CABILDEO

Gigantes del petróleo y el gas gastan cientos de millones al año en bloquear políticas ambientales

Cinco de las empresas de combustibles fósiles más grandes del mundo invierten cientos de millones de dólares presionando para evitar que avancen las políticas medioambientales y que así sus negocios no se vean afectados.

Foto: Flickr / Mike Mozart
Foto: Flickr / Mike Mozart

Cada año, las cinco compañías de petróleo y gas de propiedad pública más grandes del mundo gastan aproximadamente US$200 millones en cabildeo diseñado para controlar, demorar o bloquear una política vinculante motivada por el clima.

Esto ha causado severos problemas a los estados que buscan implementar políticas a raíz del Acuerdo de París, que son vitales para cumplir los objetivos del cambio climático. 

Las compañías generalmente son reacias a divulgar dichos gastos de cabildeo pero recientemente se publicó un informe de InfluenceMap al respecto. Dicho relevamiento utilizó una metodología que se enfoca en los mejores registros disponibles junto con una investigación intensiva de mensajes corporativos para medir su nivel de influencia en las iniciativas para detener el cambio climático.

En orden descendente, estos son los gastos en cabildeo contra las políticas ambientales:

  • British Petroleum (BP): US$53 millones
  • Shell: US$49 millones
  • ExxonMobil US$41 millones.
  • Chevron US$ 29 millones.
  • Total US$ 29 millones

¿Gestores del calentamiento global?

InfluenceMap afirma que parte del gasto del lobby se destina a esfuerzos sofisticados para involucrar a los políticos y al público en general en políticas ambientales que podrían afectar el uso de combustibles fósiles, pero que no tienen un impacto financiero en sus negocios. Un ejemplo reciente de esto es la coordinación de mensajes de BP a través de sus canales de medios sociales y plataformas de publicidad que replantean la crisis climática como un desafío energético “dual” y no como una crisis climática global potenciada por el consumo masivo de combustibles fósiles.

La investigación también encontró que las cinco compañías enumeradas apoyan sus gastos de cabildeo con un desembolso financiero de US$195 millones anuales para actividades de marca enfocadas en convencer al público de que que apoyan acciones contra el cambio climático. Las tácticas más comunes empleadas son llamar la atención sobre las bajas emisiones de carbono, posicionar a la compañía como un experto en clima y reconocer la preocupación por el clima mientras ignora las soluciones. El informe dijo que las campañas inducen a error al público, dado que las empresas enumeradas continúan expandiendo sus actividades de extracción de petróleo y gas con solo el 3% del gasto destinado a proyectos con bajas emisiones de carbono.

Tanto Shell como Chevron rechazaron los hallazgos del informe y reforzaron su compromiso de reducir los gases de efecto invernadero y abordar el cambio climático.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje