La Barra del MGByB

Aunque para muchos surgió solamente como una loca idea de unos cuantos “locos” hace prácticamente un año y medio, que estaba destinada a perderse en el tiempo y en la inoperancia, la primera agrupación organizada de hinchas en nuestro país, consolidada como el Movimiento de Grupos, Barras y Banderas del Club Nacional de Fútbol, cerró ayer un año donde se hizo notar –y bastante– en la institución del Parque Central.

El Movimiento, que surgió de la necesidad y de las ganas de sus fundadores por hacer cosas por su club, demostró que “las barras” de aliento no solamente se dedican a cometer actos vandálicos y de violencia, sino que también pueden impulsar obras para colaborar con el club de sus amores. El MGByB tuvo como primera acción la recaudación de fondos para la confección de la bandera gigante, que fue traída desde China y cocida a mano; posteriormente, luego de los sucesos de las finales del año 99, se abocó a dar una mano en la recuperación de Fabián Martínez, el chico herido de bala que requerirá seguramente de un viaje a Cuba para recuperarse totalmente.

Ya este año, fueron recibidos (otro hito histórico) por el presidente de la AUF, Eugenio Figueredo, a quien entregaron una plaqueta en conmemoración de los 100 años de la institución que rige el fútbol uruguayo; homenajearon a José Gervasio Artigas, en un hecho que solamente hace muchos años se había dado en Nacional, y cerraron el año con la organización de la velada de anoche. Tal ha sido su gestión, que el presidente Ache manifestó hace algunos días su intención de conversar con uno de los más activos dirigentes del Movimiento, Italo Feliccini, para encarar seguramente acciones en conjunto, encuentro que no se ha producido todavía. Pero además del “Tano”, hay mucha gente que trabaja para esta obra, que demuestra día a día su adhesión a la causa tricolor.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje