MENOS PLÁSTICO

Plástico innecesario: La Ciudad de Buenos Aires prohibió el uso de sorbitos plásticos

La medida tiene como fin reducir la cantidad de plásticos de un solo uso que se desecha al medio ambiente. La medida fue firmada por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la ciudad.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

La Ciudad de Buenos Aires ahora estará libre de sorbitos o sorbetes plásticos, después de que se promulgara una prohibición para que shoppings, hoteles, restaurantes, boliches y otros establecimientos saquen de circulación este tipo de productos que son sumamente contaminantes y causan afectación directa a la vida marina.

La resolución fue firmada esta semana y está vigente desde el miércoles, dando un plazo de seis meses a los comercios para que se adapten al cambio.

Según el documento firmado por el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, a partir de que entre en vigencia de la legislación, no se podrá ofrecer ni colocar sorbitos plásticos de un solo uso a la vista del cliente, y luego de los seis meses de plazo no se podrán utilizar, entregar o vender del todo estos elementos que, solo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) generan 2 toneladas de desechos por mes.

Plásticos innecesarios

“Este es un paso más hacia la reducción de plásticos de un solo uso que le hacen un daño enorme al ambiente. Desde la Ciudad nos sumamos para impulsar y garantizar la reducción del consumo de sorbetes, así como lo hicimos con las bolsas”, declaró a la prensa el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli.

Hoteles, shoppings, galerías comerciales, centros comerciales a cielo abierto, locales con concurrencia de más de 300 personas por evento, establecimientos pertenecientes a cadenas (supermercados), boliches o locales de baile y comercios donde se vendan y sirvan comidas y bebidas, incluyendo kioscos.

“Sabemos que es un tema que preocupa a los vecinos, y ya existen iniciativas privadas. Creemos que la gestión pública debe ser ambiental, con proyectos y resoluciones que den cuenta de este compromiso, y cuyos resultados a futuro son siempre positivos”, subrayó Macchiavelli.

Si bien el sorbito solamente se usa una única vez por unos pocos minutos, pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse. En Argentina, ciudades como Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mar Chiquita, Mendoza y Ushuaia ya prohibieron este producto plástico.

A nivel mundial, ciudades de California, Nueva York, Río de Janeiro, Galápagos y Vancouver han sacado de circulación los sorbitos, sorbetes, pajitas o pajillas.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje