*

Miercoles 16 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • LOS PRECIOS AL PUBLICO SE DUPLICARON EN CUATRO AÑOS

    El precio del azúcar en su valor más alto desde la década de los 80

    El precio del azúcar seguirá subiendo impulsado por el uso de la caña para crear etanol (combustible para vehículos) y el precio internacional del producto es el más alto de los últimos 20 años. En Uruguay el precio de un kilo de azúcar para su venta al público se ha duplicado desde 2002 a la fecha, y aún no se sabe cuándo dejará de subir.

    Miércoles 05 de abril de 2006 | 04:17

    El ingeniero agrónomo Eduardo Errea de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) del Ministerio de Ganadería, consideró ayer que “estos altos precios vinieron para quedarse”, ya que están siendo impulsados por la suba del petróleo.

    Una tonelada de azúcar blanco (refinada) cotiza por encima de los U$S 480, los valores más altos que se recuerden desde comienzos de los 80 hasta la actualidad.

    Y esto también se está haciendo sentir en el bolsillo del consumidor. En 1974, el valor superó los U$S 1.000 la tonelada y principios de los 80 se ubicó en los U$S 600.

    Desde 1997 a la fecha, el precio del azúcar para venta al público se ha triplicado, pasando de los $ 7,70 (1997) a los $ 21,90 de la actualidad.

    El precio del azúcar se mantuvo estable en Uruguay desde 1997 y hasta el año 2001, en que osciló entre los $ 7,70 a $ 8,9 por kilo. En 2002, el precio promedio fue de $ 10,40.

    Durante eses año, la producción de etanol se comenzó a incrementar en el mercado mundial, previendo una escalada en los precios del crudo por la situación en Medio Oriente.

    De ahí en más los precios del azúcar se fueron incrementando, acelerándose este año debido a que fondos especulativos están invirtiendo en la compra de contratos de futuro del azúcar. Se debe tener en cuenta que hace un año (marzo de 2005) una tonelada de azúcar costaba U$S 250 y hoy pasa los U$S 480, por lo cual el precio se duplicó en 12 meses.

    La suba del petróleo incrementa la demanda de etanol, un carburante alternativo fabricado a base de caña de azúcar, y menos caro que la gasolina o el diesel. Por tanto, Brasil aumenta su producción de etanol en detrimento de la de azúcar, lo que eleva las cotizaciones de éste producto. Brasil es el primer productor mundial de azúcar.

    La demanda de etanol es muy importante en Estados Unidos, donde nuevas normas medioambientales obligan a las refinerías a utilizar etanol como aditivo de la gasolina.

    También se ha incrementado la demanda de China (que busca bajar los precios utilizando sus reservas de azúcar) y Tailandia, un gran productor que bajó su oferta en el mercado.

     

    Los precios al alza

    Según explicó Errea, los precios del azúcar a nivel interno son fijados directamente por los valores internacionales. Uruguay consume por año unas 105 mil toneladas, de las cuales 18 mil se producen internamente. Del total consumido, 60 mil toneladas son azúcar crudo (que ingresa para refinar) y unas 35 mil toneladas de azúcar refinada (que ingresa sin impuestos) para el sector industrial.

    En Uruguay se aplica un arancel del 35% si el azúcar importada es refinada para el consumo directo de la población, mientras que tiene libre ingreso si es azúcar crudo para ser refinado internamente y destinada al consumo. También existe un arancel cero si el azúcar refinada importada es utilizada como insumo en la fabricación de bebidas o alimentos.

    Todo el sector azucarero y aquellas empresas que se reconvirtieron durante el proceso de eliminación de parte de las plantaciones de caña de azúcar en el norte del país recibieron entre el año 2000 y 2005, U$S 102 millones, los cuales salieron de los gravámenes que se aplicaron al consumidor final del producto.

    Se debe tener en cuenta que en 1990 se cosechaban en Uruguay 10 mil hectáreas de caña de azúcar (con 579 mil toneladas de caña producida) a las 185 mil toneladas actuales.

    En 1990 el 91% del consumo de azúcar interno se producía en el país, y hoy día se llega al 24% por lo cual hay que importar el 76% restante.

    La nueva visión que se impulsa desde el gobierno es la reactivación en materia azucarera, teniendo uno de los objetivos primordiales el obtener caña de azúcar para producir alcohol como carburante e importar más azúcar cruda para su refinación a nivel interno.

    Esto hasta alcanzar las 10 mil hectáreas, donde se obtendrá la caña de azúcar necesaria para producir el etanol y el abastecimiento interno.
    En este sentido se construirá en Bella Unión un destilería de alcohol a partir de la fermentación de la caña de azúcar. *

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario