LA ERA BOLSONARO

Partes de la Amazonía ahora producen más carbono del que absorben

La selva amazónica está siendo devastada en medio de una oleada de políticas ambientales laxas y desidiosas de la administración Bolsonaro.

Bolsonaro ha culpado a las ONG por los incendios fuera de control en la Amazonia. Asegura que provocan los fuegos para recolectar dinero.
Bolsonaro ha culpado a las ONG por los incendios fuera de control en la Amazonia. Asegura que provocan los fuegos para recolectar dinero.

La selva amazónica se acerca rápidamente a un punto de no retorno. A raíz de la implacable deforestación, la selva tropical está luchando por recuperarse, con enormes franjas que ahora dejaron de ser de un sumidero de carbono para transformarse en una fuente de carbono.

Científicos ambientales en Brasil han descubierto que hasta una quinta parte de la selva amazónica está emitiendo más dióxido de carbono del que absorbe. Aunque el resto de la selva tropical todavía está en “funcionamiento”, este cambio significativo podría tener algunas implicaciones profundas para el clima mundial.

El estudio completo aún no se ha publicado, pero los autores han hablado sobre su investigación a BBC Newsnight. Los investigadores dijeron que sus hallazgos se basaron en nuevos datos recabados a nivel global, reunidos por aviones voladores equipados con sensores que pueden detectar concentraciones de gases de efecto invernadero.

La destrucción de la selva

Una de las principales razones de este cambio es la deforestación. Las selvas tropicales actúan como sumideros de carbono a través de su riqueza de árboles y plantas que absorben el dióxido de carbono del medio ambiente y lo utilizan para la fotosíntesis.

El carbono es fijado por las plantas y almacenado como biomasa. Una gran cantidad de carbono también se almacena en el suelo como materia orgánica muerta, como la descomposición de los árboles.

Sin embargo, las selvas tropicales también emiten carbono, principalmente a través de la respiración de microorganismos que descomponen los árboles una vez que mueren. Igualmente, los incendios forestales también liberan el carbono almacenado a la atmósfera. 

En el pasado, la Amazonia ha absorbido más carbono del que emite. Sin embargo, con cada vez menos árboles alrededor gracias a la deforestación desenfrenada para la instalación de ganaderías o agricultura industrial, partes del bosque ahora da números negativos.

“La Amazonia solía ser, en los años ochenta y noventa, un sumidero de carbono muy importante, y quizás extraía de la atmósfera 2 mil millones de toneladas de dióxido de carbono al año”, dijo el profesor Carlos Nobre, coautor del estudio de la Universidad de Sao Paulo. El Instituto de Estudios Avanzados y el principal experto de Brasil en la Amazonía, dijeron a Newsnight.

“Hoy, esa fuerza se reduce quizás de 1.000 a 1.200 millones de toneladas de dióxido de carbono al año”.

Otro estudio, publicado esta semana en la revista Science Advances, también analizó el ciclo de carbono de la selva amazónica y la perturbación de los incendios forestales gigantescos de los últimos meses. Los investigadores utilizaron modelos para deducir que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático duplicará el área quemada por los incendios forestales, afectando hasta el 16% de los bosques del sur de la Amazonía brasileña para 2050.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje