*

Domingo 20 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • EL FRANCES ES EL PRIMER PILOTO NO ESCANDINAVO QUE GANA EL RALLY SUECO

    Sébastien Loeb, el señor de los hielos

    Escrito por: NELSON VICENTE - PERIODISTA INVITADO

    Martes 10 de febrero de 2004 | 06:56
     El galo Loeb entr

    Y finalmente se rompió el maleficio y un piloto no escandinavo logró ganar el Rally de Suecia, competencia que, hasta la presente edición, siempre había tenido como triunfadores a pilotos nórdicos.

    Es evidente que el francés está atravesando por un excepcional momento en su trayectoria deportiva, como también es sumamente destacable la excelente performance del Citroën Xsara, auto que en manos de Loeb ha triunfado en las dos fechas disputadas en la presente temporada (Montecarlo y Suecia), ambas sobre caminos cubiertos de hielo y nieve, convirtiéndose de esa manera en el neto dominador de las acciones, permitiéndole al joven galo colocarse en la vanguardia del certamen mundial con relativa comodidad.

    Gronhölm y Märtin dominaron al comienzo

    Tal como aconteciera en la primera fecha disputada en Montecarlo, el comienzo del rally tuvo a Marcus Gronhölm dominando las acciones en los primeros tramos de carrera.

    Una vez más ha quedado de manifiesto que el nuevo Peugeot 307 es un auto “bien nacido” y que será un duro rival para las aspiraciones de sus adversarios a lo largo de toda la temporada.

    Por supuesto que esto corre por obra y gracia exclusivamente de Gronhölm, ya que, tal como lo anticipábamos en nuestro comentario previo al inicio del certamen, Freddy Loix que es el otro piloto de Peugeot, no ha podido dar razón (y a mi juicio no la dará en todo el año) a quienes confiaron en él para esta temporada 2004. En Montecarlo llegó en quinto lugar, pero a más de ocho minutos del ganador, mientras que aquí en Suecia abandonó en el curso de la segunda etapa.

    Gronhölm lideró las dos primeras pruebas especiales retrasándose en la tercera hasta caer al séptimo lugar de la clasificación.

    A partir de ese momento Markko Märtin (Ford Focus) pasó a ocupar la primera posición, culminando la primera etapa (que constó de cinco pruebas especiales) como líder, seguido por Loeb a veinticuatro segundos, mientras que Petter Solberg con el Subaru Impreza era tercero a poco más de tres segundos de Loeb.

    El cuarto lugar le correspondía a Carlos Sainz (Citroën Xsara), el finlandés Janne Tuohino volvía a cumplir una destacada actuación llevando a su Focus a la quinta posición, mientras que Gronhölm culminaba sexto, seguido por el Subaru de Mikko Hirvonen y el Focus de François Duval.

    En esta etapa se disputó en dos oportunidades el tramo de “Granberget” que fue el más extenso de todo el rally con un recorrido de 52,570 km.

    Entre los abandonos más destacados de esa primera jornada se anotan los de Gilles Panizzi con el Mitsubishi Lancer WRC 04 y el de Manfred Stohl, quien participaba en Grupo “N” y se retiró de la carrera tras la primera prueba especial.

    El francés pasó al frente en la segunda etapa

    La segunda jornada constó de ocho pruebas especiales, reiterándose la disputa de varios tramos, algunos de esa misma etapa y uno de la anterior.

    El estonio Markko Märtin salió dispuesto a seguir liderando la competencia y a poco estuvo de lograrlo, porque dominó las acciones durante la mayor parte de la jornada, pero en la última prueba especial del día se fue del camino, cayendo al octavo lugar tras perder más de cinco minutos y quedando automáticamente sin chances de luchar por la victoria.

    La diferencia entre Märtin y Loeb osciló, hasta el retraso del estonio, en poco más de veinte segundos, dándole al rally un punto de alto interés.

    Al comienzo fue Sainz quien siguió ocupando la tercera posición de la carrera, hasta que, tras la disputa del tercer tramo del día, Gronhölm (concretando un avance casi imparable) pudo superarlo, ubicándose como escolta.

    Esta segunda etapa culminó entonces con Loeb como líder, seguido por Gronhölm a poco más de cuarenta segundos y por Solberg a más de un minuto y medio del líder.

    Tuohino subía al cuarto lugar a casi dos minutos, mientras Sainz se retrasaba hasta la quinta posición, por delante de Henning Solberg con un Peugeot 206 WRC y la séptima ubicación era para Daniel Carlsson con otro 206.

    Markko Märtin caía al octavo lugar, Hirvonen quedaba noveno y Andreas Eriksson culminaba décimo con un Ford Focus.

    Freddy Loix (Peugeot 307 WRC), el argentino Marcos Ligato (Subaru impreza) y el británico Mark Higgins (Subaru Impreza) fueron algunos de los pilotos que engrosaron la lista de abandonos al cabo de esta segunda jornada.

    Loeb gana y se aleja

    La última etapa no mostró ninguna novedad de importancia en relación a las posiciones de vanguardia.

    La disputa de las últimas seis pruebas especiales del rally (tres tramos que se recorrieron en dos oportunidades cada uno) no aportó cambios en la clasificación general, manteniéndose la mayoría de las posiciones en referencia a la culminación de la etapa anterior.

    Tan sólo Märtin pudo superar a Carlsson, quedándose con el séptimo lugar.

    Loeb se manejó criteriosamente, marcando el ritmo de marcha y llevándose su segundo triunfo consecutivo de la temporada y el sexto de su historial.

    Gronhölm conservó la segunda posición y Solberg culminó en tercer lugar.

    Janne Tuohino le dio la razón a quienes confiaron en él para conducir el segundo Focus del equipo oficial Ford, respondiendo a la confianza otorgada con un excelente cuarto lugar. El piloto finlandés sustituyó a François Duval dentro de la lista de los pilotos nominados para sumar puntos para el certamen de Constructores. El belga sólo pudo culminar en el puesto número cuarenta y cinco, a más de cincuenta y tres minutos del ganador.

    Las diferencias entre los cuatro primeros demuestran claramente la alta paridad que reina al día de hoy en el mundial de rally y que permite disfrutar en cada fecha de apasionantes competencias.

    El triunfo de Sèbastien Loeb rompió una hegemonía de todas las ediciones anteriores en las cuales los pilotos escandinavos habían sido los únicos que lograron triunfar en el Rally de Suecia, la única competencia de todo el calendario mundialista que se disputa íntegramente por caminos totalmente cubiertos de hielo y nieve.

    Con esta victoria, el piloto galo suma veinte puntos, siete más que su escolta que ahora es Marcus Gronhölm, mientras que el tercer lugar del certamen lo ocupa Markko Märtin con diez unidades seguido por Petter Solberg con ocho. *

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario