nos da armas para luchar contra la impunidad y nos previene de viejos y nuevos sofismas. Esos nombres nos apelan cada vez que ingresamos a la Facultad, pese a que muchas veces, por descuido o ignorancia, queden velados tras algún cartel”, decía el texto de prensa convocando al acto. “Entre esos nombres hay uno que ya no será más desaparecido: recientemente se identificaron los restos de Yves Domergue y su compañera Cristina Cialceta, secuestrados en Rosario, asesinados y enterrados como NN en Melincué en 1976. Fue el trabajo de docentes y alumnos de la escuela pública Nº 425, Pablo Pizzurno, de Melincué, lo que permitió erradicar el silencio que durante 33 años encerró la verdad sobre la pareja asesinada, y logrando la identificación gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense. Otro de estos compañeros, Eduardo Pasquini, fue docente del Departamento de Física, al igual que Julia Huarque”.

La realización de Sergio Daniel Monserrat, Daniel de San Benito y Néstor Sapietro de Octaedro Producciones Liliana y Eduardo… las luces de la memoria, lo recuerda junto a su compañera Liliana Mizraji, psicóloga y docente de la Facultad de Psicología de la UNR, quienes fueron secuestrados de su domicilio en la zona sur de la ciudad de Rosario, en la madrugada del 10 de junio de 1976 y nunca más se supo de ellos. El documental presenta los testimonios de sus hijas como así también de docentes de la Facultad. “Hoy, en un nuevo ejercicio de Memoria, homenajeamos a otros seis compañeros que, por falta de información, no fueron incluidos en la placa colocada en 1996. Ellos son Mario Oreste Galuppo, Rodolfo Usinger, Raúl Milito, Daniel Garrera, Eduardo Cigliuti y Ana María Ciancio, estudiantes que militaban en nuestra Facultad. Luego de mucho tiempo, la impunidad comienza a ceder. La anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida abrió la puerta para llevar a juicio a los responsables militares y civiles del terrorismo de Estado. Sin embargo, las causas avanzan lentamente, con no pocos palos en la rueda. Este año se dictaron en Rosario las primeras 5 condenas perpetuas en cárcel común por delitos de lesa humanidad”, dicen los realizadores sobre el sentido que adquiere el homenaje.

Actualmente se está llevando adelante el juicio oral por la causa Díaz Bessone, en la cual son querellantes dos docentes de Ingeniería Laura Ferrer Varela y Liliana Gómez. “En este momento muchos de los asesinos están excarcelados y pueden circular por las calles mientras no se dicte sentencia. Las intimidaciones y amenazas están a la orden del día. Es fundamental nuestro compromiso para apoyar a nuestras compañeras, la mejor protección es la contención de todos”, concluye el texto de la invitación al descubrimiento de la placa y la proyección.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje