LA CUARTETA DE JUECES SE QUEDO EN EL CENTENARIO HASTA LA MADRUGADA

Festejo alocado de Peñarol; bronca de Nacional con el árbitro Méndez

El festejo de Peñarol por el título de campeón del fútbol uruguayo fue impresionante. Después de culminado el encuentro, los parciales carboneros no se movieron del Estadio Centenario y los futbolistas dieron la vuelta olímpica dedicándole el título a los estoicos hinchas mirasoles que soportaron la lluvia. Mientras tanto Carlos Bueno festejó en la Tribuna Amsterdam. Un par de hinchas le quisieron sacar la camiseta pero Bueno no se las dio.

 

Los futbolistas festejaron con los hinchas y el capitán de la noche, Néstor Gabriel Cedrés, recibió la Copa Uruguaya 2003 en el estrado. Peñarol cortó el tetracampeonato de Nacional y un posible quinqueño.

 

El “Tato” Martín García tuvo un problema en el pie zurdo tras una infracción y fue internado en Casa de Galicia. Sus compañeros lo fueron a visitar y el último que llegó a verlo a Casa de Galicia fue el arquero paraguayo José Luis Félix Chilavert.

 

El árbitro Gustavo Méndez hizo jugar el encuentro hasta los 54 minutos 40 segundos de la parte complementaria. Pero en un momento del cotejo el juez central pidió la pelota y los futbolistas pensaron que había culminado el partido. Los jugadores suplentes de ambos equipos, hinchas y las personas que colocaron el estrado, ingresaron a la cancha pero Méndez los obligó a retirarse porque adicionó varios minutos más. Después que el juez pitó el final se desató la locura.

 

Mientras Peñarol festejó el título obtenido, los futbolistas tricolores arremetieron contra el árbitro Gustavo Méndez. La cuarteta arbitral tuvo problemas para salir de la cancha porque los jugadores de Nacional se lanzaron contra Méndez para protestar varias jugadas del partido. Los jueces tuvieron que salir de la cancha con varios efectivos de seguridad porque el ambiente estuvo “caliente”. La cuarteta arbitral se quedó en el Estadio Centenario hasta las 2 de la madrugada de hoy aproximadamente para que se calmaran los ánimos de hinchas y futbolistas tricolores.

El delantero argentino Daniel “Miliki” Jiménez cumplió ayer 33 años de edad. El futbolista de Peñarol nació el 4 de diciembre de 1970 en la vecina orilla. En la concentración de Los Aromos fue visitado ayer por varios parciales mirasoles. Pero anoche Jiménez festejó con todo por el título de campeón que obtuvo su equipo.

 

El brasileño Luiz Nunes también cumplió años ayer. El defensa mirasol cumplió 23 años de edad. En la Platea Olímpica había una bandera brasileña apoyándolo.

 

La única tribuna en la cual se agotaron las entradas fue la Amsterdam que fue ocupada por los hinchas de Peñarol. El mal tiempo y el alto precio de las entradas le restó público al clásico final del Campeonato Uruguayo 2003.

 

Hubo problemas en la Platea América. La policía se llevó detenida a la madre de Daniel Leites y le pegaron a la esposa del arquero tricolor Jorge Bava. Sin lugar a dudas un hecho lamentable.

 

Por primera vez en la historia del fútbol uruguayo, la cuarteta arbitral del encuentro clásico concentró. El juez central Gustavo Méndez, los líneas asistentes Edgardo Acosta, Marcelo Costa, y el cuarto árbitro Roberto Silvera concentraron en el Complejo Uruguay Celeste de la Asociación Uruguaya de Fútbol. Los árbitros llegaron a las 19.40 horas al Estadio Centenario.

 

Antes de la partida desde Los Céspedes, el ómnibus que transportó al plantel de Nacional al Estadio Centenario tuvo problemas mecánicos. Se retrasó el viaje de Nacional pero se solucionó el problema y el plantel arribó al Centenario a las 20.10 horas. *

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje