Imprimir

Entre octubre próximo y enero de 2016 el fenómeno de El Niño alcanzaría intensidad sin precedentes

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió que el cambio climático en curso, está generando condiciones para que el fenómeno de El Niño que ya se ha desatado nuevamente, pueda alcanzar un período de máxima intensidad entre octubre próximo y enero de 2016.

Las inundaciones son unas de las tantas consecuencias que tiene el fenómeno de "El Niño". Foto: Wikimedia Commons.

Las inundaciones son unas de las tantas consecuencias que tiene el fenómeno de “El Niño”. Foto: Wikimedia Commons.

El fenómeno de El Niño en desarrollo, podría ser de los cuatro más fuertes que jamás se hayan registrado, y podría llegar a superar inclusive los registrados de 1972 a 1973, 1982 a 1983 y 1997 a 1998.

Los científicos de la OMM ya han verificado los promedios de temperaturas del mar en superficie, en las zonas central y oriental de Pacífico tropical, y las medias están situadas en niveles de 1,3 y hasta 2 grados centígrados por encima de los valores habituales en las zonas comprometidas. Además la media supera hasta en 1 grado todos los umbrales previos hasta ahora registrados. La proyección sitúa en por lo menos dos grados por encima de lo habitual las temperaturas para los próximos meses en las áreas de mayor compromiso. La previsión está dada en aumento hasta dentro de al menos, ocho meses.

Las consecuencias hasta enero de 2016

América Latina, Asia, Oceanía y África aparecen como las regiones más afectadas por El Niño con fuertes lluvias combinadas con fenómenos de sequías intensas, todo en carácter extremo.

El meteorólogo Max Dilley, director de Predicciones Climáticas de la OMM, reconoció que si bien los países pueden estar ahora mejor preparados para un fenómeno que se ha hecho conocido, las condiciones que se presentarán podrían alterar las mejores expectativas. El técnico recordó que durante fenómenos extremos anteriores de El Niño, existían condiciones de cambio climático completamente distintas a las que vivimos ahora casi veinte años después.

“Es que el mundo ha cambiado mucho”, ratificó en la misma línea el jefe del Programa de Investigación del Clima de la OMM, David Carlson. “Han emergido nuevos patrones, y lo que es único ahora es que están coincidiendo por primera vez con El Niño. Nos resulta mucho más preocupante, porque no sabemos lo que pasará, si ambos patrones se reforzarán uno a otro, se anularán, actuarán como en una secuencia o influirán en distintas zonas del planeta. Realmente no lo sabemos porque no tenemos precedentes para esta situación”, concluyó el técnico.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión