Vayan pelando….

Entre fotos históricas que han dado vuelta el mundo congelando momentos inolvidables de nuestro fútbol. Entre rostros que han quedado en la memoria colectiva, de este pueblo futbolero apasionado. Entre medallas, trofeos, camisetas, y hasta un durmiente que formaba parte del carril que llevaba a los obreros que construyeron el monumento más importante a la garra charrúa, el Estadio Centenario, se realizó el lunes pasado el lanzamiento del libro “Vayan pelando las chauchas”, de Joselo Olascuaga. En el Museo del Fútbol, con nutrida concurrencia, a las 20.00 hs, connotados futbolistas y hombres de la cultura y el gobierno se hicieron presentes, bajo las mismas tribunas del ícono deportivo nacional.

Olascuaga, con reconocido trillo en la literatura y el deporte, premiado varias veces y con menciones otras tantas (“Los dados ya están hechados”; “Gardel antes de Gardel”, etc.), reproduce en esta oportunidad, de manera fresca y respetuosa, once historias de vida. Anécdotas de esas glorias de nuestro fútbol uruguayo entre los que se ubican: Luis Garisto; Graffigna; Tito Goncálvez; Pichón Núñez y Pablo Forlán, entre otros, conformando un gran equipo, jugoso de otro tipo de moñas: las más divertidas, las que en asado o reunión entre familiares y amigos forman parte de esa antología. El mismo autor, luego de recitar el poema de Idea Vilariño “Calle Inca” ­ que dedicara la poetisa a Onetti -, confesaba: ” yo siempre quise ser Onetti…pero en la hermosura de mi vida, a los 8 o 9 años, yo quise siempre ser Spencer. Yo era Spencer, los goles que gritaba, siendo Spencer…”.

Antes de terminar con sus palabras, Olascuaga invitó a un amigo suyo para adelantar un poco de esas historias, era la voz de Julio Calcagno.

Partes que provocaron la risa de los presentes: como la que cuenta Garisto, cuando recordaba la vez que le hicieron con sus compañeros de concentración un atentado al gorila del Tren Fantasma.

Preguntándole qué diferenciaba esta elaboración con otras anteriores, nos decía el mismo Olascuaga: “es un libro de historia de vida… un género del reportaje… que Jacobo Timmerman y Osvaldo Soriano ya practicaron con futbolistas… la intención inicial era tomar ese modelo, y aplicarlo a los uruguayos…”.

Uruguayos, que como todos, deseamos – como citaran también del libro-

“Que no se desinfle nunca la pelota, que no se pinche, que nunca deje de picar…”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje