25 años de "Montevideo agoniza"

A mediados de los 80 un grupo de jóvenes entraba en el estudio IFU para grabar su primer álbum. El resultado fue “Montevideo agoniza”, una placa crucial de Los Traidores y de la música nacional. Ahora, 25 años después, el grupo realizará un par de recitales el viernes 15 y el sábado 16 de este mes, en La Trastienda, para celebrar un aniversario clave para nuestro rock.

“Es mi disco favorito del grupo por el contexto en que se creó y cómo se hizo”, aseguró a LA REPÚBLICA Víctor Nattero, miembro fundador de Los Traidores. Como explicó el guitarrista, la propuesta apuntará a un recorrido por la mayoría de las canciones del disco intercaladas con composiciones de otros trabajos.

A la hora de afrontar la disyuntiva de mantener el sonido original o aggiornarlo a los tiempos que corren, Nattero indicó que la banda se decidió por respetar la estructura básica de los temas. Donde sí habrá algunos cambios es en el bajo y la batería, que eran los instrumentos que tenían la impronta más “ochentosa”. “El empaste de la banda es genial; los temas salen como un cañonazo”, resaltó.

El cantante Juan Casanova destacó que, por primera vez en los 28 años de Los Traidores, el grupo se propuso “disfrutar de dar un show”. “Nosotros siempre estuvimos en el combate”, dijo, y agregó que la idea es que ahora el espectáculo “sea una celebración”. “Pienso que van a ser de los mejores shows que jamás hayamos dado”, auguró.

Daniel Jacques en bajo y Marcelo Oliveira en batería completan el cuarteto.

 

Una grabación particular

En 1986 nuestro país recién había retornado a la democracia y bandas como Los Estómagos, Los Tontos, Neoh 23, Zero y los propios Traidores encabezaban la movida musical del momento.

Casanova y Nattero, junto al baterista Alejandro Bourdillón y al bajista Pablo Dana, se disponían a grabar su primer LP para Orfeo (ya habían hecho temas para el compilado “Graffiti”). Lo que no sabían era que iban a marcar un mojón en la música uruguaya. El grupo no tenía instrumentos y recibió la ayuda de Níquel, la banda de Jorge Nasser, que le prestó los suyos. En aquella época las limitaciones técnicas eran importantes. “Se trabajó lo mejor que se pudo. Era todo muy virgen, estaba todo por hacerse. Hicimos lo que pudimos con lo que teníamos”, resumió Casanova.

“Cuando entramos a grabar estaban mezclando ‘Himno de los conductores imprudentes’ de Los Tontos. Me acuerdo de que me puse unos auriculares para escuchar mientras esperábamos nuestro turno y dije: ‘La puta, qué vamos a hacer nosotros’. Sonaban increíble”, recordó el vocalista.

Entre mayo y julio de 1986 la banda creó un trabajo pletórico de poesía punk en el que destacaban “La lluvia cae sobre Montevideo”, “Viviana es una reaccionaria”, “Flores en mi tumba” y “Bailando en la oscuridad”.

Entre las influencias que los artistas tuvieron se destacan The Beatles, The Clash y Sex Pistols.

Las letras de “Montevideo agoniza” destilan crítica social y rabia reprimida, hecho que llevó a que algunas composiciones fueran censuradas. “Hubo una prohibición de ciertos temas, pero fue más que nada para que se protegiera la productora que una censura que haya venido de algún lado. No creo que le importáramos a nadie en ese momento”, especuló Nattero.

La advertencia de no incluir ciertos temas llegó en medio de la grabación y recayó sobre “Barrio rico”, “Buenos días Presidente”, “Las noticias nacionales”, “Montevideo agoniza” y “Viviendo en Uruguay”. Esto obligó a Los Traidores a componer nuevos temas, entre los que se incluyó “Flores en mi tumba”. “No hay mal que por bien no venga”, sentenció Nattero.

Tras 25 años del hecho, el guitarrista considera que él y sus compañeros fueron “un poco tontos”. “Las tendríamos que haber puesto y hubiéramos hecho explotar todo”, afirmó. Los temas descartados aparecieron en la reedición que Bizarro hizo del trabajo en 2007.

 

A los tropiezos

El tiempo trae la madurez que permite ver la dimensión de lo realizado. Nattero siente que el disco ha dejado de ser de Los Traidores y ha pasado a pertenecer al público. “Es patrimonio de la gente; se nos fue de las manos”, sintetizó.

“Se ha dicho que es el mejor trabajo de la historia del rock uruguayo. Eso ya es demasiado. En su momento ni siquiera pensamos que iba a gustarle a la gente. Escucharlo ahora me encanta, me hace acordar a cómo se gestó y todo el mito que tiene alrededor”, añadió el guitarrista, que asegura que no le cambiaría nada a la placa.

Por su parte, Casanova subrayó que el trabajo es un disco de culto “porque nunca fue popular”. “No éramos del gusto de todo el mundo. Hubo momentos en que convocábamos gente, pero también otros en los que no nos iba a ver nadie. Nunca nos consolidamos como una banda masiva”, aseveró enfáticamente.

Ante las versiones que agrupaciones como No Te Va Gustar, Trotsky Vengarán, El Peyote Asesino, El Umbral y Radical han efectuado de algunas de las canciones de la placa, Casanova se mostró muy agradecido. “Hablan de mucho cariño, respeto y valoración, ya no digo por nosotros, sino por lo que hacemos”, constató.

El artista opina que los años le han permitido entender las canciones de “Montevideo agoniza” desde otra perspectiva. “En su momento no teníamos las herramientas para comunicar más acertadamente lo que queríamos expresar. Nosotros mismos no entendíamos bien lo que pasaba. Hoy ya tenemos otras herramientas a todo nivel, desde el humano hasta el técnico”, confesó.

Si bien acepta que la carrera de Los Traidores ha sido “a los tropiezos, apareciendo y desapareciendo”, hizo especial hincapié en su desacuerdo con quienes dicen que la banda ha tenido varios regresos. “Lo han dicho una y otra vez. En realidad esta es nuestra historia y así es la de la mayoría de las bandas del mundo”, enfatizó.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje