LIBRE AL FIN

Paul Watson, director de Sea Shepherd, ya no es perseguido por la Justicia

En 2002, una embarcación que estaba pescando de forma ilegal fue rodeada por un barco y varias lanchas de la organización ambientalista Sea Shepherd. Cuando llegaron a un puerto de Costa Rica, aseguraron que los ecologistas habían intentado hundirlos.

Foto: Twitter
Foto: Twitter

El Tribunal de Apelaciones de lo Penal del Segundo Circuito Judicial de San José, Costa Rica, falló a favor del Capitán Paul Watson, fundador de la Sea Shepherd Conservation Society, retirando todos los cargos en su contra y cerrando una disputa legal de 17 años que había propiciado una orden de captura internacional.

La disputa legal comenzó el 20 de abril de 2002, cuando el barco Ocean Warrior, bajo el mando de Watson, se dirigía a Costa Rica. Se invitó a Sea Shepherd a firmar un acuerdo de colaboración para la protección del santuario marino de fama mundial, la Isla del Coco, que tiene miles de especies en peligro de extinción, entre ellas varios tipos de tiburones.

Sea Shepherd había proporcionado el año anterior equipo y un barco a los guardaparques de la Isla del Coco para arrestar y confiscar a un barco con bandera ecuatoriana, el San José, por pescar ilegalmente en el área protegida de la isla.

En 2002, el Ocean Warrior se encontró con el barco costarricense Varadero 1 , cuya tripulación, según afirmaron, estaba aleteando ilegalmente tiburones en aguas territoriales guatemaltecas. El aleteo es cuando se captura a un tiburón, se le cortan sus aletas, y se tira vivo al mar sin estas para que muera desangrado lenta y cruelmente. Después de que Varadero 1 ignoró varias solicitudes para que cesara la continuación de esta práctica, Watson recibió autorización de las autoridades navales guatemaltecas para escoltar el barco hasta el puerto más cercano para ser arrestado.

El incidente fue filmado y presentado en la película Sharkwater por el fallecido director canadiense Rob Stewart.

 

Tras el incidente, la tripulación del Varadero 1 presentó varias denuncias contra Watson. El caso resultó en el arresto de Watson en Alemania en mayo de 2012. El arresto se realizó bajo una solicitud de extradición de la justicia costarricense. Tras el arresto de Watson, Japón también presentó una solicitud de extradición. Alemania tomó la decisión de extraditar a Watson a Japón. En cambio, Watson escapó de Alemania y se fue a la Antártida para oponerse a los balleneros japoneses. Un mes después de la fuga, Alemania solicitó a Interpol que pusiera un aviso de Lista Roja en Watson a solicitud de Costa Rica y Japón.

Ninguna de estas artimañas pudo poner a Watson detrás de las rejas ni frenar las actividades de Sea Shepherd, que al fin y al cabo era la idea inicial.

Fin de la persecución

Watson dijo: “Gracias a la determinación y la insistencia de nuestro equipo de defensa legal, esta dificultad ahora está en el pasado. Quiero agradecer al pueblo de Costa Rica por su solidaridad, la ecuanimidad de su gobierno actual y, especialmente, la comprensión y el apoyo del Ministro de Medio Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez Echandi. Ahora es el momento de mirar hacia adelante y reanudar los esfuerzos de conservación que nuestra organización y miles de personas realizan todos los días en todo el mundo para defender el medio ambiente”.

“Durante todos estos años, mi sincero deseo siempre ha sido proteger, junto con los costarricenses, el hermoso santuario natural que es la Isla del Coco y otras áreas en peligro de extinción vinculadas al Corredor Marino del Pacífico Oriental Tropical como el Golfo Dulce y la península de Osa. Espero que ahora, con este rechazo de estos cargos en mi contra, podamos hacerlo realidad”, concluyó.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje