EX JEFE DE LA BARRA BRAVA DE NACIONAL CUENTA LA OTRA VERSION DE LOS HECHOS

"La Policía tuvo la culpa"

Los incidentes que se registraron en la tarde clásica en la Tribuna Amsterdam siguen estando en boca de todos, no solamente por las derivaciones que puedan tener, sino porque siguen surgiendo elementos que difieren de los relatos iniciales. LA REPUBLICA recogió en la víspera la versión de uno de los hinchas tricolores presente donde nacieron los incidentes, que además fue hace algún tiempo uno de los jefes de la “barra Amsterdam” de Nacional.

Pablo Santos se ha “retirado” hacia otros sectores de la Tribuna y ya no salta entre las banderas verticales, a la vez que en su actividad laboral comanda una empresa que se encarga de los temas de seguridad en eventos y espectáculos, lo que le aporta una visión diferente en este tipo de temas.

El hincha tricolor responsabilizó de los incidentes a “la falta de profesionalismo de la Policía. Hace más de veinticinco años que voy a la tribuna, desde que tengo uso de razón, y nunca vi una planificación de un clásico. Es elemental que las dos hinchadas no se crucen, y muchas veces la Policía es la que busca que se encuentren para dar palo y para reprimir una vez que está armado el lío.

Acá la Policía no piensa, no razona, creo que en este país no es profesional… “, dijo, agregando que muchas veces quien termina lastimada “es la gente inocente que no tiene nada que ver”.

Planificación

Santos anunció como vocero de la hinchada tricolor que “nosotros siempre queremos que los procedimientos policiales salgan bien, pero no tenemos la culpa que los que los organizan sean unos ineptos. ¿Cuántas veces se habló de que la hinchada de Nacional no tuviera que pasar por delante de la de Peñarol, o de que terminado el partido la hinchada ganadora se quedara y la perdedora saliera inmediatamente para evitar problemas, y nunca se hizo? Lo mismo debe ser para evitar problemas en las tribunas. Yo trabajo hace años en recitales -continuó-, y porque haya un problema o una pelea entre un par de personas, no me voy a meter con quince o veinte de seguridad a reprimir… a los quince o veinte segundos se separan y enseguida están todos saltando y cantando.

Es lo que pasó en este clásico y también en aquel que se armó lío en el entretiempo. ¿Cómo la Policía va a entrar con palos y escudos a dar palo cuando hay una pelea entre dos personas? Eso provocó que la gente que se llevaron por delante, que no tenía nada que ver, se puso como loca a tirarle cosas a los milicos, y ahí fue que se atrincheraron y les empezaron a tirar de todo”.

Nuestro entrevistado agregó que se debe prestar atención al hecho de que “la filmación en el Estadio sale a partir de que la Policía está atrincherada en la puerta de la tribuna; no muestra cuándo empezó el problema… fue una pelea entre dos hinchas de Nacional, que dura treinta segundos, un minuto, los propios hinchas los separan y chau. Acá las hinchadas son bebés de pecho… es una realidad que si la Policía tuviera que lidiar con hinchadas como las de Argentina habría diez o quince muertos por partido”.

Represión

Santos señaló como principal error de los uniformados que “el grupo de choque aparece cuando surge una pelea -entre dos hinchas- de las que hay veinte mil… yo mismo le he pegado a algún “rastrillo” porque “rastrilla” (roba, punguea) a un veterano que está pasando y le roba una billetera, si veo alguno y lo puedo agarrar le doy de bomba, le pego. Eran dos o tres que se peleaban cuando viene el grupo de choque y entra a los palazos contra todo el mundo, ahí fue que la gente se zarpó y empezaron a tirarle cosas.

Después de eso se atrincheraron, doble error: no te podés quedar en una actitud provocativa con los escudos después que le pegaste a la gente mal. ¿Con qué controlás a la gente que no le tire más nada? A esa gente que fue golpeada no lo podés controlar.

Partimos de la base de que el problema lo generan ellos”.

Persuasión

El antiguo jefe de la barra explicó que “para actuar tenés que solucionar el problema, no generar problemas más grandes aún”, y agregó basado en su experiencia personal que cuando está trabajando en temas de seguridad “si voy a arreglar un problema voy con la idea de tranquilizarlo… si voy a causar un problema mayor no me meto, es preferible ir y hablar, o a separar. Para actuar tenés que hacerlo no generando un mal mayor, que fue lo que hizo la policía.

Empezaron a tirar balas de goma y a gasear a la gente… es mentira que tiraron de 30 metros, tiraron a tres o cuatro, a uno le vaciaron un ojo y está internado en el Clínicas, lo último que supe es que el ojo lo había perdido”.

Sobre lo ocurrido en la Platea América, Santos dijo que “ahí te das cuenta de la falta de profesionalismo de los tipos; a un tipo que está preparado para actuar en disturbios no puede ser que se le escape una bomba de gases lacrimógenos, es una locura. Si se le escapa en un lugar cerrado es una hecatombe… si tiene una metralleta se le escapan diez tiros, es una locura, es un arma lo que tiene en la mano”.

Precaución

Luego de que cayó la bomba de gases, Santos se desplazó hasta la Platea América, donde “traté de hablar con la Policía para que a la salida por favor no se pararan enfrente de la gente que estaba saliendo, en eso el que estaba encargado del grupo se dio cuenta y no lo puso”, actitud que según dijo ayudó a evitar una verdadera masacre. “La gente de la barra, en vez de salir por la Olímpica salió por Ricaldoni, por el camino contrario para no tener más problemas”, finalizó, brindando un punto de vista diferente al que hasta el momento había aparecido en los medios de difusión. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje