ERAN OTROS TIEMPOS DEL FUTBOL URUGUAYO

Hace 33 años Bella Vista ascendió a estadio lleno

Ayer se cumplieron 33 años del histórico ascenso de Bella Vista a la Primera Divisional A del fútbol uruguayo. Un 13 de octubre de 1968 jugaron la final del Campeonato Uruguayo de la ex divisional B, actualmente Segunda División, las escuadras de Bella Vista y Huracán Buceo. En aquella oportunidad, el papal, que había descendido por azar (una moneda), derrotó a los tricoplayeros por 2-0 pero la particularidad fue que se jugó en un Estadio Centenario repleto. Unas 60.000 personas colmaron el monumento histórico del fútbol mundial para observar a dos equipos chicos en una final por el ascenso. Bella Vista era presidido por Sebastián Bauzá (nombre que lleva el Complejo Deportivo) y el director técnico campeón era el Coco Espósito. Sin dudas eran otros tiempo. En la actualidad lamentablemente la gente no concurre al fútbol como antes, y ni siquiera en los clásicos se agotan las entradas.

 

Antes del encuentro hubo una larga cola de gente para sacar la entrada al Estadio Centenario que llegó hasta el Parque Luis Méndez Piana, escenario donde jugaron Miramar Misiones y Rampla Juniors por el torneo de Segunda División. La cola fue para ingresar a la Platea América.

 

La parcialidad de Nacional ovacionó a sus futbolistas cuando terminó el encuentro y también durante el mismo. Los más aplaudidos fueron el boliviano Limberg Gutiérrez, Gustavo Varela, el minuano Washington Sebastián Abreu, Richard “Chengue” Morales y el arquero Gustavo Munúa cuando le atajó el tiro penal al “Bola” Alvaro González.

 

El portero tricolor Gustavo Munúa está confirmando su buen momento bajo los tres palos.

Ayer atajó su segundo penal consecutivo en el Torneo Clausura. El anterior penal se lo atajó a Walter Guglielmone (Wanderers), el miércoles anterior, cuando el conjunto albo ganó por 2-1 en el Estadio Centenario.

 

Parece mentira que en el fútbol oriental un jugador boliviano se haya ganado el cariño de los hinchas de un equipo grande, pero los tiempos cambian. Cuando se retiró Limberg Gutiérrez de la cancha sustituido por el “Manteca” Sergio Daniel Martínez, la hinchada de Nacional coreó el clásico “¡boliviano, boliviano!”.

 

Carlos Aguilera (padre) tiene una escuela de fútbol denominada “Urreta 5″. El coordinador es Aguilera y el entrenador es Gustavo Bueno. Las visitas y charlas están a cargo de futbolistas y ex futbolistas en la escuela que queda en la calle Pedro Vidal y Canstatt, y el teléfono es 481-30-78. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje