Un año

China prohíbe importar marfil, arriesgando un “boom” en el mercado negro

China anunció este martes una medida orientada a contrarrestar la crítica internacional hacia el consumo de marfil, cuya obtención ha diezmado las poblaciones africanas de elefantes. En el año 1979, más de 1.3 millones de elefantes habitaban en África mientras que en la actualidad, las poblaciones de elefantes apenas superan los 400.000.

La población de elefantes en África está en un punto crítico, con menos de 500.000 ejemplares / Foto: Ucumari en Flickr
La población de elefantes en África está en un punto crítico, con menos de 500.000 ejemplares / Foto: Ucumari en Flickr

La caza furtiva de elefantes, además contribuir a la formación de grupos criminales, es una práctica extremadamente violenta. Para extraer los colmillos proceden a cortar los rostros de estos animales, dejándolos agonizando bajo el sol ardiente de la sabana. Elefantes de todas las edades, e incluso aquellos que habitan en reservas de conservación, son víctimas del nuevamente adquirido furor por el marfil.

La Administración Forestal Estatal, que supervisa el comercio de vida salvaje, ha emitido un mensaje comunicando sobre la prohibición de importaciones que contengan marfil extraído luego del 1975. Año en que se conformó la Convención sobre comercio internacional de especies en peligro de extinción de la ONU. Esta prohibición temporal será efectiva hasta el año 2016.

Repercusiones

La Directora Ejecutiva de la Agencia de Investigación Ambiental (EIA por sus siglas en inglés), Mary Rice, se mostró escéptica: “Esta medida temporaria no se aplica al masivo mercado doméstico y legal de marfil”. Estima que la prohibición sólo “perpetuará el atractivo y el comercio ilegal, estimulando la demanda y creando una vía libre para el lavado de marfil ilegal”. Calificó la suspensión temporal de “ejercicio de decoración de escaparate (vidriera)”.

Los tallados en marfil son tradicionales en China / Foto: Lin Mei
Los tallados en marfil son tradicionales en China / Foto: Lin Mei

Si bien en los últimos años el gobierno chino ha realizado numerosas campañas que resaltan los efectos negativos de la caza furtiva, el deseo por poseer objetos de este marfil continúa siendo un componente cultural muy fuerte.

Para Rice, este paso positivo puede ocasionar aún más problemas si el contrabando alcanza un volumen alto durante el tiempo en que la prohibición está en efecto. Si las cifras son analizadas pobremente, la conclusión errada podría ser que las medidas sobre la importación de marfil tomadas en China no tienen efecto sobre las poblaciones de elefantes.

Parte de un problema mayor

Para la cultura china, el marfil posee propiedades medicinales y es tradición obsequiar amuletos, estatuillas y joyería.

Paralelamente a esta prohibición de importación, funcionan 180 plantas licenciadas de procesamiento y tiendas con licencia emitida por instituciones gubernamentales, según expresó Rice.

Caza furtiva de elefantes
Trabajadores del Parque Nacional Garamba examinan los restos de un elefante víctica de cazadores furtivos, sus colmillos han sido extraídos / Foto: Nuria Ortega – African Parks Network

El reporte de la EIA “Vanishing Point” publicado en noviembre del 2014, expone que solamente en Tanzania, más de 50.000 elefantes fueron víctimas de la brutal caza furtiva, cifra que supera el 50% de la población de elefantes en ese país. En el año 2013, Tanzania perdió diez mil elefantes, una cifra que redondea a treinta cada día y posiciona a este país como el proveedor más importante de marfil.

Según el reporte de la EIA, el principal destino es el mercado ilegal en China, seguido por la demanda desde Hong Kong, Vietnam, Filipinas y Malasia.

NOTICIA RELACIONADA

¿Sabías que estos animales autóctonos de Uruguay están en peligro de extinción?

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje