Imprimir

A donde llegue el plástico en el océano los corales se enferman

La gran cantidad de de botellas, bolsas y otra basura que liberamos al océano hacen que los arrecifes sean 20 veces más propensos a enfermarse. Los científicos están luchando para entender el porqué.

Foto: Maxpixel

Foto: Maxpixel

En las aguas relativamente prístinas de la Gran Barrera de Coral, la ecologista Joleah Lamb pasó años buscando formas en que las actividades humanas -desde la contaminación que calienta el océano hasta la pesca comercial, el buceo y otras actividades turísticas- podrían afectar la frecuencia con que los legendarios corales la costa australiana se enferman.

Una cosa de la que ella y su equipo de especialistas no tomaban mucho en cuenta era basura plástica. “No fue algo en lo que pensé mucho”, dice Lamb. Eso cambió cuando ella y sus colegas comenzaron a estudiar los arrecifes de Indonesia, Myanmar y otras partes del sudeste asiático y quedaron pasmados por la ubicuidad de los pañales, las botellas de agua y las bolsas de plástico que ensuciaban esos hermosos y delicados ecosistemas. Los investigadores levantaron entonces un registro de los resultados que encontraron en su trabajo en la región, y los datos muestran que después de que el plástico entra en contacto con un arrecife, el coral tiene 20 veces más probabilidades de verse afectado por una enfermedad.

Mark Eakin, quien encabeza el programa Coral Reef Watch de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), aseguró que les parece “asombroso” ver el aumento de la propensión a las enfermedades de aquellos corales que han estado en contacto con plástico.

Reducir el plástico no es suficiente

La reducción de la contaminación plástica no será suficiente por sí misma para salvar los arrecifes, advierten los especialistas, pero podría ayudar a aliviar la presión sobre los corales. La sobrepesca y el blanqueamiento inducido por el calentamiento son dos de los factores primordiales que deben ser controlados urgentemente.

Debido a estas presiones, los arrecifes se enfrentan a un inminente “cuello de botella climático”, con una cantidad general de arrecifes que se espera que disminuya y cambios en los tipos de arrecifes que sobreviven. Pero eliminar la mayor cantidad de plástico posible de la ecuación podría hacer que ese cuello de botella sea un poco más amplio.

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión