Defensor internacional

El árbitro pitó el final del partido y el Estadio Franzini explotó de alegría, pues los hinchas de Peñarol festejaban el logro del título de campeón de la Liguilla y la clasificación a la Copa Libertadores de América de la mano del ídolo aurinegro Fernando Morena, en su vuelta al club, ahora como técnico. De la mano del “Nando”, Peñarol dio la vuelta.

Pero la otra cara de la final se vivió en el banco de suplentes del equipo local, cuando el hombre de negro señaló el centro del campo, terminando el partido, y con las esperanzas de la gente violeta. Tejera, responsable del cambio vivido en el equipo apretó los dientes, se acomodó la visera de la gorra y masticó la rabia del festejo del rival, otra vez la vida le daba otro empujón hacia el piso, sintió ganas de rebelarse y tomar a puntapiés al alambrado, pero se aguantó y prefirió ingresar al campo de juego y alentar a sus dirigidos, los jóvenes, casi niños que en el año 2003 disputaban el torneo de cuarta división.

El técnico con este material joven de la institución, y mucho trabajo, puso nuevamente a Defensor en un torneo internacional, y eso deben festejar los hinchas y dirigentes defensoristas, otra vez los violetas, como antes, recorrerán los campos de América jugando contra los mejores del continente en la Copa Sudamericana. Allí tendrán su revancha los futbolistas y estarán en la vidriera para un futuro pase.

Para Tejera, magullado por los golpes de la vida y sabedor de que para él nada fue fácil, será tomar un respiro y comenzar de nuevo, pero ya está claro que hay un antes y un después de Juan Tejera en Defensor Sporting, que le cambió la cara al equipo, que tuvo una brillante segunda parte del año y volvió a poner a Defensor como protagonista en el fútbol uruguayo, que hace tiempo no lo era y todos lo necesitábamos. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje