Imprimir

Gorilas jóvenes aprenden a destruir las trampas de los cazadores, en inédito desarrollo “intelectual”

Investigadores del Parque Nacional de Volcanes de Ruanda, uno de los últimos santuarios de gorilas en el mundo con algunas variedades en claro peligro de extinción, han descubierto que algunos de los animales más jóvenes han aprendido como desarticular las trampas para cazar, que suelen emplear los furtivos en el área del parque.

Un jóven gorila de montaña. Foto: Wikimedia Commons.

Un jóven gorila de montaña. Foto: Wikimedia Commons.

Según publica el National Geographic, los gorilas de mediana edad, han aprendido a desarmar las trampas que por los general emplean los cazadores buscando atrapar otras presas, y que a veces resultan no obstante mortales para los simios más pequeños.

Las trampas son usadas por los furtivos que venden animales prohibidos, y particularmente por cazadores en busca de carne silvestre, cuyas presas más buscadas son los antílopes y otros cérvidos. Las trampas, suelen ser una cuerda atada a una rama verde doblada hasta el piso, donde una piedra u otro peso mantiene operativo el adminículo hasta tanto algún animal, ramoneando alrededor, cae en el lazo.

Los gorilas grandes son capaces de salirse casi de inmediato, si por casualidad caen en la trampa, pero los más pequeños pueden quedar allí sin posibilidad de zafar, y mueren al cabo de días, o incluso si escapan pueden perecer por las heridas que se producen para zafar del lazo y que se infectan con los días.

Dos gorilas descubren el escape de la trampa

Los investigadores han descubierto que dos gorilas de cuatro años, a los que conocen y siguen desde hace tiempo para observar sus vidas, han aprendido, sin contacto alguno con los humanos, a desmantelar las trampas.

“Son sin dudas los primeros registros de algo similar; para nosotros, es la primera vez que hemos visto jóvenes haciendo eso. No sabemos de ningún otro informe en el mundo de juveniles destruyendo trampas”, sentenció la investigadora Verónica Vecellio, del Centro de Investigación Karisoke, de Ruanda.

Los gorilas en cuestión, han sido capaces de romper las trampas cuando las descubrieron, algo que no solo hicieron sistemáticamente con todas las que fueron hallando, sino que incluso “enseñaron” a otro macho joven que les acompañó a hacer lo mismo, y luego siguió por su cuenta.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión