RENUNCIA. A POCOS DIAS DEL SUDAMERICANO, 24 JUGADORAS DEJARON LA SELECCION

Sismo en el hockey

Veinticuatro jugadoras de un grupo de 25 seleccionadas decidieron renunciar al equipo.

Según una carta enviada por ellas la situación se desencadenó a un mes del torneo: “la Federación Uruguaya de Hockey sobre Césped, la cual se supone que tiene que mantener los objetivos definidos desde un principio y apoyar a sus jugadoras en todo lo posible reconociendo así su esfuerzo, le impone al cuerpo técnico que del plantel de 18 jugadoras que iban a disputar el torneo, cuatro tenían que ser de la categoría sub 21, de las cuales entrenando con el plantel mayor sólo había dos, que eran consideradas por el técnico como las que tenían capacidad para hacerlo y poder competir ‘dignamente y en forma igualitaria’ por un puesto dentro de las 18. Lamentablemente dicha decisión no ha sido tomada basada en criterios técnicos y objetivos y sí avasallando el honor, la dignidad y el esfuerzo de todo el cuerpo técnico y del plantel, impregnada o contaminada por intereses ajenos al deporte”.

Posteriormente afirman: “Hay intereses creados para que algunas jugadoras del seleccionado sub 21 participen del torneo, sin importar si son mejores o peores que las demás jugadoras, sin importar si participaron o no del proyecto y trabajo sacrificado desde el inicio de este proceso, sin importar, en definitiva, de la ilusión de las participantes del proyecto, importando solamente un afán protagónico o de figuración, aunque todo ello atente contra lo puro que debe inspirar a cualquier disciplina deportiva, máxime cuando está en juego la propia representación de nuestro país”.

Ante esto se tomó la siguiente resolución: “Renuncia del cuerpo técnico (integrado por Horacio Motta, Sebastián Castillo, Diego Pérez y Luis Sotura) y de 24 jugadoras que estaban entrenando para poder pelear lealmente un lugar en el plantel (todas menos una excepción), expresando así la disconformidad e indignación por lo sucedido”.

 

La posición de la Federación

La Federación Uruguaya de Hockey, ante esta situación, emitió un comunicado en el cual se explicitó lo siguiente ante los reclamos de las jugadoras: “luego de los Juegos Panamericanos, se realiza un proyecto de reestructura y renovación de la Selección mayor femenina con miras al Circuito Olímpico 2008-2011. El mismo recibió la aprobación de dicho Comité y una serie de apoyos económicos a fin de cumplir con lo proyectado. En enero esta Comisión Directiva entendió que no se había cumplido con lo proyectado, por lo que se pidió explicaciones al Head Coach. Las mismas no pudieron ser de recibo ya que se argumentó un error de interpretación y desacuerdo con lo propuesto por esta Comisión”.

Ante esto, comenta la circular, se decide el 25 de febrero prescindir de los servicios del Head Coach por constatarse un “incumplimiento de lo acordado y una trasmisión tergiversada de los hechos al resto del Cuerpo Técnico y a las integrantes de la preselección”. Y se afirma por parte de la comisión directiva de la FUH: “se traicionó la confianza depositada, al hacer ver a esta Comisión como empecinada en renovar un equipo a un mes del Campeonato Sudamericano, cuando esos lineamientos se plantearon desde el comienzo de los trabajos luego del Panamericano de Río de Janeiro”. Posteriormente, en un comunicado emitido el 8 de marzo la FUH decidió que el nuevo cuerpo técnico lo encabezara la profesora Diana Pazos.

En conclusión, la decisión tomada por la Federación fue de participar en el Campeonato Sudamericano de Montevideo con la Selección Junior bajo la dirección técnica del cuerpo técnico de la misma.

 

El final de la historia

De las 24 jugadoras renunciantes, 21 enviaron una comunicación a la Federación afirmando su intención de jugar, mientras que tres, no conformes con la situación suscitada, decidieron alejarse definitivamente del seleccionado nacional. En su comunicación a la prensa el lunes 10 de marzo, las seleccionadas afirmaron: En vistas de que la Federación no accedía a que el cuerpo técnico se reintegrara y que las jugadoras sub 21, ni los clubes comprendían porqué no jugábamos igual por el deporte uruguayo con el nuevo cuerpo técnico, sabiendo también que era el primer torneo en Uruguay y que teníamos chances de ganar el segundo Sudamericano en nuestra historia, decidimos que por una pelea de poder por parte de los dirigentes que no aman a este deporte como nosotras, no podíamos bajar los brazos, por lo cual decidimos jugar igual aunque fuera en contra de nuestros principios. Lo hacíamos por Uruguay, por todo lo que entrenamos y por no perjudicar a generaciones futuras”.

La Federación, ante esto, sentenció que mantenía la resolución de que en el Sudamericano mayor participara la Selección junior y abrió la posibilidad “de formar un seleccionado con vistas al Pre-Olímpico en Canadá, teniendo en cuenta a las jugadoras que manifestaron su intención de participar en la lista recibida”.

Ante esto y la imposibilidad de poder jugar en el evento continental y luego de todos los hechos suscitados, las jugadoras se reunían ayer en la noche para definir si se sumaban al grupo que participaría del Preolímpico de Canadá a fines de abril. Posiblemente la gran mayoría no lo haga, aunque la decisión será a nivel personal.

Cabe destacar que las mismas afirman también que la renovación que plantea la Federación con vistas al Sudamericano sí se realizó, ya que la mitad del plantel que integraba el preseleccionado no integró el grupo que fue a los Juegos Panamericanos.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje