Imprimir

Canal interoceánico en Nicaragua arrasará mayor reserva de agua en Centroamérica

El futuro competidor del canal de Panamá, aprobado para ser construido en Nicaragua podría acabar definitivamente con la mayor reserva de agua dulce en Centroamérica.

Las áreas conflictivas pertenecen al Corredor Biológico Mesoamericano, y constituyen hábitat de especies en peligro de extinción y centros de refugio para aves migratorias.

Con la confirmación por parte del consorcio chino HKND –a cargo de la construcción del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua- de la ruta que llevarán adelante para unir ambos océanos compitiendo con el canal de Panamá, las organizaciones ecologistas advierten con gran preocupación que la mayor reserva de agua dulce de todo el continente centroamericano podría o bien desaparecer, o bien quedar afectada totalmente para las futuras generaciones.

De las seis propuestas analizadas inicialmente, los técnicos chinos decantaron finalmente por la de Punta Gorda y río Tule, que aún cuando es la que parecería presentar menos efectos adversos, exige la realización de evaluación de impacto medioambiental, algo que no se ha manejado hasta ahora ni por los chinos, ni por las autoridades locales, según afirman los ecologistas ante la devastación que espera a la selva local, además de al Lago de Nicaragua.

-400.000 hectáreas de selva y humedales condenados a desaparecer

La grave deforestación y el retroceso actual del bosque tropical, serán una cuestión menor cuando se emprenda la destrucción de más de 400.000 hectáreas de selva y humedales que deberán hacerse para atender el diseño de la megaobra. Las áreas silvestres del país que ya tienen impactos derivados de la agricultura, la ganadería y las especies invasoras, quedarán limitadas a poco más del 10% del total existente hace solo 50 años.

La consultora mundial contratada para hacer los estudios ambientales, ha destacado contradicciones con la empresa china HKND, en los mapas presentados ante las autoridades ambientales y los que manejan los técnicos que aprontan la obra.

Las áreas conflictivas pertenecen al Corredor Biológico Mesoamericano, y constituyen hábitat de especies en peligro de extinción y centros de refugio para aves migratorias.

Las comunidades indígenas: Rama, Garifuna, Mayangna, y Ulva, han denunciado que las obras afectarán las tierras que el gobierno les reconoció mediante títulos de propiedad, que perderán totalmente su verdadero sentido.

Finalmente los ecosistemas acuáticos serán modificados dejando al Lago Cocibola, o Nicaragua, la mayor reserva de agua dulce centroamericana y una de las que aún tiene mayor biodiversidad en el planeta, ante el riesgo que implican los contaminantes que producirán los barcos, que usarán el espejo de aguas como parte del trayecto.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión